Irán conmemora la toma de la Embajada de EE. UU. en 1979 con gritos de “Muerte a América”


El lunes se reavivaron los gritos de décadas de “Muerte a América”, Irán conmemoró 40 años de la toma de la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979 por parte de los estudiantes y la crisis de los rehenes de 444 días que siguió a medida que las tensiones seguían siendo altas por el colapso del acuerdo nuclear del país con las potencias mundiales.

Los manifestantes se reunieron frente a la antigua embajada de Estados Unidos en el centro de Teherán mientras la televisión estatal transmitía imágenes de otras ciudades del país.

“Gracias a Dios, hoy las semillas de la revolución se han convertido en un árbol fructífero y enorme que su sombra ha cubierto todo el Oriente Medio”, dijo el general Abdolrahim Mousavi, comandante del ejército iraní.

Sin embargo, la conmemoración de este año de la incautación de la embajada se produce cuando los aliados regionales de Irán en Irak y Líbano se enfrentan a protestas generalizadas. El consulado iraní en Karbala, Irak, una ciudad sagrada para los chiítas, vio a una turba atacarla de la noche a la mañana. Tres manifestantes murieron durante el ataque y 19 resultaron heridos, junto con siete policías, dijeron las autoridades iraquíes.

El video de Associated Press mostraba un incendio que quemó la puerta del consulado mientras los manifestantes lanzaban bombas de gasolina y trepaban sus paredes, algunos ondeando una bandera iraquí. Los medios de comunicación iraníes sólo informaron de una “protesta fuera” del puesto diplomático, añadiendo que las cosas habían vuelto a la normalidad.

El presidente Donald Trump retuiteó la publicación realizada por los medios de comunicación sauditas que muestran el caos fuera del consulado. La violencia se produce después de que el periódico de línea dura Keyhan en Irán reiterara un llamamiento a los manifestantes para que tomen puestos diplomáticos estadounidenses y saudíes en Irak en respuesta a los disturbios.

Los manifestantes en otros mítines el lunes gritaron: “¡Muerte a América!” y “¡Muerte a Israel!”. Los legisladores en el parlamento se hicieron eco de esos gritos después de aprobar el esbozo de un proyecto de ley que incluiría enseñanzas antiamericanas en los libros de texto escolares. Otros en las protestas quemaron réplicas de la bandera de Estados Unidos y ondearon carteles que se burlaban de Trump y de Estados Unidos.

Una valla publicitaria en la plaza Vali-e-Asr de Teherán, utilizada por los de línea dura para destacar sus puntos de vista políticos, mostraba a la gente ondeando banderas de todo el mundo y vitoreando mientras ardía una bandera estadounidense. Un pie de foto decía: “Nosotros somos la superpotencia”.

Hablando frente a la antigua embajada de Estados Unidos en Teherán, Musaví se refirió a Estados Unidos como un “escorpión” y dijo que “la era de la imposición de presión con un gasto cero ha terminado”.

EE.UU. está presionando para que “se rinda Irán en un paquete de palabras como negociación y compromiso”, dijo el general.

Por lo general, los miembros de las fuerzas armadas regulares de Irán no hablan en la embajada en el aniversario, sino que los civiles y los de la Guardia Revolucionaria, que son paramilitares, pronuncian discursos. La aparición de Musaví probablemente representó un esfuerzo del gobierno teocrático de Irán para mostrar un frente unido contra la presión a la que se enfrenta por parte de Estados Unidos bajo Trump.

El domingo, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, reiteró su oposición a la negociación con Estados Unidos, diciendo que Teherán había maniobrado mejor que Estados Unidos en las cuatro décadas desde su Revolución Islámica.

Lo que condujo exactamente a la toma de posesión de la embajada en 1979 era oscuro en ese momento para los estadounidenses, quienes durante meses sólo pudieron ver con horror los noticieros de televisión que mostraban las protestas iraníes en la embajada. La cólera popular contra Estados Unidos tuvo sus raíces en el golpe de Estado de 1953, dirigido por la CIA, que derrocó al primer ministro electo de Irán y consolidó el poder del sha Mohammad Reza Pahlavi.

El sha, que murió de cáncer, huyó de Irán en enero de 1979, allanando el camino para la Revolución Islámica del país. Pero durante meses, Irán se enfrentó a disturbios generalizados, que iban desde ataques separatistas, revueltas obreras y luchas internas de poder. La policía se presentó para trabajar, pero no para cumplir con su deber, lo que permitió que se desatara el caos, incluso que estudiantes marxistas tomaran brevemente la embajada de Estados Unidos.

En este vacío de poder, el entonces presidente Jimmy Carter permitió que el sha buscara tratamiento médico en Nueva York. Eso encendió la mecha para la toma del poder el 4 de noviembre de 1979 por estudiantes islamistas, que inicialmente planearon una sentada en la embajada.

Pero la situación se les fue de las manos.

El ayatolá Jomeini, el clérigo chiíta exiliado cuyo regreso a Irán desencadenó la Revolución Islámica, dio su apoyo a la toma del poder. Usaría ese ángulo popular para expandir el poder de los islamistas.

Algunos rehenes serían liberados a medida que la crisis se desarrollara, mientras que otros que escaparon de la embajada y encontraron seguridad con el embajador de Canadá, salieron de Irán a través de una fuga planeada por la CIA, momentos dramáticos que fueron relatados en la película “Argo” de 2012.

Otros 52 rehenes estadounidenses permanecerían detenidos durante 444 días hasta la toma de posesión del presidente Ronald Reagan, cuando fueron liberados.

El aniversario llega cuando Irán parece dispuesto a anunciar que está rompiendo otro límite impuesto por el acuerdo nuclear de 2015, en el que Teherán limitó el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las sanciones económicas. Irán ya ha superado sus limitaciones de enriquecimiento y almacenamiento y ha comenzado a utilizar matrices de centrifugadoras avanzadas prohibidas en virtud del acuerdo.

Fuente: AP / Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario