Israel envía equipo de búsqueda y rescate a Albania tras mortal terremoto de magnitud 6.4

El equipo de rescate y servicio de Israel del Consejo Regional de Mevo’ot HaHermon enviado a Albania, continuó su búsqueda de sobrevivientes el miércoles, en la ciudad de Durres, tras el terremoto de 6.4 grados en la escala de Richter que sacudió a la nación balcánica el lunes y que causó al menos 26 muertos, más de 650 heridos y docenas de desaparecidos.


Este fue el terremoto más fuerte que ha afectado a Albania en décadas y se teme que también sea el más mortífero.

El epicentro estaba a 30 km al oeste de la capital y se sintió en los Balcanes y en Italia.

El terremoto del martes en Albania fue seguido por uno más pequeño en el sur de Bosnia y un temblor de magnitud 6.1 el miércoles frente a la costa de la isla de Creta en Grecia. No se reportaron daños o lesiones significativas por ninguno de los dos terremotos.

Equipos de rescate y otros expertos en desastres llegaron de más de una docena de países, entre ellos Francia, Italia, Grecia, Rumania, Turquía, Serbia y Estados Unidos.

No es la primera vez que se envía una misión israelí para ayudar en la búsqueda y el rescate o para prestar asistencia médica en caso de desastres naturales.

Los equipos de las FDI fueron enviados a algunos de los peores terremotos de las últimas décadas, desde Haití en 2008, México en 2010 y Nepal en 2015.

En Durres, la segunda ciudad más grande de Albania, en el Mar Adriático, los residentes dormían en tiendas de campaña y en coches y en un estadio de fútbol mientras continuaban las fuertes réplicas del terremoto. Otros pasaron la noche en campo abierto, acurrucados alrededor de las chimeneas para mantenerse calientes.

Los rescatadores continuaron revisando los escombros de una villa de cuatro pisos que albergaba a una familia extendida, en busca de posibles sobrevivientes. Los lugareños dijeron que creían que unas seis personas podrían estar todavía en la estructura colapsada.

El miércoles, los equipos de rescate locales e internacionales se detuvieron a intervalos para escuchar los sonidos de los supervivientes y buscaron entre los escombros de los edificios derrumbados, ya que las esperanzas de encontrar a personas con vida se desvanecieron un día después de que un mortífero terremoto en Albania causara la muerte de al menos 28 personas y más de 650 resultaran heridas.

Entre los desesperados por noticias se encontraba el agente de policía Ajet Peci, que logró salir de las ruinas de un bloque de apartamentos que se derrumbó en la ciudad portuaria de Durres, matando a sus dos hijas adultas. Su esposa seguía desaparecida.

“¿Cómo puedo vivir?” dijo Peci, sollozando mientras era consolado por los vecinos, un vendaje bajo su ojo derecho y en un dedo de su mano izquierda. “No sé qué hice para lograrlo. Desearía haberme quedado con ellos”.

Los vecinos dijeron que sólo cuatro o cinco familias vivían en el edificio de cinco pisos en el momento del terremoto, ya que los propietarios de algunos de los apartamentos habían emigrado.

Las banderas ondeaban a media asta en edificios públicos de todo el país el miércoles, mientras Albania observaba un día de luto nacional.

El Primer Ministro Edi Rama agradeció al vecino Grecia y a otros países que le ofrecieron su apoyo.

“Nos sentimos bien de no estar solos y estoy muy agradecido con todos nuestros amigos”, dijo Rama a última hora del martes, en una visita a Durres con el Ministro de Asuntos Exteriores griego Nikos Dendias.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario