La crisis del Líbano y el fin de la ayuda de EE. UU. socava los intereses de Hezbolá en la región. Por: Aril Ben Solomon

El martes por la noche estallaron violentos enfrentamientos en Beirut y otras zonas del Líbano, que se convirtieron en tres noches consecutivas de enfrentamientos, mientras las protestas anticorrupción que comenzaron hace cinco semanas empujan al Líbano a una crisis económica que corre el riesgo de agravar tensiones sectarias ya de por sí tensas.


Los enfrentamientos y los disparos entre los partidarios del primer ministro provisional del Líbano, Saad al-Hariri, y los grupos chiítas Hezbolá y Amal corrían el riesgo de convertir las protestas en un conflicto más violento, informó Reuters basándose en los informes de los medios de comunicación locales.

Eyal Zisser, experto israelí en Siria y Líbano y vicerrector de la Universidad de Tel Aviv, dijo que la actual agitación en el Líbano es la primera vez que se critica a Hezbolá a nivel nacional.

“Esto es significativo porque incluso los chiítas consideran a Hezbolá responsable o parcialmente responsable de la crisis que afecta al Líbano”, dijo Zisser. “Por lo tanto, a la larga, esto tiene sentido, y sin duda, daña el poder de Hezbolá”.

Zisser continuó enfatizando que es necesario entender que Hezbolá ha estado sentado en el gobierno libanés desde 2005, y por lo tanto “ya no puede decir que no tiene nada que decir al respecto”.

“Hezbolá ha crecido y se ha expandido a lo largo de los años, y se ha vuelto corrupto”, añadió.

Desde el final de la sangrienta guerra civil del Líbano en 1990, el país se ha mantenido unido gracias a un frágil acuerdo de reparto del poder entre sus tres principales grupos religiosos sectarios: cristianos, musulmanes sunitas y chiítas.

Sin embargo, debido a los cambios demográficos y a la influencia de potencias extranjeras como Irán, la comunidad chiíta del país ha crecido en poder a expensas de los cristianos y los musulmanes sunitas. Como tal, Hezbolá, apoyado por Irán, ejerce una enorme influencia en el país, y muchos lo ven como un “Estado dentro de un Estado”, con mayor poderío militar que las propias fuerzas armadas respaldadas por Occidente.

Al mismo tiempo, los jóvenes libaneses parecen hartos de décadas de mala gestión económica y corrupción, así como del sistema político sectario del país.

El mes pasado, Hariri, un musulmán sunita cuyo propio padre fue asesinado por Hezbolá en 2005, se doblegó ante la presión popular y dimitió como primer ministro. Sin embargo, debido a la parálisis política del país, todavía no se ha nombrado a un sucesor, lo que hace temer que el país pueda volver a entrar en una guerra civil.

El Dr. Shaul Shay, ex subdirector del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, dijo al Servicio Noticioso desde Washington que “el Líbano tiene muchos problemas, no todos ellos relacionados con Hezbolá, sino con la situación política y económica del país”.

“Como Hezbolá representa a los chiítas, que son la mayoría, no veo que su apoyo al grupo terrorista… cambie a causa de las protestas. No creo que las protestas perjudiquen a Hezbolá a largo plazo”, dijo Shay, investigador principal del Instituto Internacional contra el Terrorismo del IDC en Herzliya, Israel.

Hezbolá acusó a Estados Unidos la semana pasada de inmiscuirse en la formación de un nuevo gobierno libanés en medio de una de las peores crisis económicas del país.

“La primera obstrucción en la formación del gobierno es Estados Unidos porque quiere un gobierno que se parezca a él, y nosotros queremos un gobierno que se parezca al pueblo libanés”, dijo a Reuters el vice líder de Hezbolá, Sheikh Naim Qassem.

Las protestas contra la corrupción de la élite gobernante también han tenido como objetivo a Hezbolá, y el grupo terrorista aparentemente está tratando de desviar la crítica recurriendo a un estribillo común en el Medio Oriente: es culpa de Estados Unidos.

En realidad, la administración Trump está reteniendo más de 100 millones de dólares en ayuda militar al Líbano que ya ha sido aprobada por el Congreso.

Según un informe de Associated Press, se desconoce la razón por la que se está reteniendo la ayuda, y la medida está molestando a algunos en la “comunidad de seguridad nacional” que ven los fondos como esenciales para que el país pueda protegerse de la influencia iraní y la de Hezbolá.

Sin embargo, muchos expertos consideran que las propias Fuerzas Armadas Libanesas (FAL) son parte del problema, ya que Hezbolá forma parte del gobierno del país y se ha infiltrado en el ejército, lo que complica la cuestión de la ayuda exterior.

“Líbano tiene muchos problemas, no todos ellos relacionados con Hezbolá”.

Tony Badran, experto libanés e investigador del grupo de expertos de la Fundación para la Defensa de las Democracias, dijo al Servicio Noticioso desde Washington que, según funcionarios de la administración Trump, no ha habido ningún cambio en la política estadounidense de ayuda al Líbano.

“Dicho esto, la histeria pública en torno a la demora ha traicionado el temor genuino de que el consenso bipartidista incuestionable sobre el tema se esté quebrando, lo que debería haberse hecho hace tiempo porque la política es errónea e injustificable”, dijo.

“Si el gobierno de Trump continúa con la ayuda hoy, sería contra el telón de fondo de los sacos de arena de las Fuerzas Armadas del Líbano que están atacando a la FPNUL al revisar los túneles de ataque de Hezbolá, sin hacer nada con respecto a una instalación de misiles de precisión de Hezbolá al lado de una base de las Fuerzas Armadas del Líbano, disparando contra nuestros aliados israelíes, golpeando a los manifestantes en las calles, deteniéndolos y abusando de ellos, y deteniéndolos y arrestando a menores de edad”, dijo.

Es más, continuó el experto libanés, las autoridades libanesas han detenido ilegalmente y al parecer han abusado de un ciudadano estadounidense, a quien dejaron languideciendo en una prisión militar en condiciones pésimas hasta que su salud se derrumbó.

Badran se refiere a Amer Fakhoury, un ciudadano estadounidense naturalizado que fue arrestado en Líbano durante un viaje familiar en septiembre. Esto ocurrió después de que el periódico pro-Hezbolá Al-Akhbar acusara a Fakhoury de haber torturado a Hezbolá y a prisioneros palestinos en las décadas de 1980 y 1990 como comandante del Ejército del Sur del Líbano, principalmente cristiano y aliado con Israel.

“Entregar la ayuda ahora sería una señal de que el gobierno libanés tiene total inmunidad e impunidad para socavar los intereses estadounidenses, así como los derechos del pueblo libanés que protesta contra ella en las calles”, añadió Badran.

Shay estuvo de acuerdo cuando se le preguntó sobre la ayuda de Estados Unidos al ejército libanés, diciendo: “Creo que la ayuda al ejército libanés es lo mismo que ayudar a Hezbolá. La mayoría de los soldados son chiítas, y todas las armas que llegan al Líbano son tomadas por Hezbolá y se volverán contra Israel”.

“Creo que, en este caso, Trump tiene razón”, continuó. “Los saudíes ya están [cortando] la ayuda al Líbano porque hay un Estado dentro de otro Estado llamado Hezbolá. Todo el equipo militar entregado a los militares del país sirve a Hezbolá”.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario