ONU aprueba resolución para llamar al Monte del Templo únicamente por el nombre musulmán

La ONU dio su aprobación preliminar a una resolución que se refería al Monte del Templo únicamente por su nombre musulmán de Haram al-Sharif.


La resolución fue aprobada en la Cuarta Comisión de la ONU en Nueva York 154-8, con 14 abstenciones y 17 ausencias. Fue una de las ocho resoluciones a favor de los palestinos aprobadas el viernes, de una lista de más de 15 textos que se espera que el comité apruebe. La Asamblea General de las Naciones Unidas procederá a una votación final sobre los textos en diciembre.

Ben Bourgel, el coordinador político israelí de la misión de la ONU en Nueva York, presionó al comité sobre el tema de Jerusalem, preguntando por qué era tan difícil para los Estados miembros de la ONU utilizar la frase Monte del Templo

“¿Es aceptable en opinión de esta comisión que en las resoluciones presentadas sea inconcebible añadir la frase ‘Monte del Templo’?”, preguntó Bourgel.

Sus observaciones se refieren a la resolución titulada “Aplicación de las prácticas israelíes que afectan a los derechos humanos del pueblo palestino en el territorio palestino ocupado, incluida el este de Jerusalem ”.

Ese texto afirma que la ONU está “gravemente preocupada por las tensiones y la violencia en el período reciente en todo el territorio palestino ocupado, incluida la parte este de Jerusalem, e incluso en los lugares sagrados de Jerusalem, incluido el Haram al-Sharif”.

La resolución no menciona el nombre judío de la zona, el Monte del Templo, que es el lugar más sagrado del judaísmo, y el tercer lugar más sagrado del islam.

En los últimos cinco años, Israel ha librado una batalla muy pública contra ese idioma en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París. En los dos últimos años se ha neutralizado lo que se conocía como la resolución de Jerusalem, en un esfuerzo por atenuar la politización de la UNESCO.

Pero se ha prestado poca atención a textos de redacción similar en las resoluciones anuales contra Israel en Nueva York. A diferencia de la UNESCO, el texto mencionaba la conexión entre Jerusalem y las tres religiones monoteístas, pero no vinculaba esa conexión específicamente con la Ciudad Vieja o con su Monte del Templo.

La resolución reafirmó “el significado especial de los lugares santos y la importancia de la ciudad de Jerusalem para las tres religiones monoteístas”.

Los Estados Unidos e Israel votaron en contra de la resolución y los otros siete, los únicos dos países que votaron en contra de los ocho textos. A ellos se unieron en su oposición al texto de Jerusalem Australia, Canadá, Guatemala, las Islas Marshall, Micronesia y Nauru.

Los 28 Estados miembros de la Unión Europea apoyaron esta resolución, junto con otros seis. Sin embargo, un representante finlandés, que habló ante la Cuarta Comisión en nombre de la Unión Europea, dijo que no estaba de acuerdo con los intentos de los Estados árabes de referirse únicamente al Monte del Templo por su nombre musulmán de Haram al-Sharif.

El nuevo lenguaje que vincula a Jerusalem con las tres religiones monoteístas es bienvenido, pero el texto no ha ido lo suficientemente lejos para subrayar esa conexión, dijo el representante finlandés.

“La Unión Europea entiende que el lenguaje sobre los lugares sagrados de Jerusalem refleja la importancia y el significado histórico tanto de la ciudad de Jerusalem como de los lugares sagrados para tres religiones monoteístas”, dijo el representante. “La Unión Europea subraya la necesidad de un lenguaje terminológico que refleje el respeto por las sensibilidades religiosas y culturales. La futura elección de la lengua puede afectar al apoyo colectivo de la Unión Europea a esta resolución”.

De las ocho resoluciones aprobadas, tres se referían al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente. Entre otras cosas, se aprobó una resolución por la que se prorrogaba el mandato del UNRWA por tres años.

Una cuarta resolución para garantizar la protección de los bienes de los refugiados palestinos y sus ingresos en el marco del Israel soberano aprobó 162 votos a favor, 6 en contra y 9 abstenciones. El texto reafirmaba que “los refugiados palestinos tienen derecho a sus bienes y a los ingresos derivados de ellos, de conformidad con los principios de equidad y justicia”. El texto también pedía a la ONU que protegiera “la propiedad, los bienes y los derechos de propiedad de los árabes en Israel”.

En varias de las resoluciones se abordan los intentos pasados y futuros de Israel de anexionar territorio por encima de las líneas anteriores a 1967.

“La ocupación de un territorio debe ser una situación temporal, de facto, en la que la potencia ocupante no pueda reclamar la posesión ni ejercer su soberanía sobre el territorio que ocupa”, dice una resolución. Esa misma resolución recordaba “el principio de la inadmisibilidad de la adquisición de tierras por la fuerza y, por lo tanto, la ilegalidad de la anexión de cualquier parte del territorio palestino ocupado”. También expresó “su profunda preocupación por las recientes declaraciones en las que se pide la anexión por parte de Israel de zonas en el territorio palestino ocupado”.

Algunas de las resoluciones condenan las acciones israelíes en Gaza. En un caso, se añadió una línea que condenaba los ataques con cohetes palestinos sin señalar a Hamas ni a la Jihad Islámica Palestina.

Una resolución sobre los Altos del Golán reprendió a Israel por su anexión de ese territorio, que capturó de Siria después de haber sido atacado en la Guerra de los Seis Días de 1967.

“Reafirmando una vez más la ilegalidad de la decisión adoptada por Israel el 14 de diciembre de 1981 de imponer sus leyes, jurisdicción y administración en el Golán sirio ocupado, que ha dado lugar a la anexión efectiva de ese territorio”, declaró. Se aprueba la resolución 155-2, con 19 abstenciones. Antes de la votación, Brasil explicó su abstención, explicando que el texto era desequilibrado en el sentido de que sólo se refería a las acciones de Israel y no abordaba también las infracciones sirias.

Cherith Norman Chalet, vicerrepresentante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, dijo a la Cuarta Comisión que se oponía a la “presentación anual de más de una docena de resoluciones sesgadas en contra de Israel”. Este enfoque unilateral sólo socava la confianza entre las partes y no crea el tipo de entorno internacional positivo que es fundamental para lograr la paz.

“Estamos decepcionados de que, a pesar del apoyo a la reforma, los Estados miembros sigan destacando desproporcionadamente a Israel a través de este tipo de resoluciones”, dijo. “Es deplorable que las Naciones Unidas, una institución basada en la idea de que todas las naciones deben ser tratadas por igual, sean utilizadas tan a menudo por los Estados miembros para tratar a un Estado en particular, Israel, de manera desigual.

“Como Estados Unidos ha dejado claro en repetidas ocasiones, esta dinámica es inaceptable”, continuó Chalet. “Vemos resoluciones que condenan rápidamente todo tipo de acciones israelíes, pero no dicen nada o casi nada sobre ataques terroristas contra civiles inocentes. Así que Estados Unidos votará una vez más en contra de estas resoluciones unilaterales y anima a otras naciones a que lo hagan”.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario