Rusia se prepara para desplegar armas avanzadas “que ningún país tiene”


Vladimir Putin, presidente de Rusia, elogió los recientes logros militares de su país, incluyendo el desarrollo de armas de última generación que las fuerzas armadas de Estados Unidos dijeron a Newsweek que ahora deben equiparar.

Al dirigirse el miércoles a una ceremonia de promoción y entrega de premios para oficiales y fiscales en el Palacio del Gran Kremlin, Putin ofreció sus felicitaciones por aquellos que han sido reconocidos por sus logros “críticos para el Estado”. Una de las tareas más importantes, explicó, es “proteger de forma fiable a Rusia y a nuestros conciudadanos de las amenazas externas e internas, anticipar claramente los posibles riesgos y desafíos y mejorar su rendimiento de forma gradual y coherente”.

“Su principal prioridad es el desarrollo de las Fuerzas Armadas de Rusia”, dijo Putin. “Nuestro ejército y nuestra armada han demostrado su alta preparación, pero tenemos la intención de aumentar nuestra capacidad de defensa y desplegar armas hipersónicas, láser y otras armas de vanguardia que ningún otro país tiene”.

“Sin embargo, esta no es una razón para amenazar a nadie”, agregó. “Por el contrario, estamos dispuestos a hacer todo lo posible para promover el proceso de desarme con la ayuda de estas nuevas armas, que han sido creadas exclusivamente para garantizar nuestra seguridad frente a las crecientes amenazas a nuestro país”.

Rusia y Estados Unidos se han acusado mutuamente desde hace mucho tiempo de poner en peligro la seguridad mundial mediante la búsqueda de armas más avanzadas con mayores capacidades destructivas. Moscú y Washington lograron superar su hostilidad para firmar acuerdos históricos de control de armas durante la Guerra Fría, pero estos acuerdos pronto comenzaron a deshacerse a medida que su rivalidad resurgió en el siglo XXI.

Estados Unidos abandonó el Tratado de Misiles Antibalísticos en 2002, allanando el camino para que el Pentágono instalara varios interceptores de misiles en todo el mundo, en un movimiento que Putin vio como el comienzo de un escudo antimisiles global que socavaba la seguridad de Rusia. En una entrevista en MSNBC, poco después de que el líder ruso introdujera una serie de armas revolucionarias en marzo del año pasado, recordó la salida de Estados Unidos del Tratado ABM de 1972 y dijo que fue en ese “mismo momento” cuando comenzó “una carrera armamentista”.

Este nuevo arsenal incluía el misil balístico intercontinental RS-28 Sarmat junto con el vehículo de planeamiento hipersónico Avangard que se decía capaz de transportar el ICBM a velocidades más allá de 20 veces la velocidad del sonido. También en el reino hipersónico estaba el misil balístico Kh-47M2 Kinzhal lanzado desde el aire y el posteriormente introducido misil de crucero 3M22 Zircon lanzado desde el mar.

Todas estas armas, junto con el nuevo torpedo submarino Poseidón, el misil de crucero nuclear 9M730 Burevestnik y el sistema láser Peresvet, eran invencibles contra las defensas principales e incluso potenciales. Dado que China también está desarrollando ahora esas capacidades, los Estados Unidos han adoptado una postura cada vez más proactiva en este ámbito.

“Aunque Estados Unidos ha sido el líder mundial en la investigación de sistemas hipersónicos durante muchas décadas, no elegimos armar la tecnología hipersónica”, dijo recientemente el portavoz del Pentágono, el teniente coronel de la Fuerza Aérea Robert Carver, a Newsweek en un comunicado. “Aquellos que buscaban ser nuestros adversarios han decidido convertirla en un arma, lo que ha creado una asimetría en la lucha contra la guerra que debemos abordar”.

“El Departamento de Defensa lidera la investigación hipersónica, y el uso de armas hipersónicas es nuestra mayor prioridad en investigación técnica e ingeniería”, agregó. “Seguimos participando en ese trabajo con la intención de no dejar ninguna duda sobre nuestra capacidad de mantener el dominio futuro del campo de batalla en todos los dominios de la guerra”.

En medio de una desconfianza cada vez mayor entre Estados Unidos y Rusia, este año se derrumbó otro pacto de hace décadas entre las dos principales potencias militares. El Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio prohibió los misiles lanzados desde tierra entre 310 y 3.420 millas, pero EE.UU. afirmó que el nuevo misil de crucero 9M729 de Rusia violaba este límite de alcance y Moscú encargó a Washington la instalación de lanzadores de alcance medio con capacidad de ataque en el sistema de defensa en tierra de Aegis en Europa Oriental.

Los EE.UU. finalmente abandonaron el acuerdo en agosto y, pocas semanas después, probaron su primer misil anti-infrarrojos usando los mismos sistemas de lanzamiento vertical Mark-41 utilizados en la costa de Aegis pero reconfigurados para disparar una variante del misil de ataque terrestre Tomahawk. Tanto Rusia como China acusaron a Estados Unidos de intentar provocar una “carrera armamentista”.

El presidente Donald Trump dijo a la prensa que su administración está “buscando un acuerdo de control de armamento de gran envergadura con Rusia y China” y que “a ambos les gustaría hacerlo, sobre todo porque estamos hablando de armas nucleares”. Mientras que Moscú ha apoyado un nuevo acuerdo, Pekín ha retrocedido, rechazando los comentarios de Trump.

“La actitud de China es muy clara”, dijo Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, en una conferencia de prensa el martes. “La premisa y la base para una negociación trilateral de control de armas no existe en absoluto y China no formará parte de ello. Como dijimos, Estados Unidos ha estado tratando de arrastrar a China cuando se trata de este tema. Nos preguntamos si Estados Unidos quiere que el arsenal nuclear de China aumente a su nivel o que reduzca sus propias armas nucleares al nivel de China”.

Estados Unidos y Rusia poseen, con mucho, el mayor número de armas nucleares de todos los países del mundo. Sin embargo, sus reservas están restringidas por un tercer acuerdo de no proliferación, el Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas. El tratado expirará en 2021, pero hasta ahora ambas partes no se han sentado a la mesa, lo que podría allanar el camino para la primera producción nuclear sin ataduras en generaciones.

Fuente: israelnoticias.com
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario