Un falso movimiento de Israel e Irán podría conducir a una guerra. Por: Seth J. Frantzman


Israel ha estado vigilando el atrincheramiento iraní en Siria, las transferencias de armas que se trasladan a Irak y también a Hezbolá en el Líbano, así como a grupos apoyados por Irán en Gaza. El 12 de noviembre Jerusalem puso en marcha la operación “Cinturón Negro”, el ataque contra un alto comandante de la Jihad Islámica Palestina llamado Bahaa Abu al-Ata. Era una “bomba de tiempo”, dijo Israel después de la operación, que provocó el lanzamiento de 450 cohetes en represalia desde Gaza. Hay otra bomba de tiempo en Siria, donde Israel alcanzó numerosos objetivos el 20 de noviembre, un día después de que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán disparara cohetes contra Israel. Un movimiento en falso por parte de Israel o Irán ahora podría conducir a una guerra regional importante. Jerusalem debe apostar por sus precisos ataques aéreos para disuadir a Teherán.

“El ataque iraní contra Israel es otra prueba clara del propósito del atrincheramiento iraní en Siria, que amenaza la seguridad israelí, la estabilidad regional y el régimen sirio”, dijo el miércoles 20 de noviembre el IDF de Israel. Los ataques aéreos fueron un ataque importante contra la Fuerza Quds del IRGC, y también contra los sistemas de defensa aérea sirios. Unidades del cuartel general, almacenes de armas y bases fueron atacados. Sin embargo, como en Gaza, los ataques aéreos no son únicos. Israel ha llevado a cabo más de mil ataques aéreos en Siria. Al mismo tiempo, Irán o grupos apoyados por Irán han intentado atacar a Israel con cohetes y aviones teledirigidos cinco veces en los últimos dos años. Esto incluye un ataque con aviones teledirigidos en febrero de 2018, cohetes lanzados en mayo de 2018, un cohete en enero de 2019, cohetes lanzados en septiembre y el 19 de noviembre.

Mientras tanto, en Gaza, la Jihad Islámica, apoyada por Irán, también ha estado aumentando sus ataques con cohetes. Esto incluyó el lanzamiento de cohetes de la Jihad Islámica en octubre de 2018. También incluye el lanzamiento de más de 460 cohetes por parte de Hamas y la Jihad Islámica en noviembre de 2018 y de nuevo en mayo de 2019. Hamas y la Jihad Islámica están respaldados por Irán. La Jihad Islámica tiene sofisticados cohetes que pueden llegar hasta el norte de Tel Aviv y ponen en peligro la mayoría de los grandes centros de población israelíes. Tiene un nuevo cohete con una ojiva de 300 kilogramos que reveló en los recientes enfrentamientos.

Israel dice que quiere “estabilizar” Gaza y crear disuasión. El tiempo dirá si esa disuasión se logró. Alrededor de dos docenas de agentes de la Jihad Islámica fueron asesinados, dice Israel. También murieron varios civiles. Sin embargo, se trata de un cambio importante con respecto a conflictos anteriores como los de 2009, 2012 y 2014 en Gaza. En cambio, Israel evitó una operación terrestre de gran envergadura y durante el último año y medio ha tratado de hacer precisamente eso. No pelear otra guerra en Gaza. Entiende que la mayor amenaza está en el norte de Irán y los aliados de Irán como Hezbolá. El jefe de Estado Mayor de Israel, Aviv Kochavi, advirtió a finales de octubre que el frente norte y Gaza son “frágiles” y que la guerra podría estallar. Irán es una amenaza estratégica, reiteró. En la primera semana de noviembre, Israel recibió al jefe de CENTCOM, Kenneth McKenzie, y al jefe de personal de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, David Goldfein, visitó Israel. Israel también fue anfitrión de Bandera Azul, un ejercicio con docenas de aviones de guerra de Italia, Grecia, EE.UU. y Alemania, un simulacro avanzado que involucra a los F-35 y simula la supresión de las defensas aéreas.

Una cronología de las tensiones entre Israel e Irán ilustra el contexto general. En los últimos dos años, Israel ha advertido sobre el afianzamiento de Irán en Siria. Pero Irán ha seguido desempeñando su papel en Siria, y sigue amenazando a Israel y transfiriendo orientación de precisión a Hezbolá para la conversión de sus cohetes. Ello permitiría a Hezbolá amenazar a Israel de una manera nueva, no sólo lanzando cohetes en masa contra pueblos y ciudades, como hizo en 2006. Podría significar un ataque contra Israel que se parece más al ataque de Irán contra la instalación petrolera de Abqaiq en Arabia Saudita en septiembre. Un reciente informe del inspector general de Estados Unidos señalaba que Israel había llevado a cabo ataques aéreos en Irak para impedir las transferencias de armas iraníes a las milicias chiítas. Israel advirtió sobre la amenaza de la precisión de las directrices a finales de agosto, después de haber llevado a cabo un ataque aéreo sobre un avión teledirigido de Hezbolá respaldado por el IRGC cerca de los Altos del Golán. Israel ha dejado claro que no permitirá que una sofisticada guía de precisión termine con Hezbolá y que trabajará para interceptar los flujos de armas. Eso también ha significado la supresión de las defensas aéreas en Siria, incluido un ataque israelí contra un tercer sistema iraní de Khordad en abril de 2018, según un informe israelí. El tercer sistema de Khordad derribó el U.S. Global Hawk UAV en junio sobre el Golfo de Omán.

A pesar de los reveses de Irán en su país, donde se enfrenta a protestas, y en Irak y Líbano, donde también se enfrenta a algunas protestas civiles contra sus aliados, ha aumentado sus capacidades militares. Eso incluye UAV’s de largo alcance y misiles de crucero, según un informe de la Agencia de Inteligencia Define publicado el 19 de noviembre.

Para Israel, el conocimiento de las amenazas de Irán no es el problema. Los ataques aéreos del 20 de noviembre señalaron un cuartel general iraní en la “Casa de Cristal” del Aeropuerto Internacional de Damasco y también otro sitio en el Aeropuerto Militar Mezzeh en Damasco. Las zonas cercanas al aeropuerto han sido atacadas anteriormente, debido a los traslados de armas que llegan allí y atraviesan las montañas hasta el Líbano. Pero más de mil ataques no han puesto fin a la presencia iraní o aparentemente han disuadido a Irán. En cambio, Irán y sus aliados sienten que pueden seguir probando a Israel. Jerusalem dice que su ataque del 20 de noviembre fue de gran alcance, contra “misiles tierra-aire, cuarteles generales, almacenes de armas y bases militares”. Sin embargo, a 440 kilómetros al este de Damasco, en el cruce de Albukamal con Irak, Irán todavía está construyendo una base llamada Imam Ali que puede albergar municiones u otras municiones. El sitio fue atacado a principios de septiembre, pero no ha disuadido a Teherán. Por el contrario, Hossein Salami, jefe del IRGC, dijo que la destrucción de Israel es una meta alcanzable el 30 de septiembre.

El panorama que surge de los enfrentamientos entre el 12 de noviembre en Gaza y el 20 de noviembre en Siria es que Israel ha intentado utilizar ataques de precisión para detener a Irán y a sus representantes. Ha evitado un enfrentamiento importante con Hezbolá o con el propio Irán. Jerusalem ha sido audaz en sus ataques, y los aliados de Irán acusan a Israel de ataques en Irak y de enviar aviones no tripulados a Beirut. Mientras los ataques que son más conocidos, como el de Siria, se lleven a cabo sin grandes bajas, no se han producido reacciones ni repercusiones importantes. Por ejemplo, los ataques del 20 de noviembre causaron pocas bajas. El lanzamiento de cohetes respaldado por Irán el 19 de noviembre fue interceptado por la defensa aérea de la Cúpula de Hierro de Israel. También pueden haber ocurrido otros incidentes. Los medios de comunicación sirios afirmaron que Israel mató a un PIJ el 12 de noviembre en Damasco y otros medios de comunicación árabes han informado de incidentes similares que no pueden ser confirmados.  Mientras el conflicto permanezca en las sombras con una “negación plausible”, Irán puede salvar un poco la cara. Del mismo modo, la Jihad Islámica Palestina podría reclamar algún tipo de victoria el 14 de noviembre por haber lanzado 450 cohetes contra Israel y haber sobrevivido casi intacta.

La cuestión principal, especialmente cuando el Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha sido incapaz de formar un nuevo gobierno durante casi un año en medio de dos elecciones, es si las pequeñas guerras en Gaza y Siria se convertirán en un conflicto mayor. Un conflicto de este tipo podría afectar a toda la región. Los Houthis en Yemen ven a Israel como un enemigo y también ven a Estados Unidos y Arabia Saudita como adversarios. Las milicias chiítas han culpado cada vez más a Israel y a Estados Unidos de los problemas en Irak. CENTCOM ha evaluado que las fuerzas apoyadas por Irán podrían apuntar a personal militar estadounidense “si ven a Estados Unidos como cómplice de los ataques israelíes contra las fuerzas[iraníes] en Siria”. Eso significa que tanto Israel como Irán caminan por la cuerda floja en medio de las crecientes tensiones. Israel, Gaza, Líbano, Siria, Irak y Yemen están unidos a esa cuerda floja. Durante dos años, más de mil ataques aéreos han alcanzado objetivos iraníes en Siria, se han utilizado docenas de cohetes y aviones teledirigidos desde Siria contra Israel, los aviones teledirigidos han atacado a Hezbolá en el Líbano, Hezbolá ha disparado misiles antitanque y más de dos mil cohetes han sido disparados desde Gaza, todo ello sin que estallara una guerra importante. Sin embargo, tanto Irán como Israel consideran que se dirigen hacia una conflagración mayor.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario