Cómo el Partido Laborista del Reino Unido se convirtió en un semillero de antisemitismo

Mientras los escándalos antisemitas continúan sacudiendo al Partido Laborista en el Reino Unido, los críticos se han centrado en lo que esto significa para el partido, el país y su comunidad judía.


Muchos judíos locales creen que el Reino Unido se convertirá en un lugar mucho menos hospitalario para ellos si el líder laborista Jeremy Corbyn destituye al primer ministro conservador Boris Johnson en las elecciones generales del 12 de diciembre.

Bajo Corbyn, el Partido Laborista se ha convertido en un “espacio seguro” para los antisemitas, según un condenatorio informe de 2016 de una comisión interparlamentaria de investigación formada por la Cámara de los Comunes. Corbyn ha cuestionado las conclusiones del comité y ha prometido una política de tolerancia cero hacia cualquier forma de racismo. Pero algunos de los casos lo involucran personalmente, llevando al ex rabino Jonathan Sacks a llamar a Corbyn antisemita.

¿Cómo es posible que el partido que durante mucho tiempo ha sido el hogar político de gran parte de la comunidad judía del Reino Unido, por no hablar de un partido estrechamente relacionado con la lucha contra el fanatismo y la discriminación, se haya convertido en un semillero de antisemitismo?

Los relatos de múltiples miembros actuales y anteriores del partido sugieren que la transformación ocurrió en cuestión de meses debido a una serie de errores de cálculo de los antiguos líderes centristas del Partido Laborista y a la capacidad de Corbyn para aprovechar las oportunidades que esto presentaba. Un intento de debilitar el radicalismo en el partido terminó fortaleciéndolo, ilustrando cuán frágil se había vuelto el centro político en el Reino Unido – y quizás en otros países occidentales polarizados por las divisiones sobre la inmigración y la economía.

En cuanto al centro del Partido Laborista, se derrumbó espectacularmente en 2015. El año anterior, el predecesor de Corbyn, Ed Miliband, dirigió una reforma que abrió el Partido Laborista a nuevos miembros y disminuyó la influencia de sus líderes – un cambio que el ala izquierda del partido había buscado durante décadas.

Miliband, que había sido legislador durante sólo cinco años antes de su elección de 2010 para dirigir el Partido Laborista a la edad de 40 años, quería reducir la influencia de los sindicatos en el partido. Bajo el sistema heredado por Miliband, los sindicatos, los miembros individuales y los parlamentarios laboristas obtuvieron cada uno un tercio de los votos para elegir a los funcionarios laboristas y determinar la política.

Buscando diluir la influencia de los sindicatos, Miliband optó por democratizar el partido con un modelo de una persona y un voto. A cambio de una cuota simbólica de 3 libras, cualquiera puede convertirse en miembro laborista y votar en las elecciones primarias. La medida contribuyó a revertir un largo descenso en la afiliación de los laboristas, con lo que el número de miembros pasó de 179.891 en 2007 a unos 485.000 en la actualidad, y muchos de ellos siguieron a Corbyn en el partido después de 2015.

Miliband y otros centristas eran conscientes de que corrían el riesgo de perder el control, según “Protesta y poder”, un relato del ascenso de Corbyn por el periodista David Kogan. Así que se basaron en un sistema en el que cualquier candidato a líder de partido tenía que ser miembro del Parlamento con el respaldo por escrito de al menos el 20 por ciento de los legisladores laboristas. Tras las negociaciones, el umbral se fijó finalmente en el 15 por ciento.

En aquel entonces, Corbyn era un oscuro representante del Partido Laborista que se centraba en la política exterior y, en el período previo a las elecciones primarias del partido de 2015, se creía que no había alcanzado el umbral del 15 por ciento. Pero la izquierda del partido todavía decidió presentarlo como candidato – “no porque pensaran que tenían una oportunidad de ganar un nombramiento, sino sólo para arrastrar el debate un poco hacia la izquierda”, dijo Luke Akehurst, un activista pro israelí no judío y actual miembro laborista familiarizado con los procesos internos del partido.

Corbyn, quien ha servido como legislador desde 1983, tenía mucha experiencia política. Su campaña se basó en el reclutamiento de nuevos miembros procedentes en gran medida de grupos de presión con los que Corbyn tenía vínculos estrechos desde hacía mucho tiempo. La campaña fue dirigida por Jon Lansman, un veterano activista laborista judío. Ben Soffa, otro simpatizante judío y activista pro palestino, se encargó de los aspectos digitales de la campaña de reclutamiento.

“Resulta que hay alrededor de medio millón de personas bastante extremas que estaban esperando una oportunidad para tomar el control del Partido Laborista”, dijo Akehurst.

El aumento de las filas del Partido Laborista con activistas de extrema izquierda, muchos de ellos de grupos antiisraelíes, ha representado una parte significativa de los miles de casos de presunto antisemitismo denunciados ante el panel de ética del partido.

Uno de ellos era Marc Wadsworth, un activista de los derechos de las minorías que a principios de este año supuestamente utilizó una calumnia racista contra Ruth Smeeth, una legisladora laborista judía. El incidente ocurrió un mes después de que se uniera al Partido Laborista. Wadsworth, que niega la acusación de Smeeth, ha sido expulsado del partido.

Otro es Ali Milani, un periodista nacido en Irán que dijo en Twitter que Israel no tiene derecho a existir, escribiendo en un intercambio: “No te aparearás. Te costará una libra #judio”. Milani es el candidato del Partido Laborista en las elecciones para desbancar a Johnson en su circunscripción electoral en los límites occidentales de la zona de Londres.

Corbyn también brilló en los debates, presentándose a sí mismo como un “antipolítico”. Sus promesas de beneficios generosos a los estudiantes y mayores impuestos a los ricos fueron particularmente atractivas para los votantes jóvenes que crecieron en los años de austeridad que siguieron a la crisis financiera de 2009, dijo Kogan.

El sorprendente buen desempeño de los laboristas en las elecciones generales de 2017 contra la entonces primera ministra Theresa May le dio a Corbyn el apoyo adicional que necesitaba para consolidar su control sobre el partido y sacar a sus oponentes de posiciones de influencia. A esto contribuyó en cierta medida una ola de dimisiones de aquellos preocupados por el antisemitismo en el partido y el aparente apoyo de Corbyn a la salida de Reino unido de la Unión Europea.

En 2016, tras el referéndum no vinculante de Brexit, Corbyn dijo que apoyaba su marcha, una posición alineada con el euroescepticismo de la izquierda laborista. Desde entonces ha apoyado un segundo referéndum, pero no se ha pronunciado en contra de Brexit.

Tanto el tema de Brexit como el antisemitismo han perjudicado a Corbyn, que se ha quedado atrás de Johnson en las encuestas. Pero a medida que se acercaba la votación del jueves, el Partido Laborista logró cerrar parte de la brecha, recibiendo un importante respaldo de The Guardian.

“La mejor esperanza está en el Partido Laborista, a pesar de sus defectos”, escribió el miércoles el periódico en un editorial.

Independientemente del resultado de la votación, la fuerza del Partido Laborista bajo Corbyn podría interpretarse como una advertencia para otros países occidentales que se enfrentan al creciente extremismo.

El Comité Judío Americano lo reconoció el mes pasado.

“Lo que está pasando en el Reino Unido”, escribió el grupo en Twitter, “es un cuento de advertencia para todos nosotros”.

Por: Cnaan Liphshiz / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario