ES OFICIAL: LA KNÉSET SE DISUELVE E ISRAEL VA DE NUEVO A ELECCIONES


La vigésimo segunda legislatura de la Knéset se disolvió al primer minuto de este jueves (tiempo local) e Israel va de nuevo a elecciones, las terceras que tendrá en menos de un año en un hecho sin precedentes.

Sin que ningún legislador presentara una propuesta con el respaldo marcado por la ley para intentar formar por sí mismo un gobierno al último minuto del 11 de diciembre, luego de 21 días exactos, la Knéset se ha disuelto de manera automática y el país se encamina de manera oficial a nuevas elecciones.

Las nuevas elecciones serán celebradas en el mes de marzo de 2020, aunque la fecha exacta aún resta por precisar por los miembros de la hoy extinta legislatura.

El proyecto de ley para la disolución de la Knéset y para la fijación de la fecha de las elecciones el día 2 de marzo han sido aprobados hasta el momento en su primera de tres lecturas, de acuerdo al sitio Ynet.

El proyecto de ley para la disolución de la Knéset fue aprobado por 91 votos a favor y ninguno en contra, mientras que el proyecto de ley para la fecha de los comicios fue aprobado por 93 votos a favor y siete en contra.

Ambos proyectos continúan siendo analizados por la comisión correspondiente para regresarlas al pleno para su segunda y tercera lectura durante la madrugada de este jueves, con autorización del asesor legal de la Knéset, que permitió que las discusiones sobre el proyecto de ley pudieran continuar aún incluso después de que culminara el 11 de diciembre.

El primer ministro Benjamín Netanyahu no estuvo presente en la primera lectura del proyecto de ley, pero el legislador Miki Zohar del Likud ha asegurado que sí lo estará durante la segunda y tercera lectura.

A través de un mensaje de Twitter, Netanyahu agradeció a los israelíes que esta noche se manifestaron a su favor en el país, ante los nuevos comicios a los que se enfrentará en unos meses.

“Gracias a los miles en las manifestaciones de apoyo para mí esta noche en Jerusalén. ¡Los quiero y estimo mucho!”, escribió el mandatario.

Desde el partido rival de Netanyahu, Kajol Lavan, Yair Lapid lamentó la situación en la que se encuentra Israel de manera histórica y culpó totalmente al primer ministro.

“Estas elecciones van a ser un festival de odio y violencia. Alejen a los niños de la televisión. Lo que alguna vez fue una gran fiesta democrática se convirtió en un momento de vergüenza en este lugar. Estas elecciones tienen solo tres razones: soborno, fraude y abuso de confianza”, estalló Lapid, refiriéndose a la acusación penal que cuelga sobre Netanyahu, de acuerdo al noticiero del Canal 13 israelí.

Israel ha llegado aquí luego de un largo camino de casi un año tras la disolución de la vigésima legislatura de la Knéset el día 24 de diciembre de 2018, que fijó las elecciones para la nueva integración de la cámara para el día 9 de abril de 2019.

Los resultados de dicha elección impidieron que Netanyahu pudiera conformar un gobierno, lo que llevó a que el día 29 de mayo, el partido del primer ministro aprobara la disolución de la Knéset antes de que el mandato legal presidencial para formar gobierno pasara a manos de su rival.

La nueva fecha para las elecciones fue fijada para el día 17 de septiembre, de las que el resultado fue por demás decepcionante y previsto por semanas a manos de las encuestas televisivas: ni Netanyahu ni Gantz tenían la posibilidad de formar un gobierno por sí mismos y el panorama para formar un gobierno de unidad parecía entonces ya difícil.

Entre reuniones y acusaciones, ni Netanyahu, ni Gantz pudieron conformar una coalición de gobierno con el mandato presidencial en sus manos desde entonces, por lo que el turno, por ley, quedó libre desde el día 21 de noviembre para cualquier legislador que lograra recabar el respaldo de 61 colegas suyos de la Knéset, con un término legal hasta este 11 de diciembre.

Fuente: ©EnlaceJudío
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario