Escondiéndose de los nazis en el bosque, escribió un secreto familiar en una caja de cerillas

Yaakov Fiksman, más tarde Fuxman, no habló mucho de su dramática fuga de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.


“Mi abuelo, que contaba muchas historias, tenía poco que decir sobre esa época”, dice el nieto de Fuxsman, Ronen. Resulta que, aunque el abuelo no hablaba de sus recuerdos, los escribía mientras aún estaban frescos. Usando cajas de fósforos y paquetes de cigarrillos como papel, escribió sobre su tiempo en un campo de prisioneros de guerra alemanes.

“Durante su vida a nadie se le permitió mirar sus diarios”, dice Ronen, que vive en Jerusalem. Después de la muerte de Fuxman en 1992, su hijo mayor encontró los diarios y comenzó a leerlos. Pero él también murió y los diarios volvieron a desaparecer.

“Durante años corrió el rumor en la familia de que los diarios del abuelo contenían una pista de que había otro pariente que no conocíamos”, dice Ronen. “Pero no le dimos ninguna importancia a esto; siempre creímos que se trataba de otro de los cuentos de Don Juan de nuestro abuelo”.

Hace unos años, Ronen se propuso resolver el misterio, y finalmente encontró los diarios perdidos. Para su sorpresa, la primera “página” que miró contenía las siguientes palabras, en hebreo: “Debo ver a mi hijo pronto. Lo dejé cuando tenía 3 meses de edad. No conocerá a papá, pero cuánto lo quiero, cuánto me gustaría abrazarlo, mi niño”.

Ronen Fuxman posa para una foto con los documentos de la Segunda Guerra Mundial de su abuelo, Jerusalem, 17 de diciembre de 2019. Emil Salman

Fuxman, todavía Fiksman, escribió entonces sobre su “pobre” esposa, que no quería que se alistara en el ejército: “No la escuché y ahora cuán grande es mi pena y mi dolor. Pero no te preocupes; pronto renovaremos nuestros días como antaño”.

Y así, Ronen dice, “esto no era ni un rumor ni un cuento. Mi abuelo escribió claramente que extrañaba a su hijo, a quien dejó cuando tenía 3 meses”.

Ronen se embarcó entonces en lo que él llamó un viaje “largo y exhaustivo” para descifrar el misterio, para saber a dónde desapareció ese bebé. El viaje aún no ha llegado a su fin.

Presuntamente muerto

Fiksman nació en Miedzyrzec, Polonia, que entonces formaba parte del Imperio Ruso, a finales de 1911. En 1934 se trasladó l Mandato Británico de Palestina. En una foto se le puede ver con sus amigos del movimiento juvenil Gordonia que le acompañaron. En 1939, Fiksman regresó a Polonia para tratar de persuadirlos de que se mudaran a Palestina también. “Se negaron, y su amargo final es conocido”, dice Ronen.

La Segunda Guerra Mundial estalló mientras Fiksman estaba en Polonia, pero de alguna manera se las arregló para huir a través de Odessa, abordando un barco de regreso a casa a principios de 1940. Ronen encontró un artículo al respecto en el periódico Davar, que informaba sobre el destino de los judíos de Palestina que por casualidad estaban visitando Europa cuando los nazis la invadieron.

“Atención gente de Miedzyrzec …. Yaakov Fuxman ha regresado al país y está en Tel Aviv, en la calle George Elliot 10, [viviendo] con Klugman”. Fuxman era su nuevo nombre; había cambiado la ortografía.

No permaneció en el país por mucho tiempo. En noviembre se unió al ejército británico y se unió al cuerpo de pioneros. Él y sus compañeros fueron enviados a Grecia, donde fueron capturados por los alemanes en abril de 1941.

Décadas más tarde, Ronen contactó con una organización de familias de presos liberados de la unidad de su abuelo y obtuvo acceso a muchos documentos.

Resulta que después de que capturaron al abuelo y a sus camaradas, a la mayoría los pusieron en campos de prisioneros de guerra en la Polonia ocupada, donde los torturaron y finalmente los pusieron en marchas de la muerte. Cientos murieron, pero Fuxman, ahora con su nuevo nombre, tomó su destino en sus propias manos. Huyó del campo de prisioneros de guerra unas seis semanas después de ser capturado, justo un día antes de que el campo fuera demolido. Durante los dos años siguientes vagó por los bosques de los Balcanes para evadir a los nazis.

Escribió acerca de sus escapadas en paquetes de cigarrillos, cajas de fósforos y otros papeles que encontró en el bosque. Y compuso dos poemas románticos, uno dirigido a una mujer desconocida. El otro poema habla de su anhelo de “hogar y patria… vagando incesantemente”. Se pregunta qué gran crimen cometió para tener que sufrir tal destino.

En Palestina, se le dio por muerto. Ronen incluso encontró el nombre y el número de serie de su abuelo en una lista de británicos muertos en la guerra publicada en el verano de 1941 en The Palestine Post. Dos días después, ese nombre y número de serie aparecieron en una larga lista de soldados desaparecidos de Palestina.

Pero en agosto de 1943 se reportó al comando militar británico en Siria. Más tarde regresó a Palestina, donde se casó con Shoshana Kopman. Yaakov y Shoshana tuvieron tres hijos, uno de los cuales era el padre de Ronen.

Una mujer de Kielce

¿Pero qué hay de ese bebé que anhelaba ver después de unirse al ejército británico? La investigación de Ronen contó con la ayuda de investigadores del programa de televisión israelí “Lost”, conducido por Tzufit Grant, y de oyentes del programa de radio de Izzi Mann que busca encontrar a los familiares perdidos.

Resultó que Yaakov estaba casado antes de casarse con la abuela de Ronen. En mayo de 1939, durante su visita a su familia en Varsovia, se casó con una mujer llamada Sara Klugman, de Kielce al sur. Llegaron juntos a Palestina en 1940, evidencia de la cual Ronen encontró en el manifiesto de pasajeros del barco que los llevó allí; éste zarpó de Constanza, Rumania. Ronen también encontró detalles del primer matrimonio de su abuelo en su archivo de personal del Ejército Británico, que Ronen encontró en un archivo en Escocia.

Entonces quedó claro por qué el artículo de Davar señalaba que Fuxman estaba viviendo “con Klugman”. Los Klugman fueron aparentemente los padres de su primera esposa, en cuya casa la pareja vivió con su nuevo bebé mientras Fuxman estaba en el ejército británico. En su archivo de personal militar británico, aparece otra dirección, la calle Sheinkin en Tel Aviv. Allí también, dice que vivía con Klugman.

La investigación de los archivos reveló que la pareja finalmente se divorció. Aquí, Ronen encontró un detalle interesante. Según los registros del Rabinato Principal de Tel Aviv, que están en los Archivos Sionistas, la pareja se divorció el 20 de febrero de 1942, fecha en que Fuxman fue declarado desaparecido y presuntamente muerto.

“No es posible que estuviera presente cuando se declaró el divorcio”, concluye Ronen. “Es muy probable que el matrimonio fuera anulado” para que la primera esposa de Fuxman no estuviera ligada al matrimonio ahora que se desconocía su paradero.

El 30 de marzo de 1944, el archivo personal de Fuxman fue actualizado una vez más, esta vez para incluir su matrimonio con Shoshana. Pero la pregunta clave sigue sin respuesta: ¿Qué pasó con el bebé, asumiendo que es el hijo de Yaakov Fuxman y su primera esposa, Sara?

Partes del diario de Yaakov Fuxman. Crédito: Emil Salman
Ronen siguió buscando, buscando rastros de Sara y esperando que se llevara al bebé con ella después del divorcio. Entonces encontró un informe del Jefe Rabino sobre un matrimonio: En marzo de 1946, Sara se casó con un tal Eliezer Landau. “La suposición es que se llevó al niño con ella, así que buscamos los papeles de adopción del niño, pero no encontramos ninguno”, dice Ronen.

Ronen también buscó un registro de la circuncisión del primogénito de Yaakov y Sara, pero no se encontró ninguno. Tampoco ninguno de los antiguos residentes de su vecindario podía recordar a un niño nacido de Yaakov y Sara Fuxman.

Sara murió en 1978 y está enterrada en Holon, cerca de Tel Aviv. “Esperábamos encontrar mención de sus hijos en el acta de defunción o en su lápida, pero tampoco aquí apareció nada”, dice Ronen. Su última esperanza era encontrar mención de los herederos en su testamento, pero no incluía ninguna mención de un hijo.

De acuerdo con los cálculos de Ronen, ese niño nació entre noviembre de 1940 y abril de 1941. Si todavía está vivo, hoy tiene 77 o 78 años. Ronen espera que este artículo pueda llegar a su tío perdido hace tiempo.

“Me reconforta el hecho de que busqué un enorme y fascinante pedazo de historia familiar”, dice. “Y no puedo evitar preguntarme por qué mi abuelo lo escondió de toda la familia”.

Artículo escrito por Ofer Aderet en Haaretz | Traduce: Noticias de Israel en español
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario