Funcionarios del Líbano critican las amenazas de Irán contra Israel

Funcionarios del Líbano protestaron contra la reciente amenaza de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) de atacar a Israel desde el Líbano, calificando la declaración de violación de la soberanía del Líbano, según informó el periódico árabe Asharq Al-Awsat.


“Si el régimen sionista comete el más mínimo error hacia Irán, reduciremos Tel Aviv a cenizas desde el Líbano”, dijo el comandante del IRGC, Morteza Qorbani, añadiendo que Irán no necesitaría disparar ni un solo misil desde sus territorios.

“Estas declaraciones son desafortunadas e inaceptables”, dijo en Twitter el ministro de Defensa Elías Bou Saab. “Son una violación de la soberanía del Líbano, que goza de lazos de amistad con Irán que no deben infringir en modo alguno su independencia en la adopción de decisiones”.

El Ministro de Información provisional, Jamal al-Jarrah, calificó las declaraciones de Qorbani de “irresponsables” y “arrogantes”, y añadió que constituyen una violación de la soberanía, el pueblo y el Estado del Líbano.

“Irán puede defenderse como quiera, pero Líbano no es el buzón de la Guardia ni un escenario para actores extranjeros”, dijo Jarrah, según Asharq Al-Awsat.
El diputado libanés Nadim Gemayel pidió al líder de Hezbolá Hassan Nasrallah, al presidente Michel Aoun y al primer ministro en funciones Saad Hariri que den una respuesta clara a la amenaza iraní.

En octubre, el líder del Movimiento Libanés por el Cambio Democrático, Elie Mahfoud, twitteó que Qasem Soleimani, el comandante de la fuerza de Quds del IRGC, había llegado a Beirut cuando las protestas barrieron la nación.

Mahfoud cuestionó si la llegada de Soleimani tuvo algo que ver con las promesas hechas por Nasrallah de “prevenir la caída del gobierno sitiado de Hezbolá”. El político libanés también dijo que es hora de detener la intervención iraní en el Líbano.

La llegada de Soleimani no fue confirmada por ninguna fuente oficial, según Erem News.

Poco después del inicio de las protestas en el Líbano, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní celebró una reunión de emergencia en la que participaron representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el IRGC y Hezbolá, según un informe del diario árabe Al-Jarida. Los representantes coincidieron en que las manifestaciones son legítimas y decidieron no participar en ellas, sino simplemente controlarlas.

Una fuente del consejo le dijo a Al-Jarida que la percepción de Irán sobre las protestas cambió después de los informes de un intento internacional por parte de los enemigos de Irán de derrocar al gobierno de Hariri y mantener al país en un vacío constitucional.

Según el informe, el Consejo convocó una segunda reunión y se decidió enviar a Soleimani a Beirut con “poderes extraordinarios para hacer frente al plan”. El informe no aclaraba cuáles eran esos “poderes extraordinarios”.

El portavoz de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, hizo un llamamiento a las autoridades libanesas para que “se ocupen de los grupos armados no autorizados”, y añadió que la ONU reconoce la importancia de que el Líbano “desarme a las milicias y ponga fin a las violaciones de la soberanía del Estado”, según Asharq Al-Awsat.

El jefe del MP del Partido Libanés Kataeb, Sami Gemayel, lamentó en octubre que el control de Hezbolá sobre el gobierno involucra al Líbano en conflictos regionales en contra de la voluntad del pueblo. “Cuando el gobierno se queda callado ante cada desafío de territorio libanés contra países árabes o extranjeros y contra todos los amigos históricos del Líbano,[eso] significa que este gobierno es cómplice”, dijo Gemayel.

En una convención de las Fuerzas Libanesas celebrada en Canadá en octubre, el líder del partido político de las Fuerzas Libanesas Cristianas, Samir Geagea, también expresó su preocupación por la influencia de Hezbolá en el país, describiendo al Líbano como un “autobús sin conductor”, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa.

“Actualmente hay dos amenazas inminentes para el Líbano: la primera es una amenaza de seguridad-militar-estratégica, ya que el Líbano es actualmente como un autobús sin conductor, que está siendo conducido por alguien que no es el que está detrás del volante, y no sabemos a dónde nos llevará”, dijo Geagea.

“La decisión de paz y guerra está totalmente en manos de Hezbolá, y esperamos que Hezbolá no nos arrastre a una guerra en la región, con todas sus dramáticas repercusiones”.

El parlamentario recordó la guerra entre Israel y el Líbano en 2006, diciendo que el pueblo libanés se durmió y se despertó al día siguiente en la guerra. El entonces primer ministro Fouad Siniora dijo que no sabía lo que había pasado, que no lo había aprobado, y que hizo lo que pudo para remediar los efectos negativos sobre el pueblo libanés.

En una entrevista con la CNBC en septiembre, el Primer Ministro Hariri describió a Hezbolá como un “problema regional”, no sólo como un “problema libanés”. Añadió que Israel responsabiliza al Líbano por la acción de Hezbolá, pero que no lo es. Reconoció que su capacidad para mantener a Hezbolá bajo control era limitada.

Por: Tzvi Joffre / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario