La hostilidad de Europa hacia Israel ya no tiene reparo

A lo largo de los años, la Unión Europea se ha vuelto cada vez más hostil hacia Israel. Esta actitud fue confirmada a principios de noviembre cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que los productos alimenticios fabricados en los llamados “asentamientos” del este de Jerusalem, Judea, Samaria y los Altos del Golán deben ser etiquetados como tales y no pueden llevar la etiqueta genérica “Made in Israel”.


Como ha argumentado acertadamente el experto en estudios estratégicos Soeren Kern, hay muchos conflictos territoriales en todo el mundo, pero el Tribunal Europeo sólo señala a Israel. Son numerosos los ejemplos de la parcialidad de la Unión Europea contra Israel, especialmente en comparación con los Estados Unidos.

La Unión Europea parece no reconocer deliberadamente que Israel, un Estado soberano, se encuentra regularmente amenazado -incluso por los continuos disparos de cohetes desde Gaza y Siria- y, por esa razón, merece todo su apoyo. Ningún país del mundo, especialmente uno del tamaño de la isla de Vancouver, sufre ataques militares tan perpetuos como Israel. Los días 12 y 13 de noviembre, en menos de 48 horas, se lanzaron más de 450 cohetes y morteros desde la Franja de Gaza contra ciudades israelíes. Los cohetes disparados desde Gaza causaron innumerables daños, hiriendo al menos a 63 personas, y llegaron hasta la zona de Tel Aviv.

Cuatrocientos cincuenta cohetes en menos de 48 horas no es una escaramuza ni un ataque menor; es un ataque militar a gran escala. Cualquier ataque similar contra Francia o Alemania, si hubieran recibido un solo misil, habría desencadenado una gran crisis.

La respuesta oficial de la Unión Europea fue, como mínimo, abrumadora:

“Esta mañana, Israel llevó a cabo una operación dentro de Gaza contra un alto dirigente de la Jihad Islámica Palestina. En respuesta, se dispararon cohetes desde Gaza hacia el sur y el centro de Israel. El lanzamiento de cohetes contra la población civil es totalmente inaceptable y debe cesar de inmediato. Ahora es necesaria una reducción rápida y completa de la tensión para salvaguardar la vida y la seguridad de los civiles palestinos e israelíes. Como la Unión Europea ha reiterado siempre, sólo una solución política puede poner fin a estos continuos ciclos de violencia”.

La declaración es reveladora por muchas razones. No menciona que Israel había matado a un terrorista perteneciente a un grupo extremista que estaba a punto de lanzar otro ataque. La declaración tampoco menciona el número de cohetes disparados contra el país ni el derecho de Israel a defenderse. No se habla de las consecuencias para la población civil de Israel. No se menciona quién lanzó los cohetes primero, ni quién está alimentando este supuesto “ciclo continuo de violencia”, y no hay empatía alguna por el pueblo bombardeado de Israel.

En comparación, un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. tweeteó:

“Estados Unidos se solidariza con Israel mientras las familias y ciudades israelíes se protegen de los cohetes lanzados por la Jihad islámica palestina patrocinada por Irán. Israel tiene todo el derecho a defenderse a sí mismo y a sus ciudadanos”.

El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, tweeteó:

“La Jihad Islámica Palestina, una organización terrorista islamista apoyada por Irán, está atacando de nuevo a Israel con cientos de misiles dirigidos a civiles. Estamos con nuestro amigo y aliado Israel en este momento crítico y apoyamos el derecho de Israel a defenderse y poner fin a estos ataques bárbaros”.

Además, Avi Berkowitz, Asistente del presidente y Representante Especial para las Negociaciones Internacionales, tweeteó:

“Estados Unidos apoya plenamente a nuestro socio y aliado Israel en su lucha contra el terrorismo y el grupo terrorista Jihad Islámica Palestina (PIJ)”.

 La disparidad habla por sí misma. Estados Unidos es amigo de Israel. La Unión Europea no lo es.

Cuando, en 2003, el entonces primer ministro de Israel, Ariel Sharon, propuso retirar a todos los israelíes de la Franja de Gaza y dejar que los palestinos gobernaran ellos mismos el enclave, aparentemente pensó que dar a los palestinos la independencia sería una medida positiva para la seguridad de su país. En cambio, como se indica claramente en el “plan por etapas” de la Organización de Liberación de Palestina de 1974 -para usar cualquier territorio que consiga como plataforma de lanzamiento para conseguir más-, el Estado judío ha estado bajo el ataque constante de misiles disparados desde Gaza y no tiene otra opción que tomar represalias. Los palestinos de Gaza, por su parte, ya no están “ocupados”, sino que ahora luchan bajo el régimen terrorista totalitario de Hamas, cuya prioridad no es el bienestar de la población que controla, sino la destrucción del Estado de Israel.

El 6 de diciembre de 2017, el Presidente Donald J. Trump anunció el reconocimiento de Jerusalem como capital de Israel por parte de Estados Unidos y, en consecuencia, la reubicación de la Embajada de Estados Unidos en ese país. Los gobiernos europeos y la Unión Europea criticaron duramente la decisión de EE.UU. y, en un movimiento aparentemente ridículo e hipócrita, siguen negándose a reconocer a Jerusalem como la capital de Israel. Sin embargo, cuando los jefes de Estado, ministros o embajadores europeos se reúnen con funcionarios israelíes, van a Jerusalem.

Hace dos años, durante una reunión oficial, este autor estaba sentado en una sala de la Knesset en Jerusalem junto a embajadores europeos que, según su gobierno, no deberían haber estado allí, sino en Tel Aviv. Le guste o no a los gobiernos europeos, Jerusalem es la capital de Israel. ¿Por qué todos los países del mundo deberían ser libres de elegir su capital excepto Israel? ¿Cómo reaccionaría un país europeo si la comunidad internacional dijera que París no es la capital de Francia o Bruselas y no la capital de Bélgica?

Al negar esta realidad, la Unión Europea no sólo no ha logrado traer ninguna “paz” al conflicto entre Israel y los palestinos, sino que también sigue arruinando las vidas de los palestinos que viven allí. Si la excusa de la UE es que está apoyando a los palestinos, ¿por qué guarda un silencio absoluto sobre los malos tratos a los palestinos en Siria, Líbano y Jordania? La indignación moral de los cocodrilos de la UE sólo parece surgir cuando puede utilizarse como arma contra Israel.

El presidente Trump tuvo cuidado de dejar abierta la cuestión de los límites futuros de Jerusalem, diciendo:

“No nos pronunciamos sobre ninguna cuestión relativa al estatuto definitivo, incluidas las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalem, ni sobre la resolución de las fronteras impugnadas. Esas preguntas dependen de las partes involucradas”.

Es una posición razonable. ¿Están los gobiernos europeos desafiando incluso el hecho de que Jerusalem pertenece a Israel? ¿Por qué esperaría la Unión Europea un “acuerdo final” -que podría no ocurrir nunca- para reconocer que Jerusalem es la capital de Israel?

A finales de agosto de 2018, el Presidente Trump decidió dejar de financiar al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente, más conocido como UNRWA. La Unión Europea se apresuró inmediatamente a llenar el vacío. La UE calificó de “lamentable” la decisión de EE.UU. y aumentó su apoyo. En 2018, el 50% de las promesas totales del UNRWA -de 1.270 millones de dólares- procedían de las contribuciones de los Estados miembros de la UE, que ascendían a 643 millones de dólares.

Oficialmente, el UNRWA es un organismo humanitario que profesa proporcionar educación, atención de la salud y servicios sociales a los palestinos necesitados en la Ribera Occidental, Gaza, Jordania, Siria y el Líbano. Sin embargo, se ha acusado regularmente al UNRWA de no ceñirse a una función estrictamente humanitaria, sino de cooperación, si no de complicidad, con Hamas. El UNRWA también da a los palestinos la falsa esperanza de que algún día podrán volver a los hogares familiares en Israel que quedaron en 1948 antes incluso de que nacieran la mayoría de los “refugiados”. Sólo unos pocos miles de personas que fueron desplazadas de sus hogares ese año siguen con vida. La mayoría de los habitantes de los territorios palestinos son descendientes de la tercera o cuarta generación de desplazados de esa guerra.

Sin embargo, la Unión Europea, en sus declaraciones oficiales, mantiene la ficción de que los palestinos de Gaza y de otros lugares son “refugiados”:

“Durante más de cuatro décadas, la Unión Europea se ha establecido como un socio estratégico clave para la Agencia, apoyando a la UNRWA en sus esfuerzos por ayudar a los refugiados palestinos a alcanzar su pleno potencial de desarrollo humano a pesar de sus difíciles circunstancias (…) Basándose en décadas de compromiso y asociación, la UE ha mantenido su generoso nivel de apoyo para ayudar a los refugiados palestinos”. [Énfasis añadido]

La UNRWA es una organización de orientación política que contribuye a perpetuar el problema de los refugiados palestinos y el relato del llamado “derecho al retorno”, cuyo objetivo es, de hecho, la destrucción de Israel. El UNRWA debería ser clausurado y su labor llevada a cabo por otros organismos del sistema de las Naciones Unidas, como el PNUD y el UNICEF.

La Unión Europea, de hecho, parece orgullosa de ser “el mayor donante de ayuda exterior a los palestinos”. Desde febrero de 2008 se han desembolsado más de 2.500 millones de euros (2.800 millones de dólares). La Unión Europea proporciona apoyo financiero básico a la Autoridad Palestina (AP), a pesar de que parte del presupuesto de la AP está destinado a los terroristas y a sus familias, lo que en realidad incentiva el terrorismo.

La UE es también uno de los principales contribuyentes a ayudar a la AP a pagar los sueldos de los funcionarios, lo que no podría lograrse sin su apoyo, lo que no sólo convertiría a la AP en el mayor estado de bienestar del mundo, sino que también desincentivaría a la AP para que no se vuelva más autosuficiente. Con los fondos de la Unión Europea, la AP paga a las familias de los terroristas encarcelados en Israel, así como a las familias de los terroristas que han sido asesinados, incluidos los kamikazes. Cuando la AP tuvo que hacer recortes en su presupuesto, subrayó que las reducciones no se aplicarían a los salarios “pagados a los pensionistas y a las familias de los mártires, heridos o prisioneros”. Muchos palestinos consideran a estos prisioneros y a los que murieron durante los ataques terroristas como héroes en su conflicto con Israel y los veneran como mártires. Según la prensa israelí, los estipendios de la AP a los terroristas encarcelados ascienden cada año a unos 138 millones de dólares.

En otras palabras, la Unión Europea, que está oficialmente comprometida con la lucha contra el terrorismo, apoya a la Autoridad Palestina, que apoya a los terroristas y a sus familias. Trata de darle sentido a eso.

El parlamento holandés aprobó una moción el 19 de noviembre, objetando la provisión de fondos a la Autoridad Palestina cuando parte de su presupuesto está destinado a terroristas palestinos encarcelados por Israel. Al hacerlo, no sólo salvó parte del honor de Europa, sino que también es un ejemplo para otros países europeos.

Muchos gobiernos europeos fingen ser amigos de Israel. Deberían dejar de aceptar las políticas de la UE basadas en un consenso mínimo entre 28 países y mostrar más apoyo a Israel, un país rodeado de muchos enemigos y la única democracia de la región. Su apoyo comienza por reconocer a Jerusalem como su capital.

Por: Alain Destexhe / En: Gatestone Institute / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario