La oración judía vuelve a ser permitida en el Monte del Templo

Los adoradores judíos pueden orar en el Monte del Templo con lo que parece ser el consentimiento tácito de las fuerzas policiales en el lugar, observó The Jerusalem Post durante una visita el jueves.


A pesar de la insistencia de la Policía de Israel en que no ha habido ningún cambio en la política de hace décadas, los judíos ahora oran, a plena vista de la policía, de una manera discreta y poco llamativa.

Un alto funcionario del Departamento de Waqf dijo que no estaba al tanto de ningún cambio en el statu quo en el Monte del Templo, pero advirtió que cualquier cambio conduciría a nuevas protestas y provocaría una fuerte respuesta de árabes y musulmanes.

Dirigido por el rabino Eliyahu Weber y cantando alegremente “Subamos al Templo”, un quórum de 10 hombres judíos ascendió al Monte del Templo el jueves por la mañana al comienzo de las horas de visita no musulmanas a las 7:00 a.m. Este reportero se unió al grupo mientras recorría el recinto.

El grupo comenzó el típico recorrido en sentido contrario a las agujas del reloj por el lugar, acompañado, como de costumbre, por varios agentes de policía. Comenzó en la Puerta de los Magrebíes y se abrió paso por el lado oriental de la explanada, deteniéndose en varios puntos y finalmente saliendo de la Puerta de la Cadena por su lado occidental hacia el Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalem.

Al llegar a la puerta oriental del santuario de la Cúpula de la Roca, Weber y el grupo de hombres y dos mujeres judíos se detuvieron entre cinco y diez minutos para recitar la repetición por parte del cantor de la oración central de la Amidá, incluyendo los componentes para la participación congregacional.

Un kohen, miembro de la línea sacerdotal, dio la bendición a los adoradores que es parte del servicio diario de la mañana.

Las oraciones fueron recitadas a plena vista y en la proximidad inmediata de los agentes de policía que escoltaban al grupo alrededor del Monte del Templo, y les dieron a los adoradores el tiempo que necesitaban para completar sus oraciones.

Las oraciones se rezaban de manera deliberadamente discreta, sin la genuflexión que se suele hacer en la oración de la Amidá, y con Weber apoyado en un escalón de piedra para evitar llamar la atención.

Weber dijo que él y sus compañeros de adoración conducen deliberadamente sus oraciones de una manera que “no es extrovertida” o que “antagoniza a la gente”, y la policía no interviene cuando lo hacen de esta manera. “Si hiciéramos esto frente a los oficiales de la Waqf, no sería aceptado, pero esa no es nuestra meta”.

El servicio, una versión truncada del servicio de oración de toda la mañana, se llevó a cabo de una manera muy discreta, pero los adoradores, sin embargo, estaban participando claramente en un servicio de oración judío discernible.

Una vez finalizado el servicio, el grupo continuó con su gira, deteniéndose de nuevo durante 15 o 20 minutos para escuchar una lección de Weber en una página del Talmud.

Weber y otros adoradores rezan el servicio de la mañana todos los días, y el servicio de la tarde también se recita.

En el pasado, la policía expulsaba o detenía rutinariamente a cualquier persona no musulmana que se viera rezando de alguna manera en el lugar sagrado, y esta postura fue respaldada en su mayoría por los tribunales, que dictaminaron que, aunque en teoría la oración judía era legal en el Monte del Templo, la policía tenía derecho a impedirla por razones de seguridad.

El portavoz de la policía, Micky Rosenfeld, negó que hubiera habido algún cambio en la actitud de la policía hacia la oración no musulmana en el lugar sagrado.

“El statu quo es exactamente el mismo en el Monte del Templo”, dijo el jueves al Post. “La política no ha cambiado”.

Toda oración no musulmana ha sido siempre prohibida como el statu quo en el Monte del Templo, prohibido por la policía por temor a que pudiera inflamar las tensiones y provocar disturbios por parte de la población árabe.

Los visitantes judíos al Monte del Templo solían ser tratados con la máxima sospecha por la policía, mientras que los activistas de “Murabitat”, a quienes se les pagaba para que gritaran y acosaran a los visitantes judíos, hacían de la visita al lugar una experiencia extremadamente desagradable.

Los activistas del Monte del Templo Judío han acreditado al actual Ministro de Seguridad Interna Gilad Erdan por hacer que las condiciones en el lugar sean mucho más agradables y acogedoras para los visitantes judíos. El número de visitas de judíos ha aumentado dramáticamente como resultado, de alrededor de 10.000 en 2015 a 29.000 en 2019.

“Nuestro ascenso al Monte del Templo da a conocer el nombre de Dios en el mundo”, dijo Weber, quien es el decano de la Yeshivá del Monte del Templo.

Weber sube al Monte prácticamente todos los días para recitar el servicio matutino con un miniaturista, y dice que lo ha hecho durante muchos meses.

“La esencia de nuestra presencia en el Monte del Templo muestra que este lugar pertenece al pueblo judío”, dijo Weber.

Weber dijo que finalmente desea poder orar de una manera más ordenada y completa, con las postraciones correctas requeridas para la oración en el Monte del Templo, y con el uso de mantones de oración y tefilín, todo lo cual no es posible en la actualidad.

El objetivo final, sin embargo, es reconstruir el Templo.

“El objetivo final es poder ofrecer sacrificios en el Templo”, dice simplemente Weber. “No estamos lidiando con eso ahora mismo porque hay muchas etapas en esto”.

Existe una controversia religiosa con respecto a la oración judía en el Monte del Templo, y mucho menos cuando se trata de trabajar para reconstruir el Templo. El influyente estudioso de la Toráh Maimónides enseñó que el Templo sería construido por el Mesías. Otros eruditos creen que el Templo descenderá de los cielos en la era mesiánica, mientras que el flanco moderno de derechas ha llamado a los judíos a construir el Templo ahora y dar paso al Mesías.

Weber continuó: “Se trata más bien de restaurar la oración en el sitio de una manera ordenada. Me encantaría que fuera mañana, pero ofrecer sacrificios suena un poco más distante”.

Los activistas del Monte del Templo se han embarcado recientemente en una campaña para que el sitio se abra a los visitantes no musulmanes también en Shabbat.

Actualmente, los no musulmanes no pueden visitar el lugar los viernes y sábados, aunque antes del año 2000, las visitas los sábados eran posibles.

Después de la visita de Ariel Sharon al Monte del Templo ese año y el estallido de la Segunda Intifada, el lugar quedó totalmente cerrado a los no musulmanes. Cuando se reabrió en 2003, no se permitían las visitas los sábados.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario