Modelo de negocio integrado trae prosperidad a israelíes y palestinos en Judea y Samaria


Pocas personas saben que los palestinos e israelíes en Judea y Samaria están trabajando para desarrollar un modelo paradigmático de desarrollo económico de prosperidad compartida. Con demasiada frecuencia, Judea y Samaria ha sido descrita como una región plagada de conflictos y guerras. Durante demasiado tiempo se nos ha dicho que israelíes y palestinos sólo pueden operar entre sí en un clásico juego de suma cero; que “el conflicto” define la vida en Judea y Samaria y que la diplomacia de arriba hacia abajo es el único camino para hacer de la región un lugar mejor para israelíes y palestinos.

Con el debido respeto a la sabiduría convencional, la experiencia de nuestros residentes y empresarios de esta región ha sido todo lo contrario. Vemos a israelíes y palestinos no como enemigos sino como vecinos; nuestra prosperidad y dignidad como el ritmo deseado para la vida cotidiana; y el último cuarto de siglo de diplomacia de arriba hacia abajo como un fracaso total.

Desde los Acuerdos de Oslo de 1993, varios intentos de segregación de la población han dado lugar a mercados limitados y a un comercio fuertemente regulado. Estas limitaciones se han acumulado con el tiempo como resultado de las preocupaciones de seguridad de Israel, que limitan la accesibilidad entre ambas poblaciones, y de las políticas antinormalizadoras de la Autoridad Palestina con respecto a Israel, que obstaculizan el éxito y la expansión de las iniciativas empresariales integradas entre las poblaciones. Tras los fracasos de la diplomacia y la decepción de las expectativas insatisfechas, la principal vía viable para avanzar es ahora una oleada de progresos de abajo hacia arriba.

Las mayorías silenciosas de ambas poblaciones no valoran el conflicto. Desafortunadamente, nuestras voces rara vez son escuchadas. Nuestros innovadores y emprendedores comparten una chispa inspiradora, un sentido de propósito que transmite una disposición para superar obstáculos y enfrentarse al mundo. Pero hay circunstancias en las que los obstáculos son omnipresentes, en las que nuestros innovadores chocan con los mismos muros del mercado y el sector se ve obligado a retroceder sistemáticamente en lo que parece ser un intento de obstaculizar las oportunidades de crecimiento mutuo. Teniendo todo en cuenta, a pesar de los obstáculos, las fuerzas del mercado están presionando para que el mañana sea mejor, y nuestros esfuerzos recién coordinados están a punto de dar sus frutos.

Cada día, 120.000 palestinos trabajan en un Israel reconocido internacionalmente y otros 45.000 trabajan en empresas de propiedad israelí en Judea y Samaria. Además, hay 15.000 empresarios palestinos cuyas asociaciones con sus homólogos israelíes son fundamentales para sus modelos de negocio. Reconociendo este éxito actual y el potencial latente de crecimiento, se decidió desarrollar un nuevo marco para medir la productividad.

En el último trimestre de 2017, se co-estableció la Cámara de Comercio e Industria de Judea y Samaria (JS), una organización sin fines de lucro dedicada exclusivamente al desarrollo económico regional. Los primeros 12 meses se centraron en determinar las deficiencias del mercado y las oportunidades no aprovechadas. Los siguientes 12 meses se concentraron en alistar a un grupo inicial de 250 empresas palestinas y 250 empresas israelíes en nuestro proceso compartido de crecimiento económico. Actualmente se está entrando en el tercer año, centrado en las etapas iniciales de la aplicación.

El pasado mes de febrero se celebró en Jerusalem el primer Foro Económico Internacional israeli-palestino, en el que se abordaron las industrias de pilares de la Judea y Samaria con mayor potencial de impacto. También se presentó la Iniciativa de Financiamiento para el Desarrollo Regional, que está diseñada para cultivar inversiones en los campos de manufactura y tecnología, comercio y comercio, turismo, infraestructura y renovación ambiental. Cuanto más se desarrolle un ecosistema empresarial integrado, más predispuesta estará la región y las poblaciones para tener éxito en cada uno de estos campos.

Sin duda, los obstáculos políticos internos siguen dominando el primer plano, y las empresas se mantienen a raya. Desde que se estableció la Sala de JS ha habido oposición por parte de quienes intentan sabotear las asociaciones mutuamente productivas entre israelíes y palestinos, y amenazas y corrupción por parte de quienes tienen envidia de su progreso. Mientras que recurrimos a la acción legal contra la calumnia cuando es necesario, preferimos centrar nuestros esfuerzos en el desarrollo de un mañana más saludable.

De hecho, se prevé un crecimiento medible en un futuro previsible. El mes pasado fuimos bien recibidos por ambos lados del pasillo en el Capitolio, donde informamos a los senadores y miembros del Congreso sobre nuestros esfuerzos. Está previsto que las delegaciones comerciales internacionales visiten la región mensualmente hasta el primer semestre de 2020. Un grupo de empresarios de todo el mundo se ha asociado con nosotros para incentivar nuestro ecosistema empresarial mediante el cultivo de inversiones para innovadores líderes que serán premiados en nuestro segundo foro económico. Y las empresas y los empresarios regionales se están duplicando para convertir estas oportunidades en resultados mensurables.

Las fuerzas del mercado inevitablemente superarán los obstáculos en el camino. En última instancia, se aclararán los conceptos erróneos sobre la región. Y la comunidad empresarial mundial seguirá descubriendo que israelíes y palestinos están invirtiendo en un futuro más productivo, uno al lado del otro, día tras día, en beneficio de las generaciones venideras.

Por: Avi Zimmerman / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario