Nuevo informe predice que Estados Unidos entrará en una guerra en 2020

El nivel de riesgo más alto del informe describió escenarios de impacto “alto” y riesgo “moderado”, incluyendo dos catástrofes en el país: un “ataque cibernético altamente perturbador contra la infraestructura crítica de Estados Unidos, incluyendo sus sistemas electorales” y un “ataque terrorista de bajas masivas contra Estados Unidos o un aliado del tratado dirigido o inspirado por una organización terrorista extranjera”.


Un nuevo informe ha predicho la probabilidad y la gravedad de los conflictos que surjan o empeoren el próximo año en puntos conflictivos de todo el mundo, advirtiendo que es más probable que las crisis desencadenen una respuesta militar estadounidense en 2020 que en cualquier otro momento de la última década.

El Centro de Acción Preventiva del Consejo de Relaciones Exteriores, con sede en Nueva York, publicó el miércoles su Encuesta Anual de Prioridades Preventivas, basando sus hallazgos en las evaluaciones de 500 expertos en política exterior que revisaron “los conflictos actuales y potenciales en base a su probabilidad de ocurrir en el próximo año y su impacto en los intereses de EE.UU.”. Los resultados indicaron un máximo histórico en el descontento mundial que podría afectar los objetivos internacionales de Washington.

“Tal vez como indicación de la creciente preocupación por el estado del mundo, los encuestados calificaron más amenazas que probablemente requieran una respuesta militar de Estados Unidos para 2020 que en cualquier otra Encuesta de Prioridades Preventivas (PPS) de los últimos once años”, concluyeron en el informe el director del centro, Paul B. Stares, y su colega John W. Vessey Jr. “De los treinta conflictos en la encuesta de este año, sólo dos fueron juzgados como de baja probabilidad de ocurrir en el 2020”.

No sólo eso, sino que “las contingencias relacionadas con la seguridad nacional recibieron las clasificaciones más altas este año”, lo que representa un nuevo nivel de amenaza potencial para los Estados Unidos que no se había visto en años anteriores.

A lo largo de 2019, la administración del presidente Donald Trump continuó realizando las llamadas campañas de “máxima presión” contra tres naciones: Irán, Corea del Norte y Venezuela, que parecen endurecer sus posiciones en lugar de capitular. Al mismo tiempo, la relación con los Estados Unidos y con Rusia y China, cada vez más poderosas, también se puso a prueba, lo que suscitó preocupaciones sobre un posible conflicto importante en el Este y el Oeste, a medida que la estabilidad mundial se veía afectada en todos los lugares intermedios.

El nivel de riesgo más alto del informe describió escenarios de impacto “alto” y riesgo “moderado”, incluyendo dos catástrofes en el país: un “ataque cibernético altamente perturbador contra la infraestructura crítica de Estados Unidos, incluyendo sus sistemas electorales” y un “ataque terrorista de bajas masivas contra Estados Unidos o un aliado del tratado dirigido o inspirado por una organización terrorista extranjera”.

Tales eventos que encajan en este proyecto de ley en el extranjero incluyeron tres posibles enfrentamientos en Asia, uno en su oeste y dos en su lejano este. Se trataba de un “enfrentamiento armado entre el Irán y los Estados Unidos o uno de sus aliados por la participación del Irán en conflictos regionales y el apoyo a grupos militantes sustitutivos”, una “grave crisis en la península de Corea tras el colapso de las negociaciones de desnuclearización y la reanudación de las pruebas de misiles de largo alcance” y un “enfrentamiento armado por las zonas marítimas en disputa en el Mar de China Meridional entre China y uno o más demandantes del sudeste asiático”.

En otros lugares, los expertos se preocuparon por “una grave crisis entre Rusia y Ucrania tras el aumento de los combates en el este de Ucrania y/o un importante enfrentamiento militar en las zonas disputadas” y “el deterioro de las condiciones económicas y de seguridad en el Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), lo que ha dado lugar a un aumento de los flujos migratorios de la región”. América Latina, que durante mucho tiempo fue objeto de la intervención de los Estados Unidos contra las corrientes políticas de izquierda, ha estado en un estado particular de malestar en los últimos meses después de una serie de manifestaciones, levantamientos y cambios de gobierno.

Esta región también ha hecho el segundo escalón de los escenarios de primer nivel de impacto “moderado”, pero de riesgo “alto”. Dos de estas amenazas fueron la “Intensificación de la violencia relacionada con el crimen organizado en México” y una “Intensificación de la crisis económica y la inestabilidad política en Venezuela, lo que conduce a más disturbios violentos y a un aumento de los flujos de refugiados”.

En Oriente Medio y sus alrededores, el informe señalaba en esta categoría “la creciente inestabilidad política en Irak, exacerbada por tensiones sectarias subyacentes y el empeoramiento de las condiciones económicas”, una “escalada de la violencia entre Turquía y varios grupos armados kurdos dentro de Turquía y/o en Siria”, la “reimposición violenta y continua del control del gobierno en Siria, que ha provocado más víctimas civiles y ha aumentado las tensiones entre las partes externas del conflicto”, y un “aumento de la violencia y la inestabilidad política en Afganistán, que ha dado lugar a nuevos avances de la insurgencia talibán y a un posible colapso del gobierno”.

Los eventos de la categoría de “alto” impacto y “bajo” riesgo de la segunda categoría implicaban enfrentamientos entre los Estados Unidos y competidores de gran potencia. Tales conflictos fueron un “enfrentamiento militar deliberado o no deliberado entre Rusia y los miembros de la OTAN, derivado del comportamiento asertivo de Rusia en Europa Oriental y una “crisis entre Estados Unidos y China por Taiwán, como resultado de la intensificación de la presión política y económica de China en torno a las elecciones de Taiwán en 2020”.

A continuación, en este nivel, hubo tres casos en los que el impacto y el riesgo se consideraron “moderados”. Estos fueron: “una severa confrontación militar India-Pakistán desencadenó

por un importante ataque terrorista o un mayor descontento en la Cachemira administrada por la India”, “Intensificación de los enfrentamientos entre Israel y las fuerzas apoyadas por Irán, incluido Hezbolá, en el Líbano y/o Siria”, “Intensificación de las tensiones entre israelíes y palestinos, lo que ha dado lugar a ataques contra civiles, protestas generalizadas y enfrentamientos armados, una “aguda crisis humanitaria en Haití causada por la creciente inestabilidad política y el estancamiento económico” y un “Empeoramiento de la guerra civil en Yemen, exacerbado por la continua intervención extranjera”.

El tercer nivel implicaba completamente cuestiones de “bajo” impacto y “moderado” riesgo. La mayoría de ellos implicaban una violencia creciente y una mayor estabilidad política en todo el continente africano, como en Burundi, la República Centroafricana, Libia, Nigeria, Somalia y las naciones del Sahel de Burkina Faso, Malí y Níger, así como en la República Democrática del Congo, donde el informe advertía específicamente que la propagación del virus del Ébola podría provocar tales disturbios.

Los encuestados también expresaron su preocupación por las tensiones que están surgiendo en los Estados balcánicos de Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia. También en Myanmar, los expertos señalaron el potencial de violencia sectaria, especialmente por parte de las fuerzas de seguridad contra la minoría musulmana rohingya y “el aumento de las tensiones en torno a la repatriación de los refugiados de Bangladesh”.

Como señala el informe, Estados Unidos sigue siendo considerado el país más poderoso del mundo, pero sus principales rivales, Rusia y China, están ganando en campos clave y las intervenciones abiertas y costosas en todo el mundo han provocado a veces más inestabilidad que beneficios. La probabilidad de los resultados potenciales que figuran en el informe del Centro de Acción Preventiva de este año varían, pero la probabilidad de que el mundo arrastre el conflicto mundial de este año era casi segura.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario