Partidarios de Hezbolá intentan asaltar la plaza en Beirut

El lunes por la noche, las tropas libanesas lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los partidarios de los grupos Hezbolá y Amal que trataron de asaltar una plaza en Beirut en respuesta a un video que supuestamente ofendió a figuras chiítas, dijeron testigos y reportes de los medios de comunicación, según informó Reuters.


Cientos de jóvenes en motocicletas agitando sus banderas se reunieron en el centro de Beirut cantando “Shiites, Shiites” y prendiendo fuego a las llantas. Lanzaron piedras y fuegos artificiales contra las fuerzas de seguridad que se encontraban cerca, dijeron los testigos.

Ignorando los llamados a la moderación por parte de los políticos, los jóvenes intentaron romper un cordón de seguridad para asaltar la plaza donde los manifestantes han levantado tiendas de campaña como parte de una protesta antigubernamental que se ha estado llevando a cabo durante semanas, según Reuters.

En las cercanías de la zona, cerca de una carretera principal que une las secciones este y oeste de la capital, decenas de jóvenes habían quemado neumáticos, destrozado edificios de oficinas y quemado varios automóviles, con cobertura en vivo por las estaciones de televisión locales.

Los manifestantes acampados en la plaza han sido blanco de grupos chiítas en el pasado, enfurecidos por cánticos contra sus líderes políticos, aunque la última violencia fue de naturaleza abiertamente sectaria.

El Líbano ha sufrido protestas desde el 17 de octubre, y los manifestantes exigen que se ponga fin a la corrupción generalizada y a la mala gestión de la clase política que ha gobernado durante tres décadas.

Las protestas en el Líbano se iniciaron originalmente en respuesta a lo que se ha dado en llamar el “Impuesto WhatsApp”, en el que se habría cobrado una tasa diaria de 20 céntimos por los usuarios de aplicaciones de mensajería. Más tarde, el impuesto fue eliminado, pero las protestas han continuado y se han transformado en una movilización callejera intersectorial contra un sistema político que se considera corrupto y quebrado.

Las protestas obligaron al gobierno del primer ministro Saad Hariri a dimitir el 29 de octubre. Los políticos no han logrado ponerse de acuerdo sobre un nuevo Gabinete desde entonces, a pesar del rápido deterioro de la crisis económica y financiera.

El estancamiento dio un giro violento el fin de semana, cuando Beirut quedó nublada con gas lacrimógeno cuando las fuerzas de seguridad se enfrentaron con manifestantes que culpan a la élite gobernante por la corrupción y el mal gobierno. Docenas de personas resultaron heridas.

Hezbolá, que tiene una fuerte presencia política en el Líbano, es una parte importante del gabinete, después de que el grupo y sus aliados obtuvieran más de la mitad de los escaños del parlamento libanés de 128 miembros en las elecciones de mayo pasado.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario