Reconstrucción israelí de antiguo rostro humano gana premio en el concurso “Revelación del Año”

La prestigiosa revista científica Science anunció el jueves que la reconstrucción por parte de científicos israelíes del rostro de una niña antigua, prima esquiva de los humanos modernos y de los neandertales, ha ganado la categoría de “Elección del Pueblo” de su concurso “Revelación del Año”.


Los investigadores de la Universidad Hebrea, Prof. Liran Carmel y el Dr. David Gokhman, utilizaron el ADN de los restos excavados para dar un rostro al pariente antiguo más “nuevo” de la humanidad, los Denisovanos, y lo produjeron a partir del parecido de una adolescente que probablemente vivió hace unos 70.000 años.

En una ronda final de votación que se cerró a medianoche del lunes, la investigación israelí ganó 49 por ciento de los 34.000 votos en línea, superando a los otros tres candidatos. Fue nombrada entre cuatro finalistas, incluyendo el descubrimiento de nuevos medicamentos para el Ébola, una técnica que hizo “visible” un agujero negro, y un nuevo medicamento para la fibrosis quística.

La imagen de los agujeros negros ganó el título de Revelación del Año de la revista Science.

“Estamos profundamente conmovidos por este honor y agradecidos con aquellos que nos apoyaron”, dijo Carmel en una declaración de la Universidad Hebrea. “Es sorprendente cómo los descubrimientos científicos, incluso aquellos relacionados con personas que vivieron hace más de 100.000 años, todavía cautivan la imaginación de la gente en todo el mundo”.

Descubiertos por primera vez en una cueva de Siberia en 2008, los Denisovanos coexistieron con los Neandertales y el Homo sapiens moderno hace unos 100.000 años. Sin embargo, a diferencia de sus parientes neandertales, la escasez de restos de Denisovan verificados, y su estado altamente fragmentado, ha hecho imposible hasta ahora crear una imagen anatómica de este hombre primitivo.

La innovadora técnica israelí elegida por los lectores de Science, que se publicó por primera vez en la prestigiosa revista Cell a mediados de septiembre, ayudó a levantar finalmente el velo.

El modelo de Carmel y Gokhman “le dio al mundo un vistazo a este ancestro casi desconocido de los humanos de hoy en día”, dijo la universidad.

Descubrieron un método para reconstruir el aspecto de nuestros parientes de hace mucho tiempo, utilizando la secuencia de código abierto del antiguo ADN de Denisovan tomado de un solo fragmento de hueso. Los profesores Eran Meshorer de la Universidad Hebrea, Yoel Rak de la Universidad de Tel Aviv, y Tomas Marques-Bonet del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona también contribuyeron al estudio.

“Los Denisovanos han perseguido a los investigadores de la evolución humana durante 10 años”, escribió la revista Science Magazine en su página web sobre la investigación.

Al reconstruir el rostro de la niña, los investigadores “concluyeron que se habría parecido mucho a un neandertal, con una pelvis ancha, frente inclinada y mandíbula inferior saliente”, escribió la revista. “Pero también tenía un rostro más ancho que los humanos modernos o los neandertales, y un arco de dientes más largo a lo largo del hueso de su mandíbula”.

Después de unos 40 años de excavaciones en el valle del río Anui, en Siberia, los científicos descubrieron en 2008 los restos de una forma humana antigua hasta entonces desconocida. En aquel momento, sólo un fragmento de hueso microscópico, que fue sometido a un análisis de ADN en Alemania junto con el resto de los hallazgos de la cueva, resultó ser de un humano que no era ni neandertal ni homo sapiens.

Después de ese primer fragmento diminuto, que formaba parte de un dedo meñique, se descubrieron otros pocos fragmentos de hueso de Denisovan claramente determinados, incluyendo algunos dientes y recientemente una mandíbula en el Tíbet. Pero el ADN de los denisovanos todavía existe en los humanos modernos, incluyendo alrededor del seis por ciento de los aborígenes australianos, malayos y algunas otras poblaciones del sudeste asiático. Puede ser parte de las notables diferencias genéticas observadas en inuits y tibetanos que permiten a sus cuerpos manejar mejor el frío extremo y las grandes alturas, dijeron los investigadores israelíes.

De acuerdo con Carmel, hablando en un anuncio de septiembre de los hallazgos, el análisis de ADN por sí solo no habría permitido a los científicos reconstruir las características físicas de los humanos antiguos, más allá de la vaga información sobre sus rasgos, que incluían el pelo, los ojos y la piel de color medio a oscuro.

En cambio, los investigadores israelíes tuvieron que reconstruir las formas en que esos genes se expresaban en el organismo vivo.

Para llegar a la forma en que un esqueleto es influenciado por el interruptor de metilación de ciertos genes, el equipo de científicos cotejó las características físicas con una base de datos de enfermedades de un solo gen, ya que algunos trastornos “monogénicos” pueden apuntar a cambios en la estructura ósea, como una pequeña pelvis.

A lo largo de un estudio de tres años, el equipo probó su teoría elaborando las características físicas de los neandertales, el Homo sapiens y los chimpancés en función de sus patrones de metilación. Sus predicciones tuvieron una precisión del 85%.

El equipo aplicó la metodología de metilación a los Denisovanos y encontró 56 rasgos anatómicos que eran diferentes de los de los humanos modernos y los Neandertales, 34 de los cuales estaban en el cráneo, y que probablemente incluían un arco dental más largo, sin mentón y cráneos muy anchos.

Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario