¿Rusia tiene líneas rojas en Siria? Por Ali Demirdas


El reciente acuerdo entre Rusia y Turquía en Sochi, a la vez que elevaba el papel de Moscú como uno de los agentes decisivos del poder, formalizó la menguante presencia de Estados Unidos en el noreste de Siria. Con el acuerdo, la presencia del ejército ruso y del ejército de Damasco se extiende a través del este del río Éufrates, lo cual es una novedad desde 2015. Aunque el acuerdo de Sochi se ve como otra victoria para Putin (que aspira a revivir los días de gloria del Imperio Soviético) lo que viene después puede ser potencialmente perjudicial para sus grandiosos planes.

A petición oficial del presidente sirio Bashar al-Assad, la participación militar de Moscú en la guerra civil siria comenzó en septiembre de 2015. El objetivo de apoyar a Assad y ayudarle a recuperar los territorios perdidos al oeste del río Éufrates, excepto los de Afrin, Jarablus y Al-Bab, que están en manos de los turcos, fue ampliamente alcanzado con el abrumador poder aéreo de Rusia, bombardeando indiscriminadamente y destruyendo ciudades controladas por los rebeldes como Ghouta Oriental, Alepo Oriental, Palmira y Homs. Se estima que treinta y cuatro mil salidas han destruido más de noventa y seis mil objetivos a finales de 2017. En la campaña aérea de dos años, la participación de la infantería rusa siguió siendo mínima y a nivel de asesoramiento en tierra. Sin embargo, el reciente Acuerdo de Sochi cambió esto. Según la quinta cláusula del acuerdo, se realizarán patrullas conjuntas ruso-turcas y ruso-sirias a lo largo de la frontera turca. Esto significa aumentar el número de botas rusas sobre el terreno. Por primera vez, los soldados rusos comenzarán a patrullar al este del Éufrates, fuera de su zona de confort. Esto debería preocupar a Moscú.

Si hay algo que puede hacer que el presidente ruso Vladimir Putin pierda el sueño, es la erupción de una insurgencia independentista islámica, particularmente en la región del Cáucaso dominada por los chechenos, que en la década de 1990, enseñó a Rusia serias lecciones. Justificando los ataques aéreos indiscriminados, Putin dijo en 2015: “Más de 2.000 combatientes de Rusia y de las ex repúblicas soviéticas están en el territorio de Siria. Existe la amenaza de que regresen a nosotros”. Así que, en lugar de esperar su regreso, es mejor que luchemos contra ellos en territorio sirio”. En 2017, se creía que este número era de alrededor de cuatro mil. El aumento de la huella militar de la infantería rusa en Siria aumenta inevitablemente las posibilidades de ataques contra sus soldados. Las fuerzas armadas sirias están ahora agotadas después de una guerra de ocho años en Siria y no están en posición de reintroducir la autoridad de Damasco en las áreas remotas del país. Por lo tanto, es probable que Moscú envíe más tropas. Esto significa que será aún más probable que el personal militar ruso esté expuesto a ataques. Sólo debería hacer falta un ataque con IED altamente publicitado y varias bajas rusas para que Putin empiece a caer en una espiral descendente, que recuerde al Afganistán de los años 80 y a la Chechenia de los 90. Hay que tener en cuenta que tal predicamento puede desencadenar otra insurgencia en casa, donde la inquieta región del Cáucaso es ya una olla a presión controlada por los compinches de Putin, como Ramzan Kadyrov. Evidentemente, Putin debe ser consciente de esto ya que su elección de infantería para la patrulla conjunta a lo largo de la frontera turca es de trescientos policías militares rusos de la región de Chechenia. Por último, nadie sabe cómo va a funcionar el apoyo al dictador chiíta de Siria cuando utilice soldados de la región suní más dura de Rusia. Sus repercusiones en casa están por verse.

La creciente y continua implicación en Siria también va a suponer una carga financiera, agotando la ya vacilante economía rusa. Con los campos petrolíferos de Siria en la región de Deir ez-Zor ahora bajo control estadounidense, a Putin no le queda mucho en Siria para compensar el coste. Tampoco puede confiar mucho en su aliado Irán. Con su economía enferma pasando factura en casa, se estima que Teherán ha gastado entre 6 y 8 mil millones de dólares anuales para asegurar la supervivencia de Assad. Esto se ha manifestado en los manifestantes iraníes que cantan “¡Salgan de Siria! Piensa en nuestra difícil situación”. Moscú ha tenido que recortar la educación, la atención sanitaria y otros fondos sociales en su país para apoyar su guerra en Siria. Además de Siria, desde 2008, Rusia se ha comprometido en costosas intervenciones militares en Georgia, Ucrania y Crimea. Por ejemplo, en Crimea, el Kremlin ha invertido más de 5.000 millones de dólares en proyectos de infraestructura, incluyendo carreteras, hospitales y escuelas. Además, Putin ha vertido fondos en Venezuela para mantener a Nicolás Maduro en el poder en un esfuerzo por no perder la inversión de Rusia allí, que se estima en unos 25.000 millones de dólares.

Esas campañas y aspiraciones de grandes potencias no son las únicas cosas que han supuesto costes materiales para la economía rusa. Los analistas de Bloomberg Economics estiman que las sanciones, en particular las debidas a la invasión de Crimea, han restado hasta un 6 por ciento a la economía rusa en los últimos cinco años. Todo esto ha comenzado a tener un impacto negativo en el legado de Putin en su país. El deterioro de la economía, la corrupción, la triste realidad demográfica y el aumento de la edad de jubilación llevaron a los rusos a tomar las calles. Particularmente llamativo es que en septiembre, el partido Rusia Unida de Putin sufrió grandes pérdidas en las elecciones al parlamento de la ciudad de Moscú. Y esto ocurrió a pesar de la represión generalizada de la oposición. A principios de este año, la encuesta realizada por el Centro de Investigación de la Opinión Pública del estado ruso situó la confianza pública en Putin en un 33 por ciento, que es el nivel más bajo desde 2006.

La reciente retirada estadounidense del noreste de Siria y el subsiguiente desbordamiento ruso en la región han reforzado la noción de que Putin es “el nuevo sheriff de Siria”. Parece más fuerte que nunca. Desafortunadamente, al haberse estirado en sus grandes aspiraciones de poder, Rusia puede haber alcanzado sus límites en Siria. Por lo tanto, la decisión de Donald Trump de retirar las tropas estadounidenses puede marcar el comienzo de una era de interminables guerras rusas.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario