Cazas de combate israelíes sufrieron daños debido a inundaciones

Varios cazas de combate sufrieron daños la semana pasada cuando las fuertes lluvias inundaron sus hangares, reconocieron los militares el domingo, informó Canal 12 el domingo por la noche.


Se esperaba que las reparaciones costaran decenas de millones de shekels.

“Varios aviones fueron dañados. Serán reparados y volverán a volar en los próximos días”, dijo el ejército.

La semana pasada hubo grandes inundaciones en la costa y en el desierto del Negev. Según las Fuerzas de Defensa de Israel, una base aérea no revelada en el sur de Israel fue duramente golpeada por la tormenta al inundarse los arroyos cercanos, enviando enormes volúmenes de agua de lluvia hacia los hangares cubiertos donde se almacenaban los aviones de combate.

Una fotografía de uno de los aviones, un caza de combate F-16, en un hangar inundado se difundió ampliamente en los medios sociales el domingo por la noche después de que el censor militar permitió que los medios de comunicación israelíes informaran sobre el incidente.

Los militares no especificaron el número exacto y las variedades de aviones dañados por la inundación.

Las noticias del Canal 12 informaron que también fue necesario rescatar a varios mecánicos de los hangares inundados, cuyas aguas alcanzaban más de un metro y medio (4.5 pies) de profundidad. Las FDI no confirmaron inmediatamente ese informe, pero dijeron que ningún soldado resultó herido en la inundación.

Los militares dijeron que el personal de la base de la fuerza aérea bombeó el agua de lluvia de los hangares durante el fin de semana.

El miércoles pasado, un hombre israelí, Moti Ben Shabbat, de 38 años, murió a causa de las aguas de la inundación en el norte, cuando intentaba rescatar a una madre y a su hijo atrapados en su coche. A principios de este mes, dos personas murieron en Tel Aviv, después de quedar atrapadas en un ascensor inundado.

La muerte de Shabat fue la séptima en una temporada en la que algunas zonas del país se han visto inundadas repetidamente por los aguaceros.

Las lluvias causaron extensas inundaciones en Nahariya, una ciudad costera de unos 50.000 habitantes cercana a la frontera con el Líbano.

Se utilizaron tractores y vehículos militares para ayudar a transportar a los residentes a través de las calles llenas de agua cuando quedaron atrapados por la crecida de las aguas.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario