Dejemos el “no” a los palestinos. Israel debe decir “sí”. Por Ben-Dror Yemini


No es necesario entrar en los detalles de la propuesta del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para saber que no conducirá a un acuerdo de paz. Pero es probable que conduzca a algún tipo de acuerdo que requiera la participación activa de ambas partes.

Los palestinos ya han declarado que rechazarán cualquier plan de paz propuesto por la actual administración estadounidense.

No hay nada nuevo al respecto. En el pasado, los palestinos se han negado a aceptar las ofertas de un Estado soberano para el 95% de los territorios en disputa y otro 5% en intercambios de tierras, gran parte del este de Jerusalem y una solución económica para los refugiados palestinos.

Sin duda, rechazarían una oferta que les concediera mucho menos.

Un acuerdo basado en el llamado acuerdo del siglo es ciertamente posible, porque si Israel se comporta adecuadamente, puede obtener el apoyo de la comunidad internacional e incluso algún apoyo en el mundo árabe.

El plan de paz de Trump también parece contener una referencia a un “Estado palestino”, cuya existencia ya había sido acordada por el primer ministro Benjamin Netanyahu en su discurso de 2009 en la Universidad de Bar Ilan y de nuevo en 2014 durante las conversaciones con el entonces secretario de Estado estadounidense John Kerry.

El Acuerdo del Siglo ofrece a Israel más que cualquier otra propuesta de paz presentada en las dos últimas décadas, y mucho menos a los palestinos.

¿Es eso justo? Bueno, en las últimas décadas los palestinos se han acostumbrado a recibir una oferta mejorada cada vez que rechazan otra.

En 2009, el diplomático palestino Saeb Erekat explicó al periódico jordano Ad-Dustour por qué los palestinos decidieron rechazar una oferta muy generosa del entonces Primer Ministro Ehud Olmert un año antes.

“Ehud Barak nos ofreció el 90% [de los territorios en disputa] y Olmert el 100%. ¿Por qué deberíamos apresurarnos?” dijo Erekat.

El plan de paz de Trump parece estar rompiendo este patrón y el muro de la arrogancia palestina. ¿Rechazó el 90%? 100%? No hay problema. Volvamos al 60%.

No habrá un Estado palestino en el futuro inmediato, pero Israel tiene una oportunidad histórica de crear una realidad en la que el principio de separación es fundamental. Los poblados permanecerán bajo el dominio israelí, al igual que el Valle del Jordán.

El acuerdo también supuestamente hace hincapié en que cualquier posible Estado palestino será desmilitarizado. Si los palestinos lo quieren, lo conseguirán. Si no lo hacen, el Estado palestino sólo existirá en el papel.

Ha existido desde la Comisión Peal, la Comisión Real Británica de Investigación nombrada en 1936 para investigar las causas de los disturbios en Palestina bajo el Mandato.

Se suponía que el Estado judío debería ocupar sólo el 17% del territorio al este del río Jordán. En una conferencia celebrada en San Remo en 1920, después de la Segunda Guerra Mundial, sólo el 4% del territorio estaba destinado a una casa nacional para el pueblo judío.

Los árabes se negaron a aceptar estas ofertas, y desde entonces han rechazado cualquier oferta. Ha llegado el momento de que paguen el precio de sus repetidas negativas. ¡No más concesiones!

El lado judío siempre ha estado más preocupado por la demografía que por la geografía, y por esta razón siempre ha florecido. Los palestinos han hecho lo contrario.

La ley israelí durante muchos años buscó cambiar el curso de la historia, insistiendo en la expansión de las fronteras geográficas y comprometiendo la visión sionista de un Estado con una mayoría judía. Este problema sólo empeorará si la ley israelí dice “no” al acuerdo del siglo.

Podemos asumir que los palestinos no serán los únicos en decir “no” al plan de paz. Los partidos de la izquierda israelí e internacional se unirán a ellos para intentar formar una coalición contra esta propuesta.

No tiene sentido unirse a una coalición de especialistas sólo para decir “no” y culpar a Israel.

Los gobiernos anteriores han aceptado propuestas de paz que han sido mucho más generosas con los palestinos. Por lo tanto, un plan que ofrece menos a los palestinos y más a los israelíes debe ser absolutamente aceptado.

Es mucho más importante avanzar en un plan que le dé a Israel tanto el control sobre su seguridad como sobre su división demográfica. Es importante que esta propuesta sea implementada, estén o no involucrados los americanos. Esto garantizará una mayoría judía y evitará la creación de un estado binacional.

Dejemos el “no” a los palestinos. Israel debe decir que sí.

Artículo de Ben-Dror Yemini en Ynet News | Traduce: Noticias de Israel en español
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario