El avión ucraniano derribado se ha convertido en el “Chernobyl” de Irán


Es difícil estimar el impacto que el derribo del avión ucraniano, y especialmente la conducta deslucida que tuvieron las autoridades de Irán como resultado del incidente por parte de la población iraní.

Las emociones provocadas por la muerte del general Qassem Soleimani la semana pasada fueron rápidamente reemplazadas por la ira e indignación pública dirigida al gobierno de Irán después de que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria admitiera que estaba detrás del derribo accidental del avión de pasajeros.

El general Amir Ali Hajizadeh, comandante de la Fuerza Aeroespacial del IRGC, incluso se puso de pie frente a las cámaras y dijo que desearía haber muerto en lugar de los que se incendiaron.

Por su sinceridad y su disposición a asumir la culpa de los 176 pasajeros muertos, Hajizadeh recibió cierta gratitud pública.

La ira del público se dirige principalmente a las autoridades -que intentaron durante tres días ocultar la verdad y encubrir el incidente- y a los medios de comunicación estatales que cooperaron con los funcionarios.

En los últimos años, la confianza entre el público y los gobernantes de la República Islámica, así como con los medios de comunicación estatales, se ha erosionado significativamente.

Los sondeos de opinión realizados recientemente en el país, mostraron que la mayoría de los ciudadanos confían más en los medios de comunicación en lengua persa con base en el extranjero que en los medios con base en Irán.

Otro signo de la desconfianza pública en los políticos de Irán son los llamamientos públicos para que los “conservadores, reformistas” dejen sus cargos, que en los últimos dos años se han ido haciendo cada vez más fuertes.

Un artículo de opinión publicado en un sitio de noticias de Irán llegó incluso a decir que mientras que la aerolínea ucraniana sufrió el impacto de un solo misil, la confianza del público en las autoridades sufrió un impacto equivalente a mil.

Sadegh Zibakalam, un académico iraní que cumplió 18 meses de prisión por criticar al régimen, comparó la conducta de la República Islámica después del trágico incidente con la de Estados Unidos después de que la marina estadounidense derribara accidentalmente el vuelo 655 de Iran Air sobre el Golfo Pérsico en julio de 1988, lo que provocó 290 muertes.

Aunque Washington finalmente asumió la responsabilidad de ese incidente, el régimen iraní mintió durante tres días y propagó teorías de conspiración, dijo Zibakalam.

Los medios estatales iraníes intentaron el sábado disminuir la participación del líder supremo iraní Alí Jamenei y del presidente Hassan Rouhani en el incidente, informando que ambos líderes recibieron informes sobre el derribo sólo 48 horas después de que ocurriera.

El público de Irán, sin embargo, no puede entender qué es peor: la posibilidad de que el líder supremo y el presidente no recibieran información crucial sobre un tema tan delicado por parte de los funcionarios de la Guardia Revolucionaria, o la posibilidad de que los tres supieran del incidente y se confabularan para iniciar un encubrimiento.

Los manifestantes salieron a las calles de Teherán el sábado por la noche para expresar su descontento con el gobierno, y algunos usaron un hashtag “Chernóbil de Irán” en los medios sociales para describir el horrible incidente.

Y tal vez, al igual que el accidente nuclear en Ucrania hace más de 30 años predijo el colapso de la Unión Soviética – que conspiró para ocultar la magnitud del desastre – el derribo del avión ucraniano sea un paso más que lleve al colapso de la República Islámica.

Por: Raz Zimmt / En: Ynet News / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario