El miedo al coronavirus invade Medio Oriente

El Oriente Medio se une a la comunidad mundial en su pánico por una posible epidemia de coronavirus. El mortal virus se originó en la provincia china de Wuhan y hasta ahora es responsable de por lo menos 82 muertes en todo el mundo.


El profesor Allon Moses, presidente del Departamento de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Hadassah de la Universidad Hebrea, dice que el coronavirus es similar a la gripe y al SARS, un virus que se originó en China en 2003. Añade que la falta de información sobre el nuevo virus está alimentando los temores.

Una vez que sepamos la magnitud del peligro, es decir, cuán infeccioso es el virus, cuántas personas lo han contraído, cuál es la morbilidad y la mortalidad de la enfermedad, entonces no estaremos tan aterrorizados”. Pero va a llevar algún tiempo”, dijo Moses a The Media Line.

“Algunas cosas están claras”, dijo. “Probablemente vino de los animales. Puede propagarse de persona a persona, y el personal del hospital está en peligro. Ya sabemos de un médico en China que murió”.

Los países del Golfo, que suelen servir de escala para los vuelos que se dirigen a China y a Oriente y viceversa, están adoptando importantes medidas preventivas para detener la propagación del virus.

Abdul Rahman Mohammed Al Oweis, ministro de salud de los Emiratos Árabes Unidos, anunció el 26 de enero que, si bien no había casos confirmados de coronavirus en el país, su gobierno no correría ningún riesgo.

Los aeropuertos de Dubai y Abu Dhabi están examinando a los pasajeros que llegan de China para detectar fiebre. Los aeropuertos de Kuwait y Bahrein también han puesto en práctica ese procedimiento.

“Las personas que visitan desde China con síntomas como fiebre, tos, dolor de garganta, secreción nasal y dificultades respiratorias reciben una ambulancia si llaman al 998”, dijo Mohammed Maved, de la Autoridad Sanitaria de Dubai, a The Media Line.

El Ministerio de Salud de Israel ha publicado un comunicado de prensa en el que se afirma: “Recomendamos al público que evite viajes innecesarios a China… …y que esté en contacto constante con la Organización Mundial de la Salud y las autoridades sanitarias del mundo”.

El Dr. Hagai Levine, presidente de la Asociación Israelí de Médicos de Salud Pública de la Asociación Médica de Israel, comentó la capacidad de Israel para hacer frente al nuevo virus.

“Básicamente, estamos bastante preparados y experimentados”, dijo a The Media Line. “Sin embargo, el virus está cambiando todo el tiempo y podría sorprendernos. A nivel profesional estamos preparados, pero a nivel de recursos, en términos de camas de hospital y enfermeras de salud pública, por ejemplo, no lo estamos”.

En su comunicado de prensa, el Ministerio de Salud subrayó que un turista actualmente hospitalizado en los Territorios Palestinos no tenía el coronavirus.

Tareef Ashour, portavoz del Ministerio de Salud palestino, dijo a The Media Line que Palestina formaba parte de la Organización Mundial de la Salud y se comprometía a cumplir las normas que propone la OMS.

“Palestina está trabajando en una campaña de concienciación sobre la higiene desde la primera gripe”, señaló.

Cuando se trata de prevenir la propagación del coronavirus, Moses, del Centro Médico Hadassah, cree que las mejores opciones son las cuarentenas y las pruebas de diagnóstico que ya están disponibles.

“La forma de detener una epidemia como ésta es contener la enfermedad, poner a los pacientes en aislamiento y evitar salir del área donde está la enfermedad”, dijo.

Moses explicó que no había ninguna vacuna para prevenir el coronavirus y ningún régimen de medicamentos para tratarlo. Estuvo de acuerdo con el cierre que el gobierno chino puso en Wuhan y en las ciudades cercanas.

“Es muy difícil imponer un toque de queda a 50 millones de habitantes, y parece que los chinos lo están haciendo”, dijo.

Sin embargo, el Dr. Yonatan Freeman, del departamento de ciencias políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén, no está de acuerdo con la eficacia de tales esfuerzos.

“Wuhan se ha vuelto mucho más internacional y mucho más interconectado a China y al mundo en términos de su transporte y negocios”, dijo a The Media Line. “La capacidad de China de cerrar toda la ciudad para que nadie pueda entrar o salir es algo con lo que no podemos contar”.

Freeman señala que aunque China ha sido más abierta sobre el coronavirus de 2019 que con el SARS, las limitadas libertades de prensa en el país hacen imposible conocer realmente el alcance total del virus allí.

“No sabemos realmente lo que está pasando en esa ciudad o incluso en China porque el sistema no es tan liberal como los de Occidente”, dijo.

Mientras tanto, El Al, la aerolínea nacional de Israel, ha anunciado que los clientes podrían cancelar sus vuelos a China sin una sanción financiera.

Por: Dima Abumaria / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel en español
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario