El plan de Trump busca llevar a la mesa de negociaciones a la Autoridad Palestina

El plan de paz de la administración Trump para Oriente Medio, oficialmente llamado “Paz para la prosperidad”: Una visión para mejorar las vidas de los pueblos palestino e israelí” pero más conocido como el “Acuerdo del siglo”, se dio por muerto al llegar, incluso en las primeras etapas de su planificación, después de que el Presidente Trump reconociera a Jerusalem como la capital de Israel.


Las insinuaciones de altos funcionarios de los Estados Unidos, incluido el Embajador de los Estados Unidos en Israel David Friedman, de que el plan incluiría la anexión por parte de Israel de grandes franjas de Judea y Samaria y la retención de todas las ciudades israelíes de la zona, alimentaron aún más la opinión de que el plan de la administración no tendría ninguna posibilidad de ganarse a Ramallah, que en el pasado ha rechazado propuestas mucho más favorables.

Una vez que el plan se dio a conocer el martes, y quedó claro que el plan no sólo permitiría a Israel tener todas sus ciudades en Judea y Samaria, sino incluso anexarlas en un futuro próximo, la avalancha de protestas que se estaban gestando en las ciudades de la Autoridad Palestina durante gran parte del día estalló en disturbios, lo que refleja el rechazo de la Autoridad Palestina al plan Trump.

Dado que Israel retiene aproximadamente el 30% de Judea y Samaria y obtiene el reconocimiento de los Estados Unidos para su anexión inmediatamente, antes de que se firme cualquier acuerdo con la Autoridad Palestina, algunos han interpretado el plan Trump como un gesto simbólico, uno destinado a conceder a Israel su objetivo largamente deseado de establecer su frontera oriental, al tiempo que hace una oferta a la AP que la administración Trump sabe de antemano que Ramallah rechazará.

Aunque a primera vista esta opinión parece tener sentido, una inmersión más profunda en los detalles del plan sugiere que es totalmente erróneo.

Lo que Israel obtiene

En primer lugar, es necesario un cierto contexto.

Según el plan Trump, al que la administración se refiere como “La Visión”, Israel recibe condiciones mucho más favorables que las ofrecidas en anteriores propuestas de estatuto definitivo.

Israel conservará el control de la seguridad en toda la zona al oeste del río Jordán, y el Estado palestino propuesto por Trump se desmilitarizará, lo que refleja una demanda israelí de larga data.


Además, la Autoridad Palestina debe desarmar a Hamas y desmilitarizar completamente la Franja de Gaza – otra demanda israelí, y que no se logra fácilmente.

Además, el plan exige a la Autoridad Palestina que ponga fin a su incitación antiisraelí, así como a su financiación de los terroristas encarcelados y de las familias de los terroristas muertos durante los ataques contra los israelíes.

Y con el plan, los EE.UU. rechazan la idea de un “derecho al retorno” palestino a Israel antes de 1967.

Pero quizás lo más significativo es que Israel no sólo puede retener todas sus ciudades en Judea y Samaria y anexarlas, sino que puede hacerlo sin llegar a un acuerdo con la Autoridad Palestina.

Alrededor del treinta por ciento de la tierra en Judea y Samaria pasaría a formar parte del Estado de Israel, en comparación con menos del diez por ciento en las propuestas anteriores de EE.UU.

Lo que Israel da

Aunque la propuesta va más allá de los planes de paz anteriores de EE.UU. en cuanto a satisfacer las necesidades de Israel, tanto en términos de seguridad como de territorio, no es nada fácil para el Estado judío.

Menos publicitados son los requisitos del plan de que Israel entregue tierras a un futuro Estado palestino, si se establece, en cantidades iguales a las tierras que obtuvo mediante la anexión en Judea y Samaria.

Esos intercambios de tierras no son nuevos en los acuerdos de estatuto definitivo propuestos, pero con una mayor anexión se producen mayores concesiones de tierras del Israel anterior a 1967. Los intercambios de tierras en el nuevo plan de paz incluirían grandes enclaves palestinos en el Neguev para zonas industriales, granjas e incluso zonas residenciales. El plan también sugiere que Israel entregue el Triángulo de Wadi Ara, una zona predominantemente árabe en el centro de Israel.

Si se llega a un acuerdo sobre el estatuto definitivo, Israel también concederá a un Estado palestino el derecho a construir un túnel desde la Franja de Gaza hasta Judea, que unirá Judea – Samaria con Gaza.

Además, el Estado palestino tendrá derecho a utilizar los puertos de Ashdod y Haifa, así como derechos para desarrollar la costa norte del Mar Muerto en una zona turística, es decir, en un territorio que, según el plan, se convertirá en tierra israelí soberana. Los ciudadanos del nuevo Estado de Palestina tendrán pleno acceso a esta zona, supuestamente bajo la soberanía israelí.

El estatuto de Jerusalem

Tal vez el tema más polémico, el futuro de Jerusalem, no fue, sorprendentemente, claramente abordado en el discurso del Presidente Trump el martes, incluso cuando discutió su futuro.

Aparentemente contradiciéndose a sí mismo, Trump prometió que la ciudad permanecería indivisa como la capital de Israel – sin embargo, en el mismo discurso, dijo que un futuro Estado palestino tendría su capital en Jerusalem.

En el plan mismo, la administración Trump intenta cuadrar el círculo, diciendo que la ciudad debe permanecer físicamente indivisa – incluso cuando está dividida en dos áreas separadas – la Jerusalem israelí, y el Al Quds palestino.

¿Cómo funciona eso?

Citando la barrera de seguridad de Israel, que atraviesa los barrios árabes de Shuafat y Kafr Aqab, el plan propone convertir la división de facto de la ciudad en una de jure.

Jerusalem seguirá siendo la capital soberana del Estado de Israel, y debería seguir siendo una ciudad indivisa.

La capital soberana del Estado de Palestina debería estar en la sección de el este de Jerusalem situada en todas las zonas al este y al norte de la barrera de seguridad existente, incluidas Kafr Aqab, la parte oriental de Shuafat y Abu Dis, y podría denominarse Al Quds u otro nombre que determine el Estado de Palestina.

Si bien es cierto que tanto Kafr Aqab como Shuafat han eludido la autoridad israelí durante años, la cláusula anterior constituye, no obstante, una partición de Jerusalem -y la entrega de zonas que han formado parte del Estado de Israel desde junio de 1967- no es una pequeña concesión de Israel.

Israel también se comprometería a convertir parte de Jerusalem – la Jerusalem que permanece en manos de Israel – en un centro turístico musulmán.

El palo primero – luego la zanahoria

En sus detalles, el plan Trump difícilmente puede considerarse mezquino con respecto a la Autoridad Palestina.

Si bien ofrece a Israel casi un tercio de Judea y Samaria -gran parte de la zona que se anexionará es un desierto en el desierto de Judea y el Mar Muerto-, compensaría a la AP con territorios de igual tamaño en el Israel anterior a 1967.

Y más allá de las otras concesiones que sacaría de Israel, si se aceptan, el plan también ofrece a la AP, que no tiene dinero, un paquete de crecimiento económico masivo de unos 50.000 millones de dólares repartidos en 10 años.

Para poner esa cifra en perspectiva, todo el producto interno bruto combinado de la Autoridad Palestina y la Franja de Gaza es un poco más de 16 mil millones de dólares.

¿Por qué es tan generoso el plan con la Autoridad Palestina, si cruza una de las líneas rojas de la AP antes de que se llegue a un acuerdo, permitiendo a Israel anexionar gran parte de Judea y Samaria, e incluso reconociendo esa anexión?

La respuesta está en otro término de la propuesta

Si la Autoridad Palestina rechaza el trato, lo que se espera que haga, tendrá un período de gracia de cuatro años para cambiar de opinión.

Durante ese tiempo, se prohibirá a Israel establecer nuevas ciudades fuera de las zonas que se anexarán, o ampliar las ciudades existentes fuera de la zona designada para Israel.

También se exigirá a Israel que no lleve a cabo demoliciones en la zona designada para el Estado palestino durante el período de cuatro años, fuera de ciertas instancias especiales.

El razonamiento detrás de esto es claro: la administración Trump entiende fácilmente que la primera reacción de la Autoridad Palestina – como ya ha declarado – será rechazar el plan.

Pero, a diferencia de las propuestas anteriores, el plan Trump da luz verde a Israel para anexarse en Judea y Samaria antes de que se llegue a un acuerdo de paz, y no supeditado a la firma de un acuerdo.

En esencia, elimina para siempre una de las cuestiones más polémicas y una de las principales demandas de Israel.

El 30% de Judea y Samaria será anexionado a Israel y reconocido por los EE.UU. como territorio israelí.

Eso deja a la AP con una de dos opciones: seguir rechazando el plan de los EE.UU., y terminar sin Estado, o aceptar el plan dentro del período de cuatro años y obtener el 100% de lo que queda, junto con una franja de beneficios.

En efecto, es la opción más difícil para la AP en las conversaciones sobre el estado final – y deja a la AP sin ningún lugar a donde ir, excepto para arriba. El territorio anexionado por Israel se convierte en un hecho consumado, desplazando los incentivos de Ramala a favor de un acuerdo que les permitirá recibir los beneficios por lo que perciben como sus pérdidas en la primera parte del acuerdo.

El movimiento le quita irrevocablemente a la Autoridad Palestina su principal baza de negociación, mientras que al mismo tiempo le ofrece una olla de oro si está dispuesta a jugar.

Por: David Rosenberg / En: Arutz Sheva / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario