El Secretario de Defensa de EE.UU. canceló su visita a Israel debido a las tensiones con Irán


El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, debía visitar Israel esta semana, pero su viaje fue cancelado tras el asesinato selectivo del comandante de la Fuerza Quds iraní, Qassem Soleimani.

Esper tenía previsto reunirse con el primer ministro Binyamin Netanyahu y el ministro de defensa Naftali Bennett. Hubiera sido su primera visita como secretario de defensa.

Netanyahu se reunió por última vez con Esper en septiembre durante un breve viaje a Londres.

El funcionario norteamericano asumió el papel más importante en el Pentágono en julio. Se graduó en West Point junto al Secretario de Estado Mike Pompeo y sirvió en la 101 División Aerotransportada como oficial de infantería, participando en la Guerra del Golfo con las “Screaming Eagles”. Sirvió como secretario del ejército desde 2017 hasta 2019.

Pasó años como experto en la industria de la defensa y en política, sirviendo como asesor principal de política del ex senador Chuck Hagel. También fue miembro del personal profesional superior de las comisiones de Relaciones Exteriores y Asuntos Gubernamentales del Senado, así como director de políticas de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Esper respondió el lunes a los informes de que la coalición liderada por los Estados Unidos para combatir la organización terrorista Estado Islámico (ISIS) ha decidido retirarse de Irak.

“No ha habido ninguna decisión de abandonar Irak. Punto”, dijo.

Anteriormente se informó que el comandante de la Fuerza de Tarea en Irak había escrito una carta a los iraquíes informándoles de la decisión de retirarse.

La decisión de los Estados Unidos, según los informes, se tomó después de la decisión no vinculante del parlamento iraquí del domingo de expulsar todas las tropas estadounidenses del país.

El domingo por la noche, se preguntó al presidente Donald Trump sobre la posibilidad de que Irak obligara a las tropas estadounidenses a salir del país, y amenazó con sanciones contra Bagdad, añadiendo que si las tropas salían, Bagdad tendría que pagar a Washington por el coste de la base aérea allí.

“Tenemos una base aérea extraordinariamente cara que está allí. Su construcción costó miles de millones de dólares, mucho antes de que yo llegara. No nos iremos a menos que nos paguen por ello”, subrayó.

Trump dijo que si Irak pidió a las fuerzas estadounidenses que se vayan y no lo hizo de manera amistosa, “les cobraremos sanciones como nunca antes han visto. Hará que las sanciones iraníes parezcan algo mansas”.

Fuente: JPost / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario