Estados Unidos debe facilitar el cambio de régimen en Irán

El objetivo de la política de Estados Unidos sobre Irán, en realidad para ejercer la “máxima presión”, debería ser el cambio del régimen dirigido por los mulás en Teherán antes de que se arme con armas nucleares, se convierta en el hegemón del Golfo Pérsico y dirija gran parte del petróleo y el gas del mundo. Irán ya está tratando de apoderarse de Irak, el segundo mayor productor de crudo de la OPEP, con las quintas mayores reservas de petróleo del mundo.


Pero no se puede ayudar a estimular el fin del imperio iraní – o, al menos, a mantener su poder bajo control – sin un claro conocimiento y comprensión de la naturaleza del régimen.

Tal y como la mayoría de los principales medios de comunicación y miembros de la clase política revelaron en sus comentarios sobre el asesinato selectivo del asesino en masa del 3 de enero, Qasem Soleimani – comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) – hay un grave malentendido, especialmente entre los demócratas, sobre la ideología y la amenaza terrorista que el régimen representa para Estados Unidos y el resto del mundo.

Tomemos como ejemplo al representante Earl Blumenauer (D-Or). Este veterano de 22 años del Congreso de Estados Unidos pareció recientemente justificar la agresión iraní contra Estados Unidos. En un boletín de noticias en su sitio web el 7 de enero – en el que criticó el asesinato de Soleimani, Blumenauer escribió, en parte:

“…La mayoría de los iraníes tienen una afinidad con los Estados Unidos, que se remonta a la revolución constitucional de 1905. Estados Unidos era respetado, reverenciado y apreciado. Pero fue Estados Unidos el que eligió ponerse del lado de los británicos para derrocar un gobierno elegido popularmente en Irán en 1953, con el fin de restaurar el control británico sobre el petróleo iraní. Fuimos socios en la restauración del Sha al trono, reemplazando su democracia e iniciando una era de represión. Estados Unidos ayudó a fomentar la revolución iraní donde se nos percibía como su enemigo. Había una razón por la que las multitudes iraníes coreaban “muerte a América”.

Para aclarar las cosas: El llamado “golpe” en Irán en 1953 fue más complicado de lo que se informa. La Constitución iraní de entonces – antes de la Revolución Islámica de 1979 que derrocó al Sha Mohammad Reza Pahlavi y lo reemplazó por el ayatolá Ruhollah Jomeini – le dio al Sha el poder, que él ejerció, de destituir al entonces primer ministro Mohammad Mosaddegh. La razón por la que el Sha despidió a su primer ministro fue que Mosaddegh estaba entregando los campos petrolíferos de Irán gestionados por los británicos a la Unión Soviética y negociando con el Kremlin para establecer una base militar en el Golfo Pérsico – ambas cosas que los aliados británicos y americanos del Sha vieron con alarma.

La verdadera raíz de la actual campaña de terror global de Irán, que lleva a cabo a través de la IRGC, es religiosa, ideológica y hegemónica.

Según la sección de la Constitución de la República Islámica de Irán titulada “Un ejército ideológico”:

“Al establecer y equipar las fuerzas de defensa del país, el enfoque se centrará en mantener la ideología y la fe como fundamento y medida”. Por consiguiente, el Ejército de la República Islámica y el Cuerpo Revolucionario Islámico de Pasdaran se forman de acuerdo con el objetivo mencionado. Asumirán la responsabilidad no sólo de vigilar y proteger las fronteras, sino también el peso de la misión ideológica, es decir, esforzarse (jehād) en el camino de Dios y luchar en el camino de la expansión de la soberanía de la ley de Dios en el mundo; de acuerdo con el versículo del Corán: Contra ellos preparad vuestra fuerza hasta el límite de vuestro poder, incluidos los corceles de guerra, para sembrar el terror en (los corazones de) los enemigos, de Alá y de vuestros enemigos” (8: 60).

En otras palabras, Teherán busca “expandir la soberanía de la ley de Dios en el mundo” de acuerdo con el Corán. Para lograr esto, los ayatolás necesitan tomar el control del Golfo Pérsico – y los billones de dólares de riqueza petrolera que contiene – así como las armas nucleares.

El asesinato de Soleimani, una figura clave en el logro del objetivo mencionado, desencadenó un debate sobre la política exterior estadounidense en relación con Irán que no tiene sentido. Para argumentar que un combatiente enemigo con la sangre de cientos de americanos en sus manos no debería haber sido el objetivo, los críticos de la administración Trump tendrían que alegar que Soleimani no tuvo ningún papel en los ataques terroristas contra Estados Unidos, o que cualquier papel que desempeñara estaba justificado de alguna manera.

Aunque varios críticos de la administración Trump reconocen que Soleimani fue clave en el estado terrorista de Irán con cabeza de hidra, en un nuevo giro, algunos afirman que el ataque de Año Nuevo al complejo de la embajada estadounidense en Bagdad y el ataque del 7 de enero a las tropas estadounidenses fueron actos de retribución por la retirada de Trump del Plan de Acción Conjunta Integral (PCJ) en 2018, el acuerdo nuclear alcanzado entre Irán y las potencias mundiales en 2015, que por cierto los iraníes nunca firmaron.

Susan Rice, ex asesora de seguridad nacional del presidente Barack Obama, parece pensar que esos ataques con misiles, y otras actividades terroristas perpetradas por Irán o sus proxys, no habrían tenido lugar si la administración americana hubiera apoyado el PCJ – que, por cierto, Obama había sobornado efectivamente a Teherán para que lo aceptara concediéndole 150.000 millones de dólares. En una entrevista con MSNBC el 8 de enero, Rice dijo:

“En los años transcurridos desde la firma del acuerdo en 2015, hasta la retirada unilateral del presidente Trump abandonando a nuestros aliados en contra de los consejos de sus asesores, no hubo ataques por parte de los proxys iraníes contra el personal de Estados Unidos en Irak. No hubo esfuerzos por parte de Irán para atacar nuestros aviones no tripulados en el Golfo Pérsico o para atacar los barcos… El presidente Trump decidió imprudentemente retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear e imponer la llamada ‘presión máxima’ -sanciones paralizantes- y fue a raíz de ello que nos encontramos en este ciclo escalonado que nos ha llevado a donde estamos hoy”.

Rice no mencionó algo que Obama, Trump, Israel y otros observadores han sabido todo el tiempo: En realidad, Irán nunca apoyó su lado del PCJ – que en cualquier caso fue un mal negocio: No impidió el desarrollo de misiles balísticos de largo alcance y simplemente pospuso el momento en que Teherán pudiera continuar enriqueciendo uranio para construir un número ilimitado de bombas nucleares.

Sin embargo, ayudar al pueblo iraní a derrocar el régimen no requiere que Estados Unidos inicie una guerra total con la República Islámica. Por el contrario, una estrategia de cuatro puntas de máxima presión – que implica una continua presión financiera sobre los mulás; ayudar a las fuerzas locales a expulsar a los proxys iraníes de Irak, Líbano y Yemen; apoyar a los manifestantes iraníes a través de una robusta campaña en los medios sociales prometiendo un futuro sin represión y terror, y usar la fuerza militar apropiada para disuadir y proteger nuestros intereses – haría el trabajo sin tropas en el terreno.

Mientras tanto, Washington debe trabajar en la creación de un consenso europeo para negociar un nuevo acuerdo nuclear que ponga fin al enriquecimiento de uranio de Irán y desmantele sus programas nucleares y de misiles balísticos.

Por: Peter Huessy / En: Gatestone Institute / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario