Este era el plan de Soleimani para atacar a fuerzas de EE.UU. en Irak


A mediados de octubre, el general de división iraní Qassem Soleimani se reunió con sus aliados de la milicia chiíta iraquí en una villa a orillas del río Tigris, mirando al complejo de la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

El comandante de los Guardias Revolucionarios ordenó a su principal aliado en Irak, Abu Mahdi al-Muhandis, y a otros poderosos líderes de la milicia que intensifiquen los ataques a objetivos estadounidenses en el país con nuevas y sofisticadas armas proporcionadas por Irán, dijeron a Reuters dos comandantes de la milicia y dos fuentes de seguridad que informaron sobre la reunión.

La sesión de estrategia, que no ha sido reportada previamente, se produjo cuando las protestas masivas contra la creciente influencia de Irán en Irak estaban ganando impulso, poniendo a la República Islámica en un foco de atención no deseado. Los planes de Soleimani de atacar a las fuerzas estadounidenses tenían como objetivo provocar una respuesta militar que redirigiera esa creciente ira hacia los Estados Unidos, de acuerdo con las fuentes informadas sobre la reunión, los políticos chiítas iraquíes y los funcionarios del gobierno cercanos al primer ministro iraquí Adel Abdul Mahdi.

Los esfuerzos de Soleimani terminaron provocando el ataque estadounidense del viernes que lo mató a él y a Muhandis, marcando una importante escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán. Los dos hombres murieron en ataques aéreos a su convoy en un aeropuerto de Bagdad cuando se dirigían a la capital, asestando un duro golpe a la República Islámica y a los grupos paramilitares iraquíes que ésta apoya.

Las entrevistas con las fuentes de seguridad iraquíes y los comandantes de las milicias chiítas ofrecen un raro vistazo de cómo Soleimani operaba en Irak, que una vez le dijo a un reportero de Reuters que conocía como la palma de su mano.

Dos semanas antes de la reunión de octubre, Soleimani ordenó a los Guardias Revolucionarios iraníes que trasladaran armas más sofisticadas, como cohetes Katyusha y misiles de hombro que podían derribar helicópteros, a Irak a través de dos cruces fronterizos, según dijeron a Reuters los comandantes de las milicias y fuentes de seguridad iraquíes.

En la villa de Bagdad, Soleimani dijo a los comandantes reunidos que formaran un nuevo grupo de milicia de paramilitares de bajo perfil, desconocidos para Estados Unidos, que pudieran llevar a cabo ataques con cohetes contra americanos alojados en bases militares iraquíes. Ordenó a Kataib Hezbolá, una fuerza fundada por Muhandis y entrenada en Irán – que dirigiera el nuevo plan, dijeron las fuentes de la milicia que informaron sobre las reuniones.

Soleimani les dijo que tal grupo “sería difícil de detectar por los americanos”, dijo una de las fuentes de la milicia a Reuters.

Antes de los ataques, la comunidad de inteligencia estadounidense tenía razones para creer que Soleimani estaba involucrado en la “etapa tardía” de la planificación para atacar a los estadounidenses en múltiples países, incluyendo Irak, Siria y Líbano, dijeron funcionarios de Estados Unidos a Reuters el viernes a condición de mantener el anonimato. Un alto funcionario estadounidense dijo que Soleimani había suministrado armamento avanzado a Kataib Hezbolá.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo a los periodistas el viernes que Soleimani acababa de llegar de Damasco, “donde estaba planeando ataques contra soldados, aviadores, marineros y diplomáticos estadounidenses”.

Un funcionario del cuartel general de los Guardianes de la Revolución de Irán se negó a hacer comentarios. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní no estaba disponible para hacer comentarios.

ESCOGIENDO OBJETIVOS ESTADOUNIDENSES CON AVIONES NO TRIPULADOS

A Estados Unidos le preocupa cada vez más la influencia de Irán sobre la élite gobernante de Irak, que lleva meses acosada por manifestantes que acusan al gobierno de enriquecerse y de servir a los intereses de potencias extranjeras, especialmente de Irán, mientras los iraquíes languidecen en la pobreza sin trabajo ni servicios básicos.

Soleimani, líder de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución, fue instrumental en la expansión de la influencia militar iraní en el Medio Oriente como el operativo que maneja las operaciones clandestinas fuera de Irán. El general de 62 años fue considerado la segunda figura más poderosa en Irán después del líder supremo, el ayatolá Alí Khamenei.

Muhandis, ex legislador iraquí, supervisó las Fuerzas de Movilización Popular de Irak (PMF), un grupo de fuerzas paramilitares compuesto en su mayoría por milicias chiítas apoyadas por Irán que se integró formalmente en las fuerzas armadas iraquíes.

Muhandis, como Soleimani, había estado durante mucho tiempo en el radar de Estados Unidos, que había declarado a Muhandis como terrorista. En 2007, un tribunal kuwaití lo condenó a muerte en rebeldía por su participación en los atentados con bombas de las embajadas de Estados Unidos y Francia en Kuwait en 1983.

Soleimani escogió a Kataib Hezbolá para dirigir los ataques a las fuerzas estadounidenses en la región porque tenía la capacidad de usar aviones no tripulados para explorar los objetivos de los ataques con cohetes Katyusha, dijo uno de los comandantes de la milicia a Reuters. Entre las armas que las fuerzas de Soleimani suministraron a sus aliados de la milicia iraquí en el otoño pasado estaba un avión no tripulado que Irán había desarrollado y que podía eludir los sistemas de radar, dijeron los comandantes de la milicia.

Kataib Hezbolá usó los aviones no tripulados para reunir imágenes aéreas de los lugares donde se desplegaron las tropas estadounidenses, según dos oficiales de seguridad iraquíes que monitorean los movimientos de las milicias.

El 11 de diciembre, un alto funcionario militar estadounidense dijo que los ataques de grupos apoyados por Irán a las bases que albergan a las fuerzas estadounidenses en Irak están aumentando y haciéndose más sofisticados, lo que acerca a todas las partes a una escalada incontrolable.

Su advertencia se produjo dos días después de que cuatro cohetes Katyusha impactaran en una base cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, hiriendo a cinco miembros de la élite del Servicio Antiterrorista de Irak. Ningún grupo reivindicó la responsabilidad del ataque, pero un oficial militar estadounidense dijo que los análisis de inteligencia y forenses de los cohetes y lanzadores apuntaban a grupos de milicias musulmanas chiítas apoyadas por Irán, en particular Kataib Hezbolá y Asaib Ahl al-Haq.

El 27 de diciembre se dispararon más de 30 cohetes contra una base militar iraquí cerca de la ciudad de Kirkuk, al norte de Irak. El ataque mató a un contratista civil estadounidense e hirió a cuatro militares estadounidenses y dos iraquíes.

Washington acusó a Kataib Hezbolá de llevar a cabo el ataque, una acusación que negó. Dos días después, Estados Unidos lanzó ataques aéreos contra la milicia, matando al menos a 25 combatientes de la milicia e hiriendo a 55.

Los ataques desataron dos días de violentas protestas de los partidarios de los grupos paramilitares iraquíes apoyados por Irán que irrumpieron en el perímetro de la embajada estadounidense y lanzaron piedras, lo que llevó a Washington a enviar más tropas a la región y a amenazar con represalias contra Teherán.

El jueves, el día antes del ataque que mató a Soleimani, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, advirtió que Estados Unidos podría tener que tomar medidas preventivas para proteger las vidas de los estadounidenses de los ataques previstos por las milicias apoyadas por Irán.

“El juego ha cambiado”, dijo.

Fuente: Reuters
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario