Irán busca terminar el enfrentamiento directo con Estados Unidos y regresar a una zona de confort

Teherán no quiere una guerra directa; se basa en el juego largo en su objetivo de expulsar a las fuerzas estadounidenses de la región y completar su toma de control del vecino Iraq.


La ola de misiles balísticos iraníes que golpeó dos bases militares en Irak la madrugada del miércoles que albergan al personal estadounidense fue un claro intento iraní de concluir la fase actual de escalada con Washington.

Los misiles no lograron, intencionalmente o no, causar bajas, después de días de advertencias por parte de funcionarios iraníes que decían que los objetivos militares de EE. UU. Serían alcanzados, posiblemente una advertencia temprana diseñada para disminuir la posibilidad de víctimas cuando realmente ocurrieron los ataques.

Aún así, eran una exhibición de la potencia de fuego iraní precisa. La industria militar de Irán está produciendo misiles balísticos y de crucero guiados en masa, y los ataques fueron un recordatorio de la creciente potencia de fuego precisa de Irán, utilizada, por primera vez y abiertamente, contra objetivos estadounidenses en la región.

Los ataques con misiles representan un movimiento altamente calculado por parte de la República Islámica, diseñado para salvar la cara después de ser golpeado por el sorpresivo asesinato por ataque aéreo estadounidense del General de Fuerza Quds Maj. Qassem Soleimani el 3 de enero en Bagdad.

A pesar de la retórica ardiente, el liderazgo del régimen iraní —el Líder Supremo Ayatolá Ali Khamenei, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional y el alto mando del Cuerpo de la Guardia Republicana Islámica— es capaz de realizar un análisis racional de costo-beneficio. Irán es perfectamente consciente de que comparar su potencia de fuego convencional con la de Estados Unidos es un ejercicio casi infantil.

Los tomadores de decisiones iraníes no tienen interés en encontrarse con misiles de crucero Tomahawk o bombardeos B52 en bases militares y sitios estratégicos en ciudades iraníes. Teherán entiende que calculó mal en las últimas semanas, presionó demasiado y leyó mal a la administración Trump, particularmente cuando ordenó a su milicia lanzar un mortal ataque con cohetes contra una base estadounidense y ordenó que las turbas asaltaran la embajada estadounidense en Bagdad.

A pesar de la aparente disminución, el riesgo de guerra está lejos de pasar. Los iraníes siguen en curso de colisión con los Estados Unidos en Irak, pero es probable que estén buscando regresar a su zona de confort: operaciones de representación, subcontratados a las milicias chiítas en Irak o posibles ataques de negabilidad a las tropas estadounidenses en el futuro.

Sin embargo, su objetivo permanece inalterado: expulsar a los estadounidenses de Irak y completar su toma de control de ese país, como parte de un plan más amplio para desestabilizar la región y avanzar hacia una hegemonía violenta. El régimen llama a esta visión “exportar la revolución”. Este es un plan que incluye el objetivo de rodear a Israel con ejércitos terroristas fuertemente armados. Soleimani fue instrumental en el intento de lograr esta visión peligrosa.

También demostró que la guerra de poder es la forma menos riesgosa de proceder para lograr la estrategia radical de Irán. Construir una red de fuerzas armadas y nutrirlas con armas, efectivo y pedidos cada vez más avanzados era su modus operandi.

Como señaló el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Londres en su reciente informe, “para 2019, la influencia de Irán en Irak, Líbano, Siria y Yemen se había convertido en una nueva normalidad en una región donde tal concepto alguna vez habría sido impensable para la región”. líderes, incluidos los de Teherán. Irán había logrado gran parte de este cambio utilizando una militancia chiíta transnacional, capaz de luchar con diversos grados de habilidad y disciplina, que enfrentaba a diferentes adversarios iraníes en campos de batalla desconectados simultáneamente “.

El discurso de Khamenei insinúa las intenciones de avanzar

“Hay un tema importante: ¿cuál es nuestro papel?”, Preguntó el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, después de que los cantos de “¡Muerte a Estados Unidos!” Y “¡Muerte a Israel!” Murieron entre la audiencia organizada por el régimen.

La televisión iraní transmitió su discurso el miércoles, y fue traducido por el Middle East Media Research Institute.

“Después de todo”, dijo Khamenei, “algo importante ha sucedido”. Estados Unidos recibió una “bofetada anoche”, dijo, refiriéndose a los ataques con misiles. “Como respuesta, tales operaciones militares no son suficientes. Lo importante es que la presencia corruptora de Estados Unidos en la región debe terminar “.

La audiencia estalló en cánticos de “¡Allah Huakbar!”. La transmisión es un mensaje de propaganda del régimen, pero uno que contiene información real sobre las intenciones de Teherán en el futuro.

El mismo mensaje resuena entre los miembros del campo radical iraní-chií en todo el Medio Oriente. Los soldados y oficiales estadounidenses regresarán a casa en ataúdes, amenazaron al jefe de Hezbolá, Hassan Nasrallah, durante un discurso en Beirut pocos días después del asesinato de Soleimani.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, tuiteó el miércoles que “nuestra respuesta final a su asesinato [Soleimani] será expulsar a todas las fuerzas estadounidenses de la región”.

“Atacar entidades extranjeras en nombre de Irán”

Irán está señalando su intención de volver a las tácticas de combate asimétricas en el futuro a través de su red de representantes. También se puede esperar que presione políticamente al gobierno iraquí que apenas funciona para que termine toda cooperación con los estadounidenses.

El Frente de Movilización Popular es un paraguas de milicias chiítas en Irak, que representa a decenas de miles de miembros armados, y está dominado por organizaciones financiadas, capacitadas y equipadas por Irán. Estos incluyen a Kataib Hezbollah, cuyo líder, Abu Mahdi Al-Mandis, fue asesinado junto a Soleimani en el ataque estadounidense.

Kataib Hezbollah, así como otros grupos como Kataib Sayid al-Shuhada y Asa’ib Ahl al-Haq, son esencialmente piezas de ataque iraníes que pueden activarse en cualquier momento contra Estados Unidos. Los paramilitares chiítas iraquíes también están activos en Siria, donde han sido parte del intento de Irán de afianzarse y preparar bases de ataque contra Israel.

Como dijo la Academia Militar de los Estados Unidos en el Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point en un informe reciente, estos grupos “están creciendo en poder económico y político y están atacando a entidades extranjeras en nombre de Irán”. Han encontrado una creciente resistencia de los civiles iraquíes hartos de sus fracasos del gobierno y la intromisión de Irán. Pero permanecen presentes y poderosos.

Su presencia representa una profunda infiltración de Irak por el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos. Entonces, si bien Irán puede haber dado un paso atrás desde el borde con la administración Trump por ahora, optando por el paciente juego de continuar construyendo su red de ejércitos terroristas e influencia política, el plan de adquisición iraní sigue vigente.

Como resultado, la situación en la región seguirá siendo altamente explosiva, y los incidentes tácticos más pequeños podrán convertirse en una guerra general, ya sea que algún lado lo quiera o no.

Israel no ha sido parte de esta última escalada, pero sigue en alerta máxima. El mismo bloque iraní-chiíta en la región plantea la amenaza más grave para su seguridad desde múltiples direcciones.

Los desafíos que enfrenta el estado judío no están disminuyendo, dijo el miércoles el primer ministro israelí Netanyahu, y agregó que aquellos que buscan atacar a Israel absorberán un contraataque aplastante, advirtió.

El líder del Partido Azul y Blanco y ex jefe de gabinete de las FDI, Benny Gantz, ofreció una advertencia similar, diciendo: “El ataque iraní contra las bases estadounidenses nuevamente demuestra que Irán es una amenaza para la paz mundial y la estabilidad del Medio Oriente. Las FDI son los militares más poderosos de la región, y no recomendaría a nadie que nos arrastre a un incidente que no esté vinculado a nosotros y que nos ponga a prueba “.

Si ocurriera tal provocación, dijo: “Estoy convencido de que la respuesta será poderosa, severa e inequívoca”.

Fuente: Jewish News Syndicate
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario