Israelí en el centro del coronavirus en China: "Es imposible salir"

Después de que el Ministerio de Salud israelí anunciara que actualmente no hay israelíes en la ciudad de Wuhan, China, mientras el mundo considera la aparición global del coronavirus, un israelí que aún permanece varado en el epicentro del brote viral decidió notificar al mundo que está allí y que las declaraciones hechas por el ministerio son infundadas.


El israelí, conocido como Ofer, residente en Wuhan, publicó un descargo de responsabilidad en su página de Facebook en un intento por calmar al público israelí sobre la desinformación que le ha transmitido el Ministerio israelí. Ha estado enviando actualizaciones en tiempo real a través de sus canales de medios sociales desde el miércoles, según el Canal 12.

Mientras tanto, varios israelíes que regresaron de China fueron hospitalizados en el Centro Médico de Sheba, Tel Hashomer y el Centro Médico de la Universidad de Hadassah, en el Monte Scopus de Jerusalem, bajo la sospecha de haber sido infectados con el virus. El sábado, se encontró que todos ellos estaban libres de síntomas.

El Ministerio de Salud advirtió el sábado por la tarde que lo más probable es que varias personas más sean hospitalizadas y puestas en cuarentena bajo sospecha de haber contraído el virus.

Esta mañana un amigo me envió un mensaje: “El Ministerio de Salud anuncia que no hay israelíes en Wuhan, China”, por lo que ellos saben. “Pero estoy aquí y soy israelí”, dijo Ofer. “Estoy bajo asedio junto con otros 10 millones de residentes hasta que la ira se disipe y el nuevo virus desaparezca”.

Ofer continuó pintando un cuadro de las luchas que él y su familia han enfrentado contra el inicio de la propagación de la enfermedad en la ciudad china durante las últimas semanas.

“Colgamos la bandera israelí en la ventana de la casa. Ahora, incluso en el momento más difícil en Wuhan, donde nada está claro y la gente muere aquí (a diestra y siniestra) por el nuevo virus. Esto es para que sepan que estamos aquí e Israel también es parte de la epidemia”, explicó Ofer.

El virus apareció por primera vez en la ciudad central de 11 millones de personas el mes pasado y se sospecha que saltó a la gente desde un animal en un mercado en el que se vendían animales ilegalmente.

Quince personas murieron a causa del coronavirus en Wuhan el viernes, lo que eleva la cifra de muertos a 41, dijeron las autoridades chinas en una declaración en línea. Se han confirmado más de 1,370 casos en todo el mundo, la gran mayoría en China, pero otros 13 países han informado sobre brotes, entre ellos Japón, Estados Unidos, Francia y posiblemente Israel.

La Red Global de Televisión de China, administrada por el Estado, informó en un tweet el sábado que un médico que había estado tratando pacientes en Wuhan, Liang Wudong, de 62 años, había muerto a causa del virus.

No quedó claro de inmediato si su muerte ya se contaba en el número oficial de 41, de los cuales 39 fueron en la provincia central de Hubei, donde se encuentra Wuhan.

El gobierno de la ciudad dijo que suspendería todos los autobuses, trenes, subterráneos, transbordadores y otros medios de transporte de larga distancia a partir de las 10 de la mañana (0200 GMT) del viernes, en un esfuerzo por evitar que el virus se propague. Desde entonces, las autoridades también han impuesto restricciones al transporte en casi toda la provincia de Hubei, que tiene una población de 59 millones de habitantes.

“Hace frío afuera, 5 grados sobre cero. No hay gente en las calles, una sensación extraña. Cierro la ventana rápidamente y abrazo (a mi hijo)”, dijo Ofer. “’Papá’, me dice después de que nos quitamos las máscaras: ‘No te preocupes, ahora el virus no vendrá a nosotros, porque tenemos una bandera fuerte’. Ahora la ciudad está cerrada. 10 millones de residentes. Es imposible salir, sobre todo después del anuncio de que se están bloqueando más ciudades”.

La cadena de café estadounidense Starbucks dijo el sábado que cerraría todos sus puntos de venta en la provincia de Hubei durante la semana de vacaciones del Año Nuevo Lunar, tras una medida similar de McDonald’s en cinco ciudades de Hubei.

Trabajadores con trajes protectores blancos comprobaron las temperaturas de los pasajeros que entraban en el metro en la estación central de ferrocarril de Pekín el sábado, mientras que algunos servicios de tren en la región oriental del delta del río Yangtsé se suspendieron, dijo el operador ferroviario local.

La empresa estatal CCTV, citando un anuncio de la asociación de la industria turística de China, dijo que el país detendría todos los viajes de grupo, tanto en casa como a otros países, a partir del 27 de enero.

El número de casos confirmados en China es de 1.372. El virus también ha sido detectado en Tailandia, Vietnam, Singapur, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Nepal y Estados Unidos.

Además de las interrupciones en el transporte, la ciudad de Wuhan también ha sido sometida a un toque de queda.

“Nuestra ciudad ha sido dividida en tres partes y no hay cruce entre sectores. Esta es la víspera de Año Nuevo. Es la fiesta más importante del calendario chino, muy similar a nuestra fiesta de Pascua. Las familias grandes y extendidas se reúnen para celebrar. Sin embargo, no hay grandes eventos familiares (este año). No hay reuniones. Algunos supermercados todavía están abiertos y hay comestibles básicos, pero mucha gente prefiere quedarse en casa y no salir con máscaras de todos modos”, dijo Ofer en su post.

“Desde mi ventana puedo ver que el vecino de enfrente encendió petardos para la fiesta. Al otro lado del lago, hay un gran restaurante en la orilla, un restaurante en el que tradicionalmente nos gusta comer, sin embargo, las mesas están vacías y el dueño cerró las puertas porque los empleados ya no venían a trabajar”, continuó. “En las gasolineras, las colas son largas. Los conductores están repostando combustible con la esperanza de poder salir pronto de la ciudad. Con cautela, preparan el coche listo con combustible en caso de que abran la ciudad, para que puedan salir pronto”.

Ofer dijo que actualmente no hay nadie que él conozca que haya sido infectado con el virus y explicó: “Este virus anida en el cuerpo durante 14 días antes de estallar y las estimaciones aquí dicen que el brote aún está por delante de nosotros. La gente aquí está muy preocupada”.

Ofer ofrece además una mirada interna sobre cómo la ciudad china está intentando combatir el virus, construyendo hospitales especiales, restricciones en toda la ciudad y otras precauciones ordenadas por los órganos de gobierno.

“Ayer, no lejos de nosotros, comenzamos a construir un nuevo hospital dedicado sólo a los pacientes con el ‘nuevo’ virus”, dijo. “En seis días, se instalará el hospital. Los chinos siempre trabajan rápido, no sólo en las emergencias. Todos los recursos se están dirigiendo a este asunto. Y la gente que vive aquí está molesta por la carretera que transportará a los pacientes al nuevo hospital, ya sea que se muden a nuestro vecindario o que conduzcan por la carretera de circunvalación”.

Se teme que la transmisión se acelere, ya que cientos de millones de chinos viajan durante el feriado del Año Nuevo Lunar, aunque muchos han cancelado sus planes.

Los aeropuertos de todo el mundo han intensificado los controles de pasajeros procedentes de China, aunque algunos funcionarios de salud y expertos han cuestionado la eficacia de dichos controles.

La Organización Mundial de Salud no llegó a calificar esta semana el brote como una emergencia sanitaria mundial. La organización no ha declarado una crisis, pero está monitoreando la situación.

Un informe de los especialistas en enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres del sábado dijo que a pesar de esto, la epidemia “representa una clara y continua amenaza para la salud mundial”, y añadió: “En este momento no se sabe con certeza si es posible contener la continua epidemia en China”.

Aunque China ha pedido transparencia en el manejo de la crisis, después del encubrimiento de la propagación del Síndrome Respiratorio Agudo Severo 2002/2003, los funcionarios de Wuhan han sido criticados por su manejo del actual brote.

En una rara disidencia pública, un periodista de alto nivel de un periódico provincial de Hubei, dirigido por el Partido Comunista en el poder, pidió el viernes un cambio “inmediato” de liderazgo en Wuhan en el Twitter de Weibo. El post fue posteriormente eliminado.

El Ministerio de Salud israelí pidió a los israelíes que evitaran la región de Wuhan en China, donde el brote es actualmente más fuerte.

Fuente: https://israelnoticias.com/internacional/israeli-centro-coronavirus-china/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario