La muerte de Qassem Soleimani arrincona a Irán


Por: Muhammad Hussein

El asesinato del general de división iraní Qassem Soleimani por parte de los Estados Unidos en Bagdad ha sido recibido con reacciones mixtas en todo el mundo. Algunos han expresado su dolor, mientras que otros se han alegrado por la muerte del hombre al que llaman “el carnicero de Alepo” y el asesino de los musulmanes suníes de la región.

Soleimani comandaba las fuerzas iraníes y sus aliados de la milicia chiíta en el asedio de la ciudad siria de Alepo en 2016, durante el cual murieron casi 1.200 personas. Alrededor de 31.000 han sido asesinadas allí en el curso de la batalla por la ciudad a partir de 2012. Como comandante de la fuerza de élite Quds del Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos (IRGC), fue responsable de supervisar y dirigir el asalto en curso a la provincia de Idlib en el noroeste de Siria, así como a las milicias chiítas de toda la región a las que se culpa de numerosas atrocidades, en particular contra las poblaciones musulmanas suníes locales. El propio presidente de Siria, Bashar Al-Assad, elogió a Soleimani, diciendo que su contribución al régimen y a sus campañas militares “no será olvidada”.

Sin embargo, no es su contribución a la política exterior lo que hace que la muerte de Soleimani tenga tanto impacto en Irán, sino su posición dentro del país y su gobierno. El IRGC es el guardián de la revolución y la fuerza militar más poderosa de Irán. Por lo tanto, Soleimani fue efectivamente uno de los hombres más prominentes e influyentes del país, posiblemente en segundo lugar después del líder supremo, el Ayatolá Alí Jamenei, y a la par del presidente Hassan Rouhani.

Para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenar un ataque aéreo para matar a tan importante figura iraní fue muy valiente. Se ha descrito como un “acto de guerra”, y sin embargo, a pesar de la histeria sobre el inicio de la Tercera Guerra Mundial, el hecho es que Irán ha sido sorprendido en el silencio, por lo menos por ahora. Se encuentra en un dilema tanto militar como diplomático de una manera que nunca ha sido desde la Revolución Islámica de 1979.

La guerra entre Irán e Irak de 1980-1988, la toma de barcos en el Golfo, la caída de aviones teledirigidos iraníes y estadounidenses el año pasado, y el aparentemente interminable régimen de sanciones impuesto por Occidente a Irán no han dejado a Teherán tan perplejo sobre el futuro de su política exterior como el asesinato de Soleimani. El gobierno iraní está, en efecto, corto de opciones para cualquier represalia, si es que va a tomar alguna. Se encuentra en una situación sin salida: la falta de respuesta será vista como una debilidad por los Estados Unidos, pero sabe que puede no sobrevivir a las consecuencias de cualquier respuesta militar, si los agresivos tweets del presidente de los Estados Unidos Donald Trump son algo a lo que atenerse.

Irán siempre se ha arriesgado a oponerse a la política estadounidense en la región y a intentar controlar Irak y socavar su movimiento de protesta popular. Sin embargo, el asesinato directo por parte de Estados Unidos de la principal figura militar de Irán ha puesto fin a ese juego.

No obstante, aquellos que no se molestaron por el asesinato están furiosos con Estados Unidos por haber sobrepasado la prohibición no escrita de atacar a figuras políticas y militares de alto nivel. La mayoría de los iraníes consideran el asesinato como un claro ejemplo de lo que denominan “terrorismo” estadounidense.

Las subsiguientes amenazas de Irán han superado su retórica habitual. A pesar de su desesperación, Irán no está totalmente desdentado. Podría, por ejemplo, movilizar a las milicias chiítas que respalda en Irak y en el Levante, creando problemas para Estados Unidos y sus aliados en la región. Ha seguido adelante y ha anunciado que abandona el desmoronamiento del acuerdo nuclear de 2015; empujó a Irak a anunciar que todas las tropas estadounidenses y otras extranjeras deben abandonar el país; amenazó con atacar objetivos y barcos estadounidenses en el Medio Oriente; e incluso amenazó con lanzar un ataque contra la Casa Blanca en Washington.

Teherán también tiene su alianza diplomática y militar con Rusia bajo la manga. Aunque Teherán tiene muy pocos aliados sólidos en la comunidad internacional, y los que tiene, como Siria e Irak, representan muy poca amenaza para nadie, todavía puede contar con el apoyo de Rusia y posiblemente de China en caso de cualquier ataque importante de EE.UU. Esto quedó demostrado con la condena de Rusia al asesinato de Soleimani, mientras que China acusó a Estados Unidos de abusar de su poder. Su desconfianza mutua hacia Occidente significa que las tres naciones pueden necesitarse mutuamente en un futuro próximo.

Con el asesinato de Soleimani, los Estados Unidos han logrado parcialmente reafirmar su dominio en el Medio Oriente en un momento de creciente influencia rusa; Irán y los países vecinos tienen que reconocer esto. Sin embargo, a pesar de las predicciones de una confrontación militar directa, es muy probable que Irán y Estados Unidos se atengan al patrón actual de escaramuzas relativamente pequeñas, aunque ligeramente más intensas. Un conflicto importante empantanaría a ambas partes, lo que ninguna de ellas desea realmente.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario