La perturbadora presencia de Hezbolá en Sudamérica


Con la eliminación el 3 de enero de Qassem Soleimani, el general iraní que supervisaba la red de ejércitos regionales de la República Islámica, la atención se centrará tarde o temprano en Hezbolá, el grupo terrorista libanés cuyas operaciones encubiertas han sido detectadas en lugares tan distantes como Sudamérica y Europa, Oriente Medio y África.

Atrincherada profundamente a lo largo de los años en Sudamérica, Hezbolá es posiblemente la única milicia chiíta perteneciente a la red Soleimani que tiene la doble ventaja de su capacidad y proximidad para considerar la posibilidad de tomar represalias contra la administración Trump por el asesinato selectivo del comandante de la Fuerza Quds con un ataque directo contra Estados Unidos.

Tan recientemente como en septiembre, las autoridades de Nueva York detuvieron a Alexei Saab, alias Ali Hassan Saab, un presunto operativo de Hezbolá que “llevó a cabo la vigilancia de los posibles lugares de destino con el fin de ayudar a la organización terrorista extranjera a prepararse para posibles ataques futuros contra los Estados Unidos”.

A diferencia de China y Rusia, Estados Unidos es un enemigo declarado de Hezbolá, habiendo designado durante mucho tiempo a todo el grupo, incluyendo su ala política, como una organización terrorista extranjera.

En los últimos meses, el Departamento de Estado y la comunidad de inteligencia de Washington han llegado a la conclusión de que hay suficientes pruebas para apoyar las afirmaciones que vinculan a Hezbolá con actividades criminales, incluyendo el tráfico de drogas, en América del Sur y Europa.

Se ha escrito mucho sobre la presencia de Hezbolá en la zona de la “triple frontera” a lo largo de la frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil en Sudamérica. Desde los ataques de Al-Qaeda del 11 de septiembre de 2001, los americanos han advertido de la posible formación de células terroristas en este rincón poco vigilado del continente.

Hezbolá ha podido encontrar un lugar en la zona de la triple frontera gracias a la presencia de la diáspora libanesa. Los antepasados de los sudamericanos de ascendencia libanesa comenzaron a llegar a la zona antes de 1930 y eran en su mayoría cristianos.

El hecho de que hoy en día más de 5 millones de inmigrantes libaneses y sus descendientes vivan en sólo dos países (Brasil y Argentina) ha demostrado ser una clara ventaja para Hezbolá, que trata de cultivar los activos de inteligencia de todo el espectro religioso.

Hezbolá ha desarrollado contactos locales para facilitar y ocultar sus operaciones de narcotráfico, lavado de dinero y financiación del terrorismo. Desde 2009, varios ciudadanos libaneses han sido sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por su conexión con la delincuencia organizada, en particular el tráfico de drogas y el blanqueo de dinero.

Apenas el mes pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos condenó al ciudadano estadounidense naturalizado Ali Kourani, nacido en el Líbano, a 40 años de prisión por su “trabajo ilícito” como agente de la “Organización de la Yihad Islámica”, el “componente de planificación de ataques externos” de Hezbolá.

Maximilian Brenner, del Instituto de Seguridad con sede en Berlín, ve un cuadro mixto que surge de los recientes acontecimientos. “En Estados Unidos se ha hecho un progreso significativo en términos de aprovechar las operaciones de lucha contra el crimen para frenar a Hezbolá”, dijo Brenner.

“Sin embargo, la comunidad internacional está dividida en el tema, con intereses divergentes que impiden la acción organizada para hacer frente a Hezbolá también en el contexto criminal, no sólo en el terrorismo internacional”.

“Los estadounidenses encontrarán muy difícil, si no imposible, combinar la guerra contra el terrorismo con la guerra contra el narcotráfico, especialmente considerando las diferencias en la infraestructura de las agencias, el personal y los activos locales”, dijo.

Las burocracias que se mueven lentamente no están equipadas para luchar contra las tácticas de estilo guerrillero de grupos criminales y terroristas sin ley y sin escrúpulos”. Mientras que los terroristas y los criminales ciertamente colaboran en muchos casos, es increíblemente difícil señalar cualquier gran estrategia en juego en América Latina entre los dos elementos”.

Lo que es seguro, sin embargo, es que la lógica detrás de la “estrategia sudamericana” de Hezbolá está estrechamente ligada a su origen como la exportación más exitosa del Irán revolucionario.

Incluso cuando la posición interna de Hezbolá se vio fortalecida por los éxitos electorales y la polarización sectaria, su agresiva retórica antioccidental y el hecho de que apuntara a los intereses de Estados Unidos e Israel la colocaron firmemente en el punto de mira de ambos países. Por otro lado, la lejana Sudamérica, con sus partidos políticos y regímenes de izquierdas, fue un estudio en la amistad.

Los gobiernos simpatizantes de Sudamérica concedieron a Hezbolá un alto grado de libertad operativa. Por ejemplo, Luiz Inácio Lula da Silva, el político socialista que fue presidente de Brasil entre 2003 y 2010, invirtió mucho capital diplomático en tratar de forjar un acercamiento con Hamas y Hezbolá, así como con el principal patrocinador de ambos grupos, Irán.

La iniciativa de Da Silva fue parte de una estrategia más amplia de aumentar el alcance de Brasil y fortalecer las relaciones bilaterales con Rusia e Irán y sus aliados de Oriente Medio, mientras que efectivamente ignoraba las preocupaciones de Washington con respecto a la presencia de células de Hezbolá en su país.

Según Ghanem Nuseibeh, fundador de la empresa de consultoría estratégica y de gestión Cornerstone Global Associates, Hezbolá ha estado activo en América Latina durante décadas.

“La organización ha estado operando a nivel de base, así como intentando infiltrarse en los niveles superiores del gobierno”, dijo, señalando el arresto en 2015 de Dino Bouterse, hijo del presidente de Surinam, por invitar a agentes de Hezbollah a establecer una base en su país de origen a cambio de 2 millones de dólares que finalmente no fueron pagados.

Bajo el actual gobierno conservador de Jair Bolsonaro, Brasil ha dado un giro de 180 grados en su política hacia Irán. Como corolario inevitable, el país tiene ahora poca tolerancia hacia las actividades de Hezbolá en la región. La política exterior argentina también se ha movido en la misma dirección que la de Brasil.

Una consecuencia del cambio de tendencia en la política de la región fue el arresto en septiembre de 2018 por parte de las autoridades brasileñas de Assad Ahmad Barakat, un hombre al que los estadounidenses han considerado durante mucho tiempo como uno de los principales financiadores de Hezbolá.

En contraste con las posturas endurecidas de Brasil y Argentina, el gobierno del presidente socialista venezolano Nicolás Maduro ve a Hezbolá como un aliado natural como parte de una política adoptada por primera vez por su predecesor, Hugo Chávez, quien profundizó los lazos con Irán cuando llegó al poder en 1999.

En este contexto mixto, los analistas de seguridad afirman que el subterfugio y la criminalidad siguen siendo los elementos clave de la estrategia de Hezbolá en Sudamérica. Dicen que no será fácil reducir el tamaño de Hezbolá y negarle la capacidad de influir en los gobiernos, o llevar a cabo ataques terroristas si quiere vengar el asesinato de Soleimani.

Posiblemente hay narcotraficantes activos en Sudamérica que simpatizan con la causa de Hezbolá, dicen los analistas, añadiendo que el hecho de que un grupo que controla 12 escaños en el parlamento de Beirut esté involucrado en el narcotráfico y en la recaudación de fondos al otro lado del mundo es profundamente preocupante, incluso sin sus connotaciones terroristas.

Nuseibeh afirma que “es probable que América Latina sea una frontera aún más importante para Hezbolá en los próximos días, ya que es una región en la que el grupo ha invertido tantos recursos”.

Claramente, en ausencia de una respuesta firme y coherente a las actividades de Hezbolá en Sudamérica, la organización, disparada con un celo por vengar la muerte de Soleimani, podría suponer una grave amenaza para la seguridad de la región y más allá en los próximos días.

Fuente: https://israelnoticias.com/latam/presencia-hezbola-sudamerica/?fbclid=IwAR0t5kqnv5FruK_pkGTTtvO9cRy-z9dD1W-pwHjoTyY8oDImAW1y3JnVxBk
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario