La polémica en torno a la inmunidad parlamentaria solicitada por Netanyahu

Con el Dr. Amir Fuchs, jurista del Instituto Israelí de Democracia


Días atrás el Primer Ministro Biniamin Netanyahu solicitó a la Kneset, el Parlamento de Israel, a través de su Presidente Yuli Edelstein, que se le otorgue inmunidad parlamentaria. Alegó entre otras cosas que es algo temporario mientras está en funciones y que después se presentará a la justicia, pero en la situación actual el cuadro es problemático. En marzo hay nuevamente elecciones, hasta entonces Netanyahu es el Primer Ministro de un gobierno de transición-que no puede dimitir- y no hay certeza ninguna que después de la próxima votación se pueda formar gobierno. En el interín, él seguiría hasta nuevo aviso-y la ley no pone limitaciones al respecto- al frente del gobierno como Primer Ministro de transición.

Netanyahu tiene legalmente derecho a solicitar inmunidad. Las críticas al respecto han sido más que nada a nivel público, por el mensaje que transmite dicha postura. Netanyahu había asegurado durante la campaña electoral que él ni se ocupa del tema de la inmunidad y que no pensaba solicitarla. Además, dijo repetidamente que “todo se desmoronará como un castillo de naipes, porque no hay nada”. El mejor lugar para demostrarlo, sería ante los tribunales.

Para analizar la situación actual, conversamos con el Dr. Amir Fuchs, jurista del Instituto Israelí de Democracia, especializado justamente en el tema de la inmunidad.

Debemos aclarar que la entrevista la realizamos hace unos días, cuando aún no estaba claro si había mayoría de diputados a favor de formar ahora, a pesar de que la Kneset ha sido dispersada, la comisión parlamentaria que podría tratar el tema del pedido de inmunidad. En el interín, sí parece claro que hay mayoría a favor de ello. Pero el partido Likud apeló ante la Suprema Corte de Justicia, diciendo que no se puede tomar en cuenta la opinión que da sobre el tema el asesor jurídico de la Kneset, el abogado Eyal Yinon, por lo que presentan como “contradicción de intereses”, dado que su pareja es miembro del equipo del asesor legal del gobierno Dr. Avihai Mandelblit, que decidió imputar al Primer Ministro. Yinon dijo días atrás que desde un punto de vista procedural, se puede formar la comisión en cuestión para tratar el tema.

Ahora, la decisión definitiva depende del Presidente de la Kneset Yuli Edelstein.

Este es un resumen de la entrevista con el jurista Dr. Amir Fuchs.

P: Desde un punto de vista legal Netanyahu tiene todo el derecho de pedir la inmunidad ¿no es así?

R: Por supuesto. Tiene derecho. Pero sí es cierto que inmunidad es una forma de excepción en lo relacionado a la igualdad ante la ley. O sea, no me parece que sea algo de lo que debe estar orgulloso. El hecho es que la mayoría de los diputados que fueron acusados por distintas razones y enviados a juicio, no pidieron inmunidad. En general prefirieron ir a los tribunales, tratar de demostrar que eran inocentes y luego volver. O sea que no es tan evidente que está bien que pida. Pero derecho tiene, eso es indudable.

P: Resumamos cuál es la situación actual…

R: Cuando el asesor jurídico del gobierno decide imputar a un miembro de la Kneset, este tiene 30 días para solicitar inmunidad. En el pasado, hasta el 2005, la situación era formalmente que los diputados ya gozaban de inmunidad y el asesor jurídico del gobierno debía solicitar levantarla para poder imputar. En los últimos 14 años, es a la inversa, el diputado debe pedirla. También en el caso del Primer Ministro Netanyahu. Pero la primera instancia que debe tratar el tema es la Comisión de Asuntos Parlamentarios (Vaadat HaKneset). El problema es que en la Kneset electa en setiembre aún no se formó esa comisión.

P: Porque hay un gobierno de transición. Pero recordemos que la composición de la Kneset ya está clara, eso no depende de la formación del gobierno.

R: Exacto. Pero no hay coalición y oposición debido a que se anunció la dispersión del Parlamento dado que se decidió ir nuevamente a elecciones el 2 de marzo. Esto no significa sin embargo que no se pueda formar esa comisión.

P: Hay discusiones al respecto.

R: El asesor legal del gobierno ya ha dicho que se lo puede hacer. Tiene que haber mayoría para formar la comisión. Por ahora hay una comisión reguladora temporaria que puede decidir crear esa comisión de asuntos parlamentarios, pero lo debe hacer por mayoría. Mientras no haya una decisión clara sobre la formación de dicha comisión, todo se posterga hasta después de las elecciones y recién entonces, cuando se forme la comisión de asuntos parlamentarios, podrá tratar el pedido del Primer Ministro de darle amnistía.

P: Y cuando esa comisión se siente finalmente a tratar el tema ¿cómo debe analizarlo?

R: Deberá decidir por mayoría si concederle o no inmunidad al Primer Ministro, analizando si se cumple alguna de las razones para ello. Hay razones claras en la ley para conceder inmunidad. Después que la comisión tome una decisión, el tema pasa al plenario de la Kneset. Este puede aprobar la inmunidad, pero lo más seguro es que si la da, habrá apelaciones a la Suprema Corte de Justicia. Y en el pasado la Corte intervino más de una vez en decisiones sobre inmunidad ya que se trata de una especie de decisión judicial. No es como tratar una resolución política, como cuando se pide a los Jueces Supremos que decidan si tal o cual ley que se quiere promulgar es aceptable o no. En esas situaciones la Suprema Corte es muy cuidadosa. Pero en lo que se refiere a inmunidad, la Kneset actúa como cierto tipo de tribunal. Y en esa situación, los jueces se pueden sentir más libres de intervenir si considera que no hay elementos que prueben que existen razones legales para dar inmunidad.

¿Qué justifica pedir inmunidad?

P: Vayamos a esas razones, una de las cuales al menos debe cumplirse.

R: La razón principal por la que se puede pedir inmunidad es que  el parlamentario en cuestión es perseguido, que hay falta de buena fe de parte de la fiscalía que presenta la acusación.

P: Este es precisamente el punto más tormentoso en la discusión política sobre todo esto. El Primer Ministro dice que esa es la situación, que lo persiguen, que lo quieren sacar del poder mediante una acusación infundada.

R: Eso es lo que él afirma. Pero hay que traer pruebas. Deben demostrar lo que alegan, que los abogados de la Procuraduría General,  el asesor jurídico del gobierno, la Policía, todos son corruptos y se unieron para lograr un vuelco en el poder. No pueden simplemente decirlo, tienen que demostrarlo. Digamos que después de las próximas elecciones Netanyahu tiene una mayoría de 61 diputados en su favor, y por eso aprueban la inmunidad. Puede ser. Pero cuando haya apelaciones a la Suprema Corte de Justicia, tendrán que demostrar allí lo que dicen.  No puede tratarse de algo meramente político, debe tener pruebas legales.

P:¿Qué más?

R: Otra razón para otorgar inmunidad es que sin ella se altera el funcionamiento de la Kneset y con ello se está frustrando la capacidad de concretar lo que la ciudadanía votó, la voluntad del electorado. O sea, estarían diciendo que si Netanyahu va a juicio, con ello se perjudica la representatividad de los votantes. Pero en este punto, la ley dice que hay que tomar en cuenta la gravedad del hecho por el que se imputa y las circunstancias, por lo cual a mí me parece que se trata de algo relacionado a faltas livianas, no a sospecha de soborno. Pero este argumento nunca fue interpretado por jueces ya que desde el 2005, con el cambio, ningún diputado elevó siquiera esta razón.  Es más: nadie recibió inmunidad en todos estos años, creo que sólo un diputado la pidió.

P: ¿Hay diferencia alguna entre un diputado cualquiera y el Primer Ministro en cuanto a la inmunidad?

R: No. Es absolutamente lo mismo.

Corrupción no es parte del cargo

P: Hay un término relacionado a inmunidad inherente al desempeño mismo de las funciones del parlamentario que la pide…en este caso sería Netanyahu.

R: Es cierto. Todo lo que dijimos antes fue sobre la inmunidad procedural, por cualquier falta. Pero está también la inmunidad sustancial, referente a lo que hace el parlamentario para cumplir con su trabajo. Eso se refiere más que nada a discursos pronunciados en la Kneset, a votaciones, al desempeño parlamentario propiamente dicho.No creo que alguien considere que sospechas relacionadas a soborno puedan incluirse en esta categoría. No es que cualquier cosa relacionada al cargo puede ser vista como justificación de inmunidad sustancial. Si fuera así, cualquier acto corrupto lo sería. Un tribunal jamás lo aceptaría.

P: Recordemos que de los tres expedientes en los que fue acusado, en uno los cargos son no sólo fraude y abuso de confianza sino también cohecho, soborno. Se trata del caso conocido como “Expediente 4000” o “Bezeq Walla”, en el cual la acusación es que Netanyahu habría dado entre el 2012 y 2017 grandes beneficios económicos a la compañía Bezeq de telefonía, a cambio de que el empresario Shaul Elovich que la controla por sus acciones mayoritarias, garantices cobertura favorable al Primer Ministro y su esposa Sara en el portal digital Walla, también bajo su control.  Mi pregunta es si no resulta problemático  hablar de sospecha de soborno cuando lo que quería Netanyahu era una cobertura positiva sobre su forma de actuar, no algo material. ¿Es, como dice él, una acusación sin precedentes?

R: En absoluto. Ante todo, ha habido casos en los que se declaró culpabilidad de soborno no a cambio de dinero. Hubo por ejemplo varios casos de soborno a cambio de favores sexuales. Ese también es un beneficio que no es dinero.Y ya ha pasado en el mundo que hubo casos en los que medios de comunicación dieron beneficios.

P: Y tiene que estar claro que una cobertura positiva no sea a cambio de algo, sino por propia convicción del medio en cuestión.

R: Por supuesto. El problema no es la cobertura positiva misma sino si es a cambio de algo.

P: Y la acusación es tajante en este sentido.

R: Exacto. Aquí, en el caso del portal Walla, no se trataba de cobertura positiva sino prácticamente de un manejo de la página, a nivel de qué foto poner, cuándo, qué subir, qué sacar, un involucramiento directo en torno a las elecciones en cuanto a los contenidos, qué dejar y qué sacar.Fue mucho más que adoptar una línea de simpatía. El dueño de la página,el editor, Shaul Elovich dijo claramente que él lo vinculaba con los beneficios que recibía por  un monto de miles de millones  en muchos casos. Hay citas como “suban el artículo hoy que él tiene que tomar hoy una decisión…”, cosas así. No es que no se puede marcar una relación entre ambas cosas. Y en muchos casos en expedientes de soborno uno no encuentra una prueba de oro de este tipo. Pero acá hay dichos concretos.

P: Pero entiendo que en casos de sospecha de soborno, basta con una propuesta ¿verdad?  Eso ya es una violación de la ley.

R: Por supuesto. Pero en este caso, también recibió el soborno, según los cargos, y hubo dos partes claramente identificadas. Hay lo que parecen ser pruebas claras.  Claro que no sé cómo terminará todo y tampoco estoy diciendo que Netanyahu será declarado culpable. No se lo puede saber. Los expedientes pueden cambiar, pueden surgir nuevas pruebas, otras pueden quedar descalificadas. Pero según lo que está ahora en el acta de acusación, hay un vínculo clarísimo entre los beneficios que recibió Alovich por más mil millones, y lo que recibió Netanyahu de su página noticiosa Walla.

P: ¿Eso debe considerarse dinero público?

R: Por supuesto. Eso fue a expensas del público. Y a cambio de eso, Netanyahu recibió algo que si bien no se puede determinar con exactitud cuánto vale en dinero, está claro que vale mucho. Se trataba de hecho de publicidad en la segunda página más grande de Israel después de Ynet. Es el segundo portal más grande del país. Tener control allí vale muchísimo.Para un político ese es un beneficio sumamente significativo.

¿Conspiración?

P: Como jurista ¿qué sintió o qué pensó cuando oyó al Primer Ministro diciendo que inmunidad no va contra la democracia sino que es una piedra fundamental de la democracia?

R: Es importante que exista la opción, porque el objetivo de la inmunidad es proteger al parlamentario del ensañamiento del poder ejecutivo o sea de la fiscalía, la policía, la procuraduría, especialmente cuando se trata de alguien de la oposición. O sea, el concepto mismo nació del deseo de proteger a un diputado de eventuales arbitrariedades del poder, como invento de acusaciones para quitarlo del medio. Pero no es el caso.

P: El Primer Ministro suele decir que lo persiguen, que hay una conspiración de la cúpula jurídica contra él, que las acusaciones son fabricadas. ¿Ve algún error en todo el proceso de la investigación y acusación, algo que pueda indicar que aquí algo está mal?

R: Errores siempre puede haber. Nadie está a salvo de errores, tampoco las instituciones del Estado. Pero yo no veo absolutamente ningún elemento que pueda justificar que se hable de conspiración en su contra o que lo persiguen. En absoluto.

Recordemos que él fue quien nombró al asesor jurídico del gobierno el Dr. Avihai Mandelblit a su cargo.Él nombró también a Alsheij, el ex Inspector General de la Policía. En todos los equipos relacionados a estos casos, hubo numerosos abogados, no es que alguien tomó una decisión en forma arbitraria. Es más: es indudable que se le dieron muchas facilidades durante la investigación. Todo se estiró durante tres años y medio. No es el primer Primer Ministro investigado al que había intención de imputar. En el caso de Ehud Olmert, todo el proceso de investigación y la decisión de acusarlo llevó un año y medio. Pero Olmert dimitió antes de ser imputado.

P: Entre otras cosas, presionado por Netanyahu, que eran en aquel momento jefe de la oposición.

R: Así es. Las autoridades de la Fiscalía israelí no le tienen miedo a los líderes y eso es bueno, porque refleja su fortaleza , que no temen imponer el cumplimiento de la ley también contra políticos e inclusive jefes del Estado. No veo absolutamente nada que justifique los ataques a la Fiscalía, salvo el hecho que esta vez el acusado es Netanyahu.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario