Netflix revive debate sobre muerte del fiscal argentino Alberto Nisman

Cinco años después de la misteriosa muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, después de que éste acusara a la entonces presidenta Cristina Kirchner de encubrir el atentado de 1994 contra un centro judío, un documental de Netflix ha reavivado el debate en el país, todavía amargamente dividido por el caso.


“El fiscal, el presidente y el espía”, una serie de seis documentales del cineasta británico Justin Webster, examina la muerte aún no resuelta del fiscal sólo días después de que éste acusara a Kirchner de coludir con Irán para permitir que los supuestos autores del atentado quedaran en libertad.

Los medios de comunicación social han convocado a una manifestación el sábado en el centro de Buenos Aires contra el gobierno del presidente Alberto Fernández, que tiene como vicepresidenta a Kirchner, para conmemorar el aniversario de la muerte del fiscal.

Las organizaciones judías, enfurecidas por el hecho de que nadie haya sido condenado por el atentado, y la familia de Nisman participarán en un evento separado en la tumba del fiscal.

La decisión de no participar en la protesta antigubernamental fue anunciada después de que el gobierno dijera que Fernández visitaría Israel y participaría en un foro internacional para conmemorar el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz.

La comunidad judía argentina, de 300.000 miembros, es la más grande de América Latina.

El atentado de julio de 1994 contra la Asociación Mutualista Judía Argentina (AMIA), un centro comunitario, sigue siendo el ataque terrorista más mortífero de la historia del país: Mató a 85 personas e hirió a 300.

Después de una investigación chapucera contaminada por acusaciones de corrupción, Nisman fue nombrado para dirigir una nueva investigación.

En 2006, acusó a Irán de ordenar el ataque a través del grupo militante libanés Hezbolá.

Pero sus esfuerzos por procesar a cinco funcionarios iraníes, incluyendo al ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani, se vieron interrumpidos cuando el gobierno de Kirchner firmó un acuerdo con Irán para establecer una comisión conjunta con sede en Teherán para investigar los ataques.

Nisman acusó a Kirchner de cerrar el trato a cambio de beneficios petroleros y comerciales, basando sus acusaciones en cientos de horas de escuchas telefónicas.

Kirchner desestimó las acusaciones como parte de un complot de agentes de inteligencia descontentos para desacreditarla.

Días después, el 19 de enero de 2015, y justo antes de presentar sus conclusiones al Congreso, el cuerpo del fiscal fue encontrado en el baño de su apartamento en Buenos Aires con una herida de bala en la cabeza, disparada a quemarropa con una pistola encontrada a su lado.

Una autopsia inicial concluyó que Nisman estaba solo.

Sin embargo, una segunda investigación forense realizada dos años después por la gendarmería argentina respaldó la teoría del asesinato apoyada por la familia de Nisman y la asociación de fiscales argentinos.

Fernández, elegido junto con Kirchner en octubre pasado, añadió combustible al debate la semana pasada, diciendo que “le costaba creer” que se trataba de un suicidio, aunque reconoció la falta de pruebas para la teoría del asesinato.

Pablo Duggan, autor del libro “¿Quién mató a Nisman?” es enfático.

“Nisman se suicidó. Está todo probado en el expediente. Este caso debería haberse cerrado hace tres años”.

Como era de esperar, la serie, que destaca el papel desempeñado en la investigación de la AMIA por los servicios de inteligencia y la CIA, ha provocado una enorme reacción en Twitter.

“Cinco minutos de la serie de Nisman y me dan ganas de llorar y salir del país para siempre”, dijo un usuario, Lu Abelera.

Sin embargo, el documental inclina la balanza hacia el suicidio.

“Nadie cambia su posición inicial después de ver el documental”, dijo el sociólogo Artemio López.

“La opinión de la gente sobre la muerte está influenciada por las sensibilidades públicas, sus valores y el discurso público, dependiendo de si están a favor o en contra de los gobiernos de Macri o Fernández”.

La acusación de Nisman fue desestimada en dos ocasiones antes de que el juez instructor Claudio Bonadio se hiciera cargo del caso en 2016, después de que Kirchner fuera reemplazada por Mauricio Macri como presidente.

Cuatro de los guardaespaldas de Nisman y su técnico informático Diego Lagomarsino, propietario del arma que mató a Nisman, fueron finalmente acusados.

Lagomarsino argumenta que Nisman pidió prestada su arma porque temía por la vida de sus hijas.

Ese juicio aún no se ha realizado, pero un ex juez que dirigió la primera investigación del atentado a la AMIA fue encarcelado el año pasado por ocultar y violar pruebas, junto con dos ex fiscales y un ex jefe de inteligencia.

Kirchner, presidenta del período 2007-15, y su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, quien murió de cáncer en 2019 mientras estaba bajo arresto domiciliario en el caso de la AMIA, insistieron en que estaban tratando de resolver el caso que se había estancado durante 20 años.

Fuente: Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario