Olvidando Auschwitz. Por Ana Palacio

“El rechazo del antisemitismo se encuentra en la raíz del liberalismo occidental moderno y constituye la base de nuestras sociedades”.


Esta semana, los líderes mundiales se reunieron en Jerusalén para conmemorar el aniversario 75 de la liberación del campo de exterminio nazi en Auschwitz. En un momento en el que el antisemitismo está en aumento en todo el mundo democrático, recordar las lecciones de esta dolorosa historia no podría ser más importante.

Estos son tiempos difíciles para la democracia liberal. Las instituciones están bajo presión. Las reglas y normas están siendo desafiadas y, en algunos casos, desvergonzadamente despreciadas. Las sociedades se están polarizando y fragmentando cada vez más. Y los “ismos” tóxicos del pasado –etnonacionalismo, populismo, antisemitismo– están siendo revividos.

Mientras que el etnonacionalismo y el populismo han dominado los debates durante años, particularmente desde el referéndum del ‘brexit’ y la victoria electoral del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump en el 2016, el resurgimiento del antisemitismo ha sido menos discutido. Y, sin embargo, la evidencia de esta tendencia es abundante y escalofriante.

En Hungría y en otros lugares, la demonización de George Soros, sobreviviente del Holocausto, ha continuado durante años. En el Reino Unido, un documento filtrado reveló incidentes “implacables” de antisemitismo dentro del Partido Laborista. Durante las protestas de los chalecos amarillos en Francia, un destacado intelectual judío se encontró con gritos de “sucio sionista”.

Los crímenes violentos de odio antisemitas, desde un incendio provocado en un supermercado kosher en París hasta tiroteos en sinagogas en Pittsburgh y el este de Alemania, también están en aumento. En Francia, los informes policiales indican que los incidentes antisemitas aumentaron en un 74% entre el 2017 y el 2018.

Del mismo modo, según un informe del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la Universidad Estatal de California, San Bernardino, los delitos de odio antisemitas en las tres ciudades más grandes de Estados Unidos (Nueva York, Los Ángeles y Chicago) están en camino a alcanzar un pico no registrado hace 18 años. El comisionado de antisemitismo del Gobierno Alemán advirtió a los hombres judíos que no usen kipás (la cobertura tradicional de la cabeza judía) en público.

Se ha dicho que el antisemitismo es una señal de alerta para la sociedad. Los ataques contra la comunidad judía presagian ataques contra otros grupos. La confesión posterior a la Segunda Guerra Mundial del pastor alemán Martin Niemöller capta elocuentemente esta progresión: “Primero, vinieron por los socialistas, y no dije nada, porque no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas, y no dije nada, porque no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada, porque no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedaba nadie para que hablara a mi favor”.

Pero los riesgos del aumento del antisemitismo son aún más profundos. El rechazo del antisemitismo se encuentra en la raíz del liberalismo occidental moderno y constituye la base de nuestras sociedades. En ninguna parte es esto más cierto que en la Unión Europea, que se fundó explícitamente con el objetivo de evitar que se repitan los horrores de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, incluso más allá de las reglas, las instituciones y el Estado de derecho, la UE se basa en el respeto a la dignidad humana, una prioridad nacida y sostenida por la memoria del Holocausto.

El mantra “nunca más” de Europa siempre ha sido más una aspiración que una realidad. La masacre de Srebrenica en 1995 y, en términos más generales, la guerra y la purga étnica que acompañó a la desintegración de Yugoslavia, claramente lo desafiaron. Pero la reflexión que siguió al conflicto de los Balcanes sugiere que los europeos al menos reconocieron la traición de sus valores fundamentales.

Tal autorreflexión es mucho más difícil de encontrar en estos días. Las menciones de antisemitismo a menudo se ignoran o incluso se racionalizan cínicamente. Las muestras de indignación o solidaridad carecen de profundidad, con discusiones secuestradas por argumentos sobre las políticas israelíes, o incluso estadounidenses. Mientras tanto, la democracia liberal se debilita.

Dos razones para esta débil respuesta merecen especial atención. El primero es el desvanecimiento de la memoria. La historia del antisemitismo en Europa es casi tan antigua como el continente. Pero los últimos 70 años han traído un respiro notable, debido a la marca indeleble que el Holocausto dejó en aquellos que lo habían vivido o estuvieron cerca de él. Pero casi todos han muerto. Las generaciones más jóvenes ven este evento singularmente horrible como una tragedia más de la historia y, por lo tanto, no aprecian completamente la escala o la urgencia de la amenaza que representa el antisemitismo.

La segunda razón es la erosión más amplia de los principios e instituciones democráticos. En este sentido, el antisemitismo es un canario en la mina de carbón, y nos muestra cuán tóxico y divisivo ha llegado a ser nuestro discurso social y político. La instrumentalización de las reglas, normas y principios más básicos para lograr objetivos personales o partidistas amenaza con desahogar nuestras sociedades. Si no podemos estar de acuerdo en que el antisemitismo no tiene cabida en nuestras sociedades, ¿en qué podemos estar de acuerdo?

El resurgimiento del antisemitismo, y la débil respuesta al mismo, es un presagio de la decadencia democrática. La conmemoración de la liberación de Auschwitz sostendrá un espejo para nuestras sociedades. Podemos desviar nuestros ojos y permitirnos llegar al punto donde no quede nadie para hablar a nuestro favor, o podemos reconocer la amenaza que enfrentamos y hacerle frente.

Fuente: El Comercio
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario