Primer ministro de Holanda se disculpa por el papel de su país durante el Holocausto

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, se disculpó por la forma en que el gobierno de su país en tiempos de guerra le falló a los judíos, por primera vez por un primer ministro en ejercicio.


Rutte, el domingo durante una conmemoración del Holocausto, ofreció “disculpas por el gobierno de esos días, mientras los últimos sobrevivientes aún están con nosotros”. Ese gobierno, dijo, “fracasó en su responsabilidad como proveedor de justicia y seguridad” para los judíos de Holanda.

Rutte, en el poder desde 2010, se ha resistido a los llamados a emitir tal disculpa, incluyendo la del rabino jefe holandés Binyomin Jacobs en 2015 y la del Partido para la Libertad en 2012.

Rutte en 2012 citó la ausencia de “un consejo ampliamente apoyado por los involucrados o de información objetiva” que merezca una disculpa.

Alrededor del 75 por ciento de los 140.000 judíos que vivían en Holanda antes del Holocausto fueron asesinados por los nazis alemanes y sus colaboradores locales.

La policía holandesa bajo la ocupación nazi y la compañía nacional de ferrocarriles fueron ampliamente cómplices en la caza de judíos y en su transporte a los campos de muerte y a los campos de concentración. Al mismo tiempo, los Países Bajos tuvieron un fuerte movimiento de resistencia y tienen el segundo mayor número de Justos entre las Naciones – la designación reservada para los no judíos que fueron reconocidos por Israel por arriesgar sus vidas para salvar a los judíos del Holocausto – detrás de Polonia.

Francia, Bélgica y Luxemburgo se han disculpado oficialmente por el papel de sus autoridades en la aniquilación sistemática de los judíos en declaraciones.

“Es de gran importancia histórica”, dijo Emile Schrijver, director del Barrio Cultural Judío de Ámsterdam, que incluye el Museo Nacional del Holocausto, respecto de la disculpa de Rutte en una entrevista con la Agencia Telegráfica Judía. Los judíos holandeses han buscado durante mucho tiempo “el pleno reconocimiento del inusual sufrimiento hecho a los judíos por el indiferente y poco servicial appartus del gobierno”, dijo.

En 1995, la Reina Beatriz hizo el primer reconocimiento oficial por parte de un jefe de estado holandés de la complicidad de los holandeses en la época del Holocausto, cuando dijo durante un discurso en el Knesset israelí que sus compatriotas que salvaron a judíos durante el Holocausto eran “excepciones”. Más tarde, ese mismo año, dijo en Holanda que pensar en el Holocausto debería “llenarnos [de] un profundo sentimiento de vergüenza”. No se disculpó.

Por: Cnaan Liphshiz / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario