Abbas retira solicitud de votación en la ONU contra el plan de Trump por falta de votos


El martes, los palestinos han abandonado su solicitud de votación en el Consejo de Seguridad de la ONU que esperaban que rechazara el plan de paz del presidente de EE.UU. Donald Trump, cuya administración ha ejercido una fuerte presión sobre los críticos, dijeron los diplomáticos.

Presentada por Indonesia y Túnez, la resolución fue retirada porque corría el riesgo de no contar con nueve de los 15 votos a su favor, el mínimo requerido para su adopción siempre y cuando no exista el veto de un miembro permanente, dijeron los diplomáticos a AFP.

Un diplomático, que habló con la condición de mantener el anonimato, dijo que Estados Unidos ha ejercido “una presión muy fuerte” sobre otros países en el Consejo de Seguridad, incluyendo amenazas de represalias económicas.

A pesar del revés, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se dirigirá el martes al Consejo de Seguridad para discutir sobre el plan de Trump del 28 de enero, que allana el camino para la aplicación de la soberanía israelí de gran parte del Valle del Jordán y los poblados, pero también permite un Estado palestino desmilitarizado.

Los palestinos trataron de retratar el movimiento como un retraso temporal y un tecnicismo.

El alto funcionario palestino Saeb Erekat negó los informes de que el proyecto de resolución se retirara por falta de apoyo, diciendo en una declaración que el “rumor” de que los palestinos retiraron la resolución “no es cierto y es totalmente infundado”.

Dijo que el proyecto de resolución, que inicialmente decía que el plan de EE.UU. socavaba las aspiraciones de independencia del pueblo palestino, sigue siendo discutido y será sometido a votación una vez que esas discusiones concluyan con “una fórmula que represente nuestras posiciones”.

El proyecto de resolución original, copatrocinado por Túnez e Indonesia y respaldado por los palestinos, también decía que el plan de EE.UU. viola el derecho internacional y las exigencias del Consejo de Seguridad de una solución de dos Estados basada en las fronteras antes de la guerra de Oriente Medio de 1967. Habría expresado la determinación del Consejo de “examinar los medios prácticos para asegurar la plena aplicación de sus resoluciones pertinentes, incluidas las medidas de aplicación en virtud del Capítulo 7 de la Carta (de la ONU)”, que pueden ser por medios militares o no militares.

Se esperaba que la resolución se sometiera a votación el martes cuando Abbas se dirigiera al Consejo. Pero los diplomáticos dijeron que muchas de sus disposiciones no eran aceptables para los miembros europeos del consejo, que apoyan una solución de dos Estados basada en las fronteras anteriores a 1967, y otros miembros del consejo.

Después de largas negociaciones y proyectos revisados durante el fin de semana, y la circulación de un texto drásticamente enmendado por los Estados Unidos, los palestinos decidieron no poner ningún proyecto en “azul”, una forma final para la votación, dijeron los diplomáticos a la Autoridad Palestina, hablando con la condición de anonimato porque las discusiones eran privadas.

Erekat dijo que como la resolución no ha sido puesta en “azul”, no se puede decir que haya sido retirada.

El alto funcionario de la Autoridad Palestina, Hussein al-Sheikh, tuiteó: “Los rumores sobre el proyecto de resolución que se pretende presentar al Consejo de Seguridad son parte de una feroz guerra que se está librando contra el liderazgo palestino. Afirmamos que las consultas continúan a pesar de la guerra estadounidense y su presión sobre el mundo entero para que no se apruebe el proyecto de resolución”.

Numerosos medios de comunicación israelíes y palestinos, citando fuentes cercanas al liderazgo de la Autoridad Palestina, informaron que la votación no se llevaría a cabo el martes, ya sea debido a la intensa presión diplomática, a la falta de apoyo o al rechazo palestino de una versión diluida de la resolución.

La agencia de noticias palestina Ma’an, citando una fuente bien informada, dijo: “No nos estamos echando atrás en la presentación de una resolución, pero cuando llegamos a la ciudad de Nueva York, nos quedó claro que todavía tenemos que consultar con los Estados miembros que aún no han decidido su posición”.

Los funcionarios israelíes dijeron al Times of Israel que la votación se había pospuesto, no cancelado, y que podría volver a estar en la agenda en cualquier momento.

El embajador israelí en la ONU Danny Danon dijo: “La línea de posición israelí siempre ha sido muy clara: La única manera de promover la paz es a través de negociaciones, no condenas en la ONU. Agradezco a los países que ayudaron a poner fin a las acciones innecesarias de Abbas”.

El lunes pasado, el miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, Ahmad Majdalani, dijo al Times of Israel que el último proyecto de resolución era “inaceptable”.

Un funcionario palestino, que habló con la condición de mantener el anonimato, calificó el último proyecto de “aguado” y “débil”, además de carecer del “lenguaje necesario para disuadir a Israel de adoptar medidas unilaterales ilegales destinadas a destruir la solución de los dos Estados”.

Abbas también tenía programada una conferencia de prensa en Nueva York el martes con el ex primer ministro israelí Ehud Olmert a las 5 p.m. (hora de Israel).

La noticia de que los palestinos podrían estar retirando la resolución llegó un día después de que surgieran informes de que estaban tratando de suavizar el texto para obtener más apoyo en el Consejo de Seguridad.

La resolución reformulada que vio la AFP dejó de lado su fuerte condena inicial al plan de paz del presidente estadounidense Donald Trump y formuló sus críticas en un lenguaje más suave que el original.

Los cambios se produjeron cuando la presión diplomática aumentó antes de la esperada votación.

En un signo de presión, Túnez la semana pasada despidió abruptamente a su embajador ante la ONU, Moncef Baati, citando su falta de consulta con su ministerio de asuntos exteriores sobre asuntos que se dice que incluyen el plan de paz.

Fuentes diplomáticas dijeron que al presidente de Túnez, Kais Saied, le preocupaba que las expresiones de apoyo de Baati a los palestinos perjudicaran las relaciones de Túnez con los Estados Unidos.

Jared Kushner, yerno y asesor de Trump, informó al Consejo de Seguridad sobre el plan de EE.UU. el jueves.

El plan pondría la capital palestina en un suburbio de Jerusalem, en lugar del este de Jerusalem, y permitiría a Israel aplicar su soberanía en más de 130 poblados judíos en Judea y Samaria, así como el Valle del Jordán.

Ha sido rechazado rotundamente por los palestinos, la Liga Árabe y la Organización de Cooperación Islámica. El domingo, la Unión Africana siguió el ejemplo, con su presidente, Moussa Faki Mahamat, diciendo en una cumbre de líderes africanos en Addis Abeba que “pisoteó los derechos del pueblo palestino”.

El proyecto inicial de la resolución palestina, que fue presentado por Túnez e Indonesia el martes pasado, acusaba al plan estadounidense de “violar el derecho internacional y los términos de referencia aprobados internacionalmente para el logro de una solución justa, completa y duradera al conflicto israelí-palestino”.

En la última versión se decía que la iniciativa de los Estados Unidos “se aparta del mandato y los parámetros aprobados internacionalmente para el logro de una solución justa, amplia y duradera de este conflicto, consagrado en las resoluciones pertinentes de la ONU”.

El proyecto ya no pedía una conferencia internacional sobre el Oriente Medio “lo antes posible”, sino que sustituía ese lenguaje por un recordatorio de que ese llamamiento se había hecho en una resolución de la ONU de 2008.

También añadió una línea “condenando todos los actos de violencia contra los civiles, incluidos los actos de terror, así como todos los actos de provocación, incitación y destrucción”.

Sigue condenando los poblados israelíes en Judea y Samaria, incluida el este de Jerusalem, y reafirma la necesidad de preservar las líneas fronterizas desde 1967.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario