Aliá: una oportunidad de volver a empezar


Desde su fundación en 1920, el Keren Hayesod apoyó a más de tres millones de judíos que decidieron emigrar a Israel. Muchos motivados por un fuerte sentimiento sionista, y también buscando refugio como consecuencia de la Shoá, persecuciones en su país de origen o fuertes crisis económicas.

Desde la creación del Estado de Israel, la población del país se multiplicó y cada nuevo olé fue recibido y ayudado en su proceso de absorción y adaptación. No siempre fue fácil pero, con el esfuerzo de todos los judíos del mundo siempre fue posible.

Un ejemplo de esto es la historia de Natasha. Oriunda de Chechenia, vivió en un orfanato en Grozni desde los 3 años. A mis 18, el hogar fue bombardeado y tuvo que escapar a un campo de refugiados. Y cuenta: “Cuando la Agencia Judía descubrió que yo era judía, viajaron hasta allí a rescatarme, me llevaron a Israel y me dieron un hogar seguro en un Centro de Absorción y aprendí hebreo. Me enlisté voluntariamente al ejército para retribuir algo de todo lo que Israel hizo por mí y luego estudié en la Universidad de Tel Aviv. A los 19 años conocí a mi marido y hoy tenemos un hijo hermoso”. Y agrega: “Keren Hayesod me regaló la posibilidad de comenzar una nueva vida, de sentirme segura y sobre todo, de poder alcanzar mis sueños. Me abrió las puertas a un futuro. A una vida mejor”.

Hoy por hoy, miles de judíos como Natasha siguen transformando a Israel en su nuevo hogar. Solamente en la última década, más de 250.000 hicieron aliá, la mayoría provenientes de Rusia, Ucrania, Francia, Estados Unidos y Etiopía.

También Israel recibió nuevos ciudadanos de américa latina. Por ejemplo, a principios de 2010 había 200 olim anuales provenientes de Brasil. Actualmente llegan más de 600.

Los judíos de Argentina también tienen la posibilidad y el derecho de elegir comenzar una nueva vida en Israel. CUJA brinda apoyo para que ese sueño sea una realidad.

Como dijo Golda Meir: “El período de tiempo desde nuestra Independencia, ha sido el primero en muchos siglos en que las palabras refugiado judío no han sido pronunciadas, esto es porque el Estado Judío está dispuesto a recibir a cualquier judío, competente o no, viejo o no, enfermo o no, nos da exactamente igual…”

¡Juntos hacemos la diferencia! Más información en: https://www.facebook.com/cujaarg
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario