Coronavirus: Lo que Medio Oriente puede hacer para mantenerse a salvo


Pocas cosas son tan inquietantes como el seguimiento de un brote de coronavirus a través de la cascada de titulares que detallan el empeoramiento de las estadísticas, las ciudades bloqueadas, las fronteras cerradas, los vuelos cancelados, las evacuaciones y las cuarentenas. Más de 12.000 personas han sido infectadas por el coronavirus de Wuhan, principalmente en China pero también en otros 26 países, y más de 250 han muerto.

Los brotes virales son una trágica consecuencia no intencional de al menos tres factores cruciales para el desarrollo humano: la urbanización, la globalización y la agricultura industrializada. Los virus prosperan y se propagan mientras haya nuevos portadores o incubadoras, ya sean humanos o animales. No es sorprendente que las epidemias virales hayan aumentado en frecuencia y provocado mayores pérdidas de vidas en los últimos milenios, cuando más personas se hacinaban en ciudades densamente pobladas. Como resultado, los patógenos tenían las condiciones perfectas para causar la plaga de Atenas en el año 430 a.C., al igual que los platelmintos parasitarios responsables de los numerosos brotes de bilharzia en el Antiguo Egipto.

Los brotes aislados de enfermedades en el mundo pre-globalizado, en su mayor parte insular, acabaron por desaparecer porque había menos personas o ganado para propagar la enfermedad. Sin embargo, el rápido aumento de la migración, el comercio y las interacciones conexas que comenzó en la época de los descubrimientos y que desde entonces casi ha alcanzado su punto máximo, ha hecho que las epidemias aisladas se conviertan en pandemias mundiales, desde la viruela y la peste bubónica hasta las variantes más recientes de la gripe.

Esto no es un argumento en contra de la globalización; es una observación destinada a identificar oportunidades adicionales para desarrollar normas comunes de bioseguridad en todo el mundo, dado el nivel con el que están interconectadas las naciones, las sociedades, las economías, las vidas y los medios de vida. Al fin y al cabo, las recientes pandemias se han detenido en su camino gracias a una cooperación y coordinación mundiales cada vez más eficaces, lo que demuestra las posibilidades no sólo de combatir las amenazas virales existentes, sino también de elaborar preventivamente salvaguardias cruciales contra la proliferación de las enfermedades.

La reducción de las tierras cultivables, la disminución de los suministros de agua y los fenómenos meteorológicos adversos causados por el cambio climático han puesto de relieve las preocupaciones en materia de seguridad alimentaria. En China y la India, con una población total de 2.800 millones de personas, la cría de ganado está pasando rápidamente de la escala tradicional de pequeña a mediana a parecerse a las masivas granjas industrializadas de Occidente. En ausencia de normas adecuadas de bioseguridad e inocuidad de los alimentos, el hecho de obligar al ganado a vivir en recintos cada vez más pequeños crea las condiciones ideales para que se propaguen los patógenos, especialmente los que pueden transmitirse de un animal a un ser humano, como el coronavirus de Wuhan. Esto ocurrió en la década de 1990, cuando las aves migratorias acercaron demasiado el virus de la gripe aviar H5N1 a las grandes explotaciones avícolas del este de China. La pandemia de gripe porcina de marzo y abril de 2009 se vio exacerbada por las operaciones de cría intensiva de ganado y se propagó aún más por el comercio mundial de aves de corral y cerdos entre América del Norte, Asia y Europa.

En el caso del coronavirus de Wuhan, el principal culpable parece ser los mercados húmedos de China, donde los animales se sacrifican por encargo o se llevan vivos a casa. Los animales de las explotaciones de pequeña escala sin bioseguridad entran en contacto con las personas, con poco cuidado o preocupación por las normas de inocuidad de los alimentos. No es la primera vez que estos mercados húmedos han sido responsables de la propagación de un virus mortal, y es poco probable que sea la última. En 2013, la epidemia de gripe aviar H7N9 se extendió por toda China y causó al menos 100 muertes, lo que llevó a las autoridades a cerrar temporalmente los mercados de aves de corral vivas.

En el caso del coronavirus de Wuhan, el principal culpable parece ser los mercados húmedos de China, donde los animales son sacrificados por encargo o llevados vivos a casa. Los animales de las explotaciones de pequeña escala sin bioseguridad entran en contacto con las personas, con poco cuidado o preocupación por las normas de inocuidad de los alimentos.

Los investigadores también señalan el comercio cada vez más lucrativo de animales salvajes, impulsado por la demanda de China, como un factor adicional en la aparición de patógenos anteriormente desconocidos. Este fenómeno se ve agravado por la resultante prisa por cazar y encontrar nuevos lugares de caza cuando las especies objetivo se agotan en una zona determinada, combinado con la aglomeración de diferentes especies que normalmente no se mezclarían en la naturaleza.

Más de una tercera parte del ganado de China sigue criándose en patios o recintos familiares en explotaciones mixtas de pequeña escala, que siguen siendo una fuente de ingresos y alimentos. Cerrar los mercados húmedos u obligar a los agricultores pobres a adoptar normas de bioseguridad o de inocuidad de los alimentos hará más daño que bien, especialmente en una economía china ya asediada. Además, el consumo de animales silvestres costosos se ha convertido en un símbolo de estatus, que incentiva la continuación de la caza y el comercio de animales silvestres. Los intentos anteriores de interrumpir las cadenas de suministro de estos mercados de vida silvestre o de prohibir la demanda sólo han hecho subir los precios y los han hecho más lucrativos. Para los consumidores, los precios más altos sólo hacen más atractivo el consumo de vida silvestre.

Hasta ahora, el Medio Oriente se ha librado de una serie de casos confirmados, aparte de la familia china de cuatro personas que viajó a los Emiratos Árabes Unidos desde Wuhan, donde se identificó el coronavirus por primera vez. No obstante, hay importantes lecciones sobre salud pública, inocuidad de los alimentos y bioseguridad que se basan en las ya aprendidas de brotes similares en el pasado. Las naciones árabes más ricas están mejor capacitadas para actuar de manera preventiva, reforzando las normas, equipando y dotando de personal adecuado a las instalaciones médicas y aplicando medidas de bioseguridad mediante inspecciones de cumplimiento.

Las naciones más pobres siguen siendo vulnerables, relegadas a responder a posteriori, dada la falta de medios y, en algunos casos, de conocimientos técnicos para aplicar normas estrictas que tienen muchas más probabilidades de sofocar el crecimiento que de mantener a la nación a salvo de una amenaza viral.

Por ahora, lo que la mayoría de las naciones pueden hacer es simplemente permanecer vigilantes, siguiendo las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud y de los órganos internacionales pertinentes que cuentan con personal en primera línea para hacer frente a la crisis. La prioridad de los gobiernos del mundo árabe es asegurar que el público esté bien informado de los últimos acontecimientos, desacreditando los rumores y evitando así el pánico.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario