Crisis de Coronavirus: 6 iniciativas creadas en Israel para ayudar a China

China ha estado lidiando con el brote de una nueva variedad de coronavirus durante casi dos meses, poniendo a millones de personas en aislamiento mientras intentan contenerlo. El virus, conocido actualmente como 2019-nCoV y el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2), se propagó rápidamente desde que surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, donde viven más de 50 millones de personas, a finales de diciembre.


Al 19 de febrero, más de 75.000 personas en todo el mundo se habían infectado, casi todas ellas en la China continental, y 2.012 personas habían muerto a causa del coronavirus, 2.006 de ellas dentro del país, según un mapa actualizado del brote que recoge cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos. La propagación llegó a unos 25 países y ha dado lugar a restricciones de viaje a nivel mundial y a medidas de emergencia para reducir el riesgo de exposición en medio de una carga social y económica devastadora.

Esta semana, todas las miradas están puestas en un crucero afectado por el coronavirus frente a las costas de Japón que transportaba a más de 3.700 personas de más de 40 países mientras los gobiernos trabajan para que sus ciudadanos regresen a casa, alimentando los temores de un contagio global. A bordo del Diamond Princess, atracado frente a la ciudad portuaria japonesa de Yokohama desde el 3 de febrero, miles de personas estaban bajo cuarentena obligatoria, incluidos varios pasajeros israelíes. Las autoridades sanitarias japonesas han estado trabajando para realizar pruebas a los que se encuentran a bordo y han registrado más de varios cientos de casos confirmados de infección por coronavirus. Entre los diagnosticados se encontraban tres ciudadanos israelíes que han sido trasladados del barco para recibir tratamiento médico. Se prevé que los 12 israelíes restantes desembarquen el miércoles cuando termine el período de cuarentena, tras lo cual serán trasladados por avión a Israel y puestos en aislamiento hospitalario en el Centro Médico de Sheba. Otros países, incluidos los EE.UU., también han evacuado a sus ciudadanos del Diamond Princess, así como otro crucero, el Westerdam, atracado en el puerto marítimo camboyano de Sihanoukville.

Para ayudar a detener la propagación, la OMS anunció a principios de este mes un plan de preparación y respuesta de 675 millones de dólares hasta abril de 2020 para ayudar a los países con sistemas de salud más débiles a enfrentar el brote. La organización también ha organizado reuniones en Ginebra con destacados expertos en materia de salud para acelerar y financiar las investigaciones prioritarias sobre el virus. Y los expertos sanitarios internacionales se encuentran actualmente en Beijing como parte de una delegación dirigida por la OMS para ayudar a investigar el nuevo coronavirus y comprender su origen, espectro, propagación e impacto, y para ayudar a informar sobre las medidas de contramedida como el aislamiento de los casos, la localización de los contactos y el aislamiento.

Mientras tanto, las empresas farmacéuticas y las instituciones de investigación han puesto en marcha iniciativas para desarrollar una vacuna (que no ayudará a los afectados actualmente pero que puede prevenir futuros brotes), pero estos planes pueden tardar al menos otro año. La Fundación Bill y Melinda Gates anunció que donaría 100 millones de dólares para financiar la investigación y el tratamiento

En medio del temor, NoCamels está destacando seis iniciativas con base en Israel dirigidas ya sea a proporcionar ayuda humanitaria y de socorro a China, a desarrollar diagnósticos y formas de combatir la propagación, o simplemente a mostrar solidaridad.

Esfuerzos humanitarios de Israel

A principios de este mes, la organización de ayuda israelí IsraAID envió un cargamento de suministros médicos y equipo de protección a China en el último vuelo desde Tel Aviv cuando entraron en vigor las restricciones de viaje de Israel. El envío fue directamente al Ministerio de Salud chino para su uso, ya que se enfrenta a una grave escasez de dichos suministros, especialmente en Wuhan, el epicentro del brote.

IsraAID dijo que seguirá vigilando la situación y que podría poner en marcha una respuesta secundaria que incluyera la salud mental y el apoyo psicosocial para los trabajadores de ayuda humanitaria y los primeros auxilios que trabajan en la zona.

El director general de IsraAID, Yotam Polizer, dijo en una declaración que era importante que la organización hiciera su parte enviando suministros de socorro y “compartiendo nuestra experiencia en el campo del manejo del estrés y la reducción de traumas”.

“Todos estamos muy preocupados por la propagación del coronavirus, y estamos agradecidos por todo el valiente trabajo realizado por los equipos médicos chinos”, añadió.

La escasez de suministros médicos es un tema muy problemático, dice Holo Zheng, representante de los estudiantes chinos y de la comunidad empresarial aquí en Israel.

Zheng unió fuerzas con un equipo de voluntarios formado por “colegas, amigos y desconocidos reunidos en una misión” para trabajar en la obtención de suministros para los trabajadores médicos chinos, en la obtención de máscaras y equipos de protección en todo el mundo desde Israel y en la determinación de la logística como los vuelos, los permisos y el envío. El equipo, integrado por Zheng, Alon Chen, Jojo Meng, Lanie Lan y Marcus Duan, también ha ayudado a reunir fondos de donantes para avanzar en estos esfuerzos.

Zheng le dice a NoCamels que el aspecto más importante es llevar los suministros a los lugares correctos. “China es un país de gran tamaño, preguntarse adónde enviamos la ayuda es la primera pregunta y una prioridad es ayudar a la gente con las necesidades más urgentes, especialmente a los que están en el frente”, explica.

“La gente puede elegir quedarse en casa y no moverse, pero algunos no pueden hacerlo: médicos, personal médico, policías y demás. Por lo tanto, la atención debe estar ahí”, le dice a NoCamels.

La iniciativa #StandWithWuhan de Zheng y su equipo ha ayudado hasta ahora a coordinar y enviar varios envíos a China. La semana pasada, se enviaron unas 30.000 máscaras, 7.900 trajes protectores y 380 gafas protectoras desde Israel a los hospitales de Baoding y Huangshi, en las provincias de Hebei y Hubei, respectivamente. Esta semana, otras 10.000 máscaras fueron enviadas desde Israel a un hospital en la ciudad de Yantai en la provincia de Shandong. Este último envío fue un esfuerzo conjunto con la organización de ayuda israelí centrada en la tecnología, SmartAID, y el proveedor de logística global DHL.

El fundador de SmartAID, Shachar Zahavi, dice a NoCamels que la organización está trabajando en la preparación de envíos adicionales, en coordinación con sus socios chinos, y facilitados por sus equipos de respuesta en Australia y los EE.UU., así como su asociación con DHL.

Zheng prevé un mayor papel para Israel y la tecnología israelí en la ayuda a las secuelas del brote, pero “la mayoría no será aplicable inmediatamente según sea necesario”. Cita empresas de semiconductores que podrían ayudar en la detección, sistemas de telemedicina que tiene China pero que están “más desarrollados en Israel”, robots médicos para el tratamiento a distancia de pacientes infectados y hospitales de campaña con tecnología avanzada.

“Estas cosas estarán más disponibles con el tiempo y hay oportunidades post-coronavirus para la tecnología israelí”, dice Zheng a NoCamels.

También señaló que hay esperanzas de una vacuna. A principios de este mes, el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu instruyó al Ministerio de Salud y al Instituto Israelí de Investigación Biológica este mes para lanzar los esfuerzos. Este último es un instituto de investigación gubernamental especializado en biología, química y ciencias ambientales y que está bajo la jurisdicción de la Oficina del Primer Ministro.

Zheng le dice a NoCamels que se necesita más conciencia y educación sobre la epidemia que se está desarrollando y sobre las medidas preventivas necesarias para protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias de los virus, incluyendo el uso de máscaras.

La percepción que rodea al uso de máscaras, que es común en Asia, “debería cambiarse”, dice. “La gente aquí lo ve como una señal de estar enfermo en lugar de una señal de responsabilidad”.

La investigación y la tecnología médica de Israel

Mientras tanto, la Universidad de Bar Ilan de Israel dijo esta semana que la nueva tecnología desarrollada por el Dr. Amos Danielli de la Facultad de Ingeniería Alexander Kofkin, podría reducir significativamente el tiempo de diagnóstico del coronavirus.

La prueba, basada en una combinación de partículas ópticas y magnéticas, puede analizar rápidamente 100 muestras de pacientes potencialmente infectados con el virus y reducir el tiempo de diagnóstico a aproximadamente 15 minutos, dijo la universidad en un comunicado de prensa. Se ha demostrado que la prueba reduce el tiempo de diagnóstico del virus Zika y actualmente se utiliza en el laboratorio central de virología del Ministerio de Salud en el Hospital Tel Hashomer, añadió la universidad.

El Dr. Danielli está trabajando con MagBiosense, una compañía de dispositivos médicos, para un dispositivo del tamaño de una máquina de café que se basará en su tecnología y está buscando un inversor para acelerar el desarrollo de la prueba de coronavirus, para que pueda ser rápidamente introducida en los hospitales, según el comunicado

El Dr. Danielli y su equipo también colaboran con universidades europeas para identificar los anticuerpos que el sistema inmunológico produce contra el coronavirus.

La semana pasada, NoCamels informó sobre la empresa israelí Sonovia Ltd, que dice que puede ayudar a detener la propagación del nuevo coronavirus a través de una nueva tecnología para un antipatógeno, tejido antibacteriano y textiles. La empresa envió muestras a dos laboratorios médicos en China – la rama de Shanghai de la Academia China de Ciencias y un laboratorio médico en Chengdu a principios de este mes y está a la espera de resultados sobre si su tecnología es eficaz contra el virus.

“Hemos identificado la metodología para determinar la capacidad del tejido para eliminar virus y bacterias. Enviamos una serie de tejidos a China y se necesitarían unos días para colonizar el coronavirus en el tejido y evaluar si nuestra tecnología puede destruirlo”, dijo el cofundador de Sonovia, Shay Herscovich, a NoCamels.

Con sede en Ramat Gan, la tecnología patentada que Sonovia pretende comercializar fue desarrollada originalmente como una tecnología de acabado de nanopartículas que lucha contra las bacterias por científicos israelíes en el laboratorio del profesor Aharon Gedanken de la Universidad de Bar Ilan. La tecnología infunde mecánicamente nanopartículas de óxido metálico en los textiles durante un proceso de impregnación asistido por ultrasonidos con el compuesto químico especializado que convierte los textiles en bloques altamente eficaces contra las bacterias y los hongos.

El científico de Sonovia, Dr. Jason Migdal, dice a NoCamels esta semana en una entrevista de seguimiento que se enviaron muestras adicionales de tejido a Singapur para pruebas de laboratorio contra el nuevo coronavirus. Simultáneamente, Migdal dice que Sonovia se ha asociado con una empresa con sede en Singapur que desarrolla tecnología antiviral basada en el óxido de zinc y que las dos entidades han solicitado una subvención para avanzar en la investigación.

“En términos generales, las nanopartículas metálicas como el óxido de zinc tienen un fuerte potencial antiviral debido a sus múltiples interacciones con la envoltura viral, desactivando el virus mediante la formación de radicales libres o inhibiendo la replicación viral una vez internalizado”, dice el Dr. Migdal.

“Para nuestros textiles tratados el primer mecanismo es el de relevancia para las nanopartículas fijas dentro de las fibras del textil. Nuestros estudios clínicos se centrarán en asegurar que las nanopartículas trabajen en armonía con el sistema respiratorio humano a través de un estudio in vitro”, añadió.

Sonovia también se está acercando a la finalización de un prototipo de una mascarilla que será tratada con su tecnología y está buscando fabricantes de mascarillas, dice Migdal.

En la Cumbre de Inversores Globales de OurCrowd la semana pasada, NoCamels se reunió con el científico israelí Dr. Gilly Regev, un empresario con una rica experiencia en investigación anti-infecciosa y cofundador de la empresa SaNOtize, con sede en Vancouver, en la que OurCrowd ha invertido. La empresa desarrolló una tecnología de plataforma patentada que permite la administración tópica de óxido nítrico (un gas incoloro con la fórmula NO, de ahí su nombre) para destruir bacterias, hongos y virus.

SaNOtize encontró una manera de entregar el gas en forma de gel o crema, así como en forma líquida.

El Dr. Regev dice que una plataforma en la que se está trabajando actualmente es “un aerosol nasal que usa óxido nítrico para matar bacterias y virus, incluyendo la gripe que también puede funcionar contra el coronavirus”. La clave está en la dosis, explica.

El técnico está llevando a cabo dos ensayos clínicos en este momento, dice Regev, uno para combatir los hongos de las uñas y otro para la sinusitis crónica. “Ambas condiciones actualmente no tienen tratamiento”, señala el Dr. Regev.

La tecnología también puede ser útil para tratar las condiciones respiratorias y actualmente hay un ensayo clínico de fase II para la fibrosis quística, un trastorno hereditario y progresivo que causa daños graves en los pulmones, el sistema digestivo y otros órganos.

SaNOtize también licencia su tecnología para aplicaciones cosméticas en el tratamiento del acné y las condiciones inflamatorias de la piel relacionadas.

Este artículo se publicó originalmente en: No Camels y fue traducido por: Noticias de Israel en español.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario