El auge de la extrema derecha en Europa no es la principal fuente de antisemitismo

El ascenso de la extrema derecha en Europa occidental no es la principal fuente de antisemitismo en la región en los últimos años, según un estudio del Instituto de Estrategias Sionistas de la Organización Mundial Sionista.


“El auge de la extrema derecha y el antisemitismo: Tres estudios de casos europeos” se centra en Francia, Inglaterra y Alemania, que tienen las mayores poblaciones judías del continente, y examina si existe una correlación entre el deterioro de la seguridad de esas comunidades y el auge de los partidos de extrema derecha.

El Instituto de Estrategias Sionistas es una institución de investigación no partidista dedicada a preservar a Israel como un Estado judío y democrático en el espíritu de la Declaración de Independencia de Israel.

El investigador Nicolas Nisim Touboul estudió dos variables en cada país: el crecimiento electoral de los partidos de derecha y las tendencias en los niveles de antisemitismo.

En el último decenio se produjeron varios ataques notables en Francia, entre ellos el asesinato de un profesor y tres alumnos de la escuela Otzar HaTorah de Toulouse en 2012 y el asesinato de cuatro en el ataque al supermercado Hyper Cacher de París en 2015. Sin embargo, no hubo una tendencia clara de aumento del antisemitismo en ese tiempo, con picos en algunos años y una disminución en otros. En 2003-2010, hubo un promedio de 560 incidentes antisemitas por año, y en 2011-2019 hubo 444, según los registros oficiales franceses.

En 2011, Marine Le Pen ganó el liderazgo del Frente Nacional de extrema derecha y posteriormente creció en poder electoral. Touboul señaló que el partido rechazó el antisemitismo, que “puede sospecharse que es una decisión estratégica para normalizar el partido”, pero fue lo suficientemente grave como para que Le Pen expulsara a los funcionarios que hicieron declaraciones antisemitas, incluyendo a su padre, el fundador del partido Jean-Marie Le Pen.

Los picos del antisemitismo en Francia coincidieron en su mayor parte con las operaciones militares israelíes. Por ejemplo, el 29% de los incidentes antisemitas violentos de 2009 ocurrieron en enero, durante la Operación Plomo Fundido, y el 24% de ellos en 2014 fueron en julio, durante la Operación Margen Protector.

En general, el informe encontró que es más probable que el aumento de la violencia antisemita esté motivado por el sentimiento antiisraelí o por el Islam radical que por las opiniones de extrema derecha en Francia durante la última década.


En el Reino Unido, el nivel de antisemitismo se mantuvo estable entre 550 y 650 incidentes al año durante la mayor parte del período 2006-2013, pero se disparó a 1.182 en 2014 y aumentó a 1.600 en 2018, según el Community Security Trust, una organización comunitaria judía. El aumento se debe principalmente a los discursos de odio y al acoso, mientras que la cantidad de vandalismo o ataques físicos no aumentó significativamente. El antisemitismo aumentó en un período en el que el número de delitos de odio de todo tipo se incrementó en un 254%.

Al igual que en Francia, hubo un aumento de los incidentes antisemitas en el momento de las operaciones militares israelíes.

Touboul observó el Partido de la Independencia del Reino Unido, que recibió el 3% de los votos en las elecciones generales de 2010. En 2014, ganó más escaños que cualquier otro partido del Reino Unido en el Parlamento Europeo, y en 2015 ganó el 12,6% de los votos en las elecciones generales. El declive del partido comenzó en 2017, el año siguiente al referéndum de Brexit, cuando ganó sólo el 1,7% de los votos.

El informe sostiene que hubo una ola de antisemitismo en torno al referéndum de Brexit a un nivel similar al del verano de la Operación Borde Protector, con más de 100 incidentes antisemitas por mes desde abril de 2016 hasta octubre de 2017.

Touboul concluyó que “los tormentosos debates sobre la salida del Reino Unido de la UE que profundizaron las divisiones en la sociedad” fueron la raíz de los incidentes antisemitas en el período de tiempo que estudió, y encontró un aumento de la retórica antisemita en ambos lados del mapa político.

“En Alemania, debido a la no lejana historia del país, la sensibilidad al antisemitismo y al nacionalismo extremo es especialmente alta”, explicó Touboul. “Por lo tanto, no es sorprendente que la mayor parte de la atención del gobierno sobre el tema fuera sobre aspectos nacionalistas”.

De 2012 a 2016, los judíos alemanes experimentaron 600-900 incidentes antisemitas por año, pero el número saltó a 1504 en 2017 y a 1646 en 2018, según el Ministerio del Interior alemán. Como en el Reino Unido, esto coincidió con un aumento general de los crímenes de odio en toda Alemania.

Sin embargo, la comunidad judía en Alemania no estaba satisfecha con la forma en que la policía registra los incidentes antisemitas y comenzó su propia organización de Investigación e Información sobre el Antisemitismo (RIAS Berlín). Su investigación muestra una tendencia similar a la del Ministerio del Interior alemán, pero en mayor número; en 2015 encontraron 405 incidentes que tuvieron lugar sólo en Berlín, y 1.083 en 2018.

Los registros oficiales alemanes publicados en 2018 atribuyen el 87,5% de los incidentes antisemitas a la Derecha, lo que atrae las críticas de otros grupos que estudian el antisemitismo. Por el contrario, la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea encontró ese año que el 41% de las personas que experimentaron antisemitismo en Alemania dijeron que el atacante era un islamista radical, más que en cualquier otro país de la UE. Aún así, el 25% informó que la fuente del antisemitismo era la derecha o los cristianos radicales, significativamente más que en Francia o Inglaterra.

El Partido Alternativo para Alemania (AfD) fue fundado en 2013. Touboul señala que los inmigrantes de Oriente Medio comenzaron a llegar a Alemania en 2015, lo que no sólo trajo a Alemania personas de países hostiles a Israel y donde las opiniones antisemitas son comunes, sino que también hizo más populares las opiniones xenófobas de la extrema derecha – contra los inmigrantes y contra los judíos.

El aumento del antisemitismo en 2017-2018 tuvo lugar en años en los que la AfD estaba en alza. Touboul dice que el verano de 2017, antes de las elecciones en las que se presentó la AfD, fueron los meses más tranquilos de ese año, pero admite que las actividades políticas del partido y la retórica opuesta a las “élites mundiales” podrían haber contribuido al aumento del antisemitismo.

El informe advierte que “muchas veces, hay un cruce entre diferentes tipos de antisemitismo en un solo incidente”, lo que hace difícil su categorización. La extrema izquierda, la extrema derecha y los islamistas radicales tienen opiniones “opuestas al orden mundial liberal-capitalista en el que Israel ha crecido y se ha desarrollado”.

Touboul concluyó que “la extrema derecha no es la principal motivación del antisemitismo en Europa Occidental hoy en día y los cambios en la cantidad de antisemitismo, si existen, no dependen necesariamente de la consolidación política [de la extrema derecha]”.

Por: Lahav Harkov / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario