El brote del coronavirus en Irán se propagará en todo Medio Oriente


Por Michael Rubin

En una escena que recuerda a una oscura sátira pero que, lamentablemente, no es una broma, Iraj Harirchi, Viceministro de Salud de Irán, apareció en una conferencia de prensa televisada para asegurar al público iraní que el gobierno iraní tenía el brote de coronavirus bajo control. Estaba sudando profusamente y obviamente no estaba bien. Más tarde, el gobierno iraní reconoció que había contraído el coronavirus y entró en cuarentena.

Irán ya tiene el mayor número de muertes fuera de China, y eso es sólo con las cifras que el gobierno iraní reconoce. No hay ninguna razón para el brote generalizado en Irán, aparte de la incompetencia y la venalidad del régimen. Al igual que el gobierno chino, el primer enfoque del régimen iraní fue negar y encubrir. Es la reacción instintiva del régimen iraní y también se puso de manifiesto en la reacción inicial de Teherán al derribo de un avión de pasajeros ucraniano. Hay una ironía, aquí, en que tras el terremoto de Tabas de 1978, fue la incompetencia del régimen del sha yuxtapuesta a la eficiencia de las organizaciones de beneficencia clericales lo que catalizó la revolución islámica.

Los iraníes pueden ser víctimas de la corrupción y opacidad de su gobierno pero, a largo plazo, serán los iraquíes los que sufran. Mientras que en Washington, los diplomáticos se centran en el terrorismo y las actividades malignas de las milicias chiítas controladas por los iraníes en Iraq, sentarse en los aeropuertos de Bagdad, Basora o Najaf o en la estación de autobuses de Karbala es ver una muestra representativa de la sociedad iraní. Millones de peregrinos visitan Iraq cada año.

Aunque el petróleo es el que más dinero aporta al tesoro de Irak, sigue siendo invisible para muchos iraquíes. La industria petrolera, después de todo, es uno de los sectores menos intensivos en mano de obra dentro de Irak (o de cualquier otro país). El impacto de segundo orden de los peregrinos religiosos en Irak es enorme: restaurantes, hoteles y centros comerciales dependen del flujo constante de peregrinos iraníes. Irán es también el mayor socio comercial de Iraq, y los hombres de negocios iraníes son frecuentes en los hoteles iraquíes de cuatro y cinco estrellas, algunos de los cuales son el resultado de la inversión iraní.

El gobierno iraquí ha tratado de ser proactivo, pero la crisis no podría haber llegado en peor momento con el telón de fondo de una crisis política y un todavía no confirmado primer ministro designado. Cuando se trata de las milicias chiítas apoyadas por Irán como la Badr Corp, Kataib Hezbolá, o Asa’ib Ahl al-Haq, Estados Unidos se centra en su papel en la proyección del poder iraní en Irak pero, durante el último año o dos, ha habido otra dinámica en juego: A medida que la economía iraní ha ido cayendo en recesión y las empresas propiedad del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica también han sufrido, las milicias apoyadas por el Irán en Irak han cambiado su papel: en lugar de recibir la generosidad iraní, utilizan cada vez más sus propios intereses empresariales en Irak para subvencionar a sus patrocinadores iraníes.

Lo que esto significa en resumen es que los intereses iraníes en Teherán y entre los grupos iraquíes que operan a instancias de Irán, hay una gran presión para mantener las fronteras abiertas. Los Guardianes de la Revolución y sus clientes han usado su poder para ignorar u obligar a desafiar las reglas y regulaciones del gobierno iraquí. El servicio de pasajeros y carga de Mahan Air, propiedad de los Guardianes de la Revolución, por ejemplo, sigue volando a Irak a pesar de la reciente revocación de los derechos de aterrizaje de las aeronaves iraníes. La misma corrupción en Irán que permite que continúen los vuelos procedentes de China pone de relieve cómo la codicia e incompetencia del régimen iraní ponen en peligro la región. La cultura iraquí de wasta [conexiones, nepotismo] exacerba el problema ya que los iraquíes utilizan las conexiones personales para eludir las medidas proactivas pero inconvenientes.

La gripe española de 1917-1918 diezmó tanto la población de Irak como la de Irán. (El libro del profesor Amir Arsalan Afkhami de la Universidad de George Washington, Un contagio moderno, es una lectura obligada sobre ese episodio y la historia de la cuarentena en Irán). Desgraciadamente, parece que la venalidad, la corrupción y la negación podrían condenar ahora a miles de iraníes e iraquíes a sufrir el mismo destino.

Fuente: https://israelnoticias.com/iran/brote-coronavirus-iran-medio-oriente/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario