Elecciones en Israel: la guerra de los carteles

El lunes 2 de marzo la ciudadanía israelí va a las urnas por tercera vez en menos de un año, y la campaña electoral se agudiza, bajando al mismo tiempo de nivel. En el partido Kajol Lavan acusan al Primer Ministro Biniamin Netanyahu de difundir mentiras y difamaciones contra Beni Gantz, pero también hallan la forma de presentarlo a él en términos oscuros. Concretamente: como el presidente autoritario de Turquía Recip Erdogan.

En numerosos carteles en diferentes partes del país, el mensaje es “Kajol Lavan o Erdogan”, con una foto del Primer Ministro haciendo un gesto de autosuficiencia, acompañado de fondo por dos de sus ministros , a los que la oposición suele presentar en forma muy crítica: Amir Ohana de Justicia y Rafi Peretz de Educación. Y debajo, la frase: “A salvar a Israel”.


El mismo mensaje apareció también en videos en las redes, con un agregado. El propio Erdogan habla en uno de sus discursos ,pero con la voz de Netanyahu, repitiendo frases que el Primer Ministro suele decir respecto a las sospechas de corrupción en su contra.


El Likud condenó seriamente la campaña, asegurando que presentar a un Primer Ministro electo democráticamente como Erdogan, declarado enemigo de Israel es difamación y demonización.

Para el Likud, el mensaje central es otro.

“Netanyahu, un líder para un futuro seguro”, dice este cartel con la foto del Primer Ministro, casi la única figura del Likud que aparece en la propaganda electoral en todas las redes.


Pero para que eso se concrete , sostiene el Likud, la gente tiene que salir a votar. Y los carteles llaman a la ciudadanía a no quedarse en casa.


Pero “Kajol Lavan” insiste: las consideraciones de Netanyahu no son puras. Él “se preocupa por sí mismo”, mientras que el partido de Gantz “se preocupa por Israel”.


Según la encuesta publicada este jueves-la última que estaba permitido publicar- el partido más grande será el Likud con 35 escaños, 1 más que Kajol Lavan. De confirmarse este vaticinio, se estaría invirtiendo la situación actual en la que el partido más grande en la Kneset es el de Gantz. El bloque de la derecha y ultraortodoxos tiene 58 de los 120 escaños de la Kneset, mientras que el centro izquierda tiene 56 y los 6 restantes son de Avigdor Liberman, que en las elecciones anteriores aceptaba sólo el escenario de unidad nacional y ahora no está claro cómo va a proceder.

La gran pregunta, claro está, es qué dirá la ciudadanía, el lunes, en las urnas.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario