Fuerzas de operaciones especiales estadounidenses mueren en emboscada mortal en Afganistán

Varios soldados de operaciones especiales estadounidenses y afganos han muerto el sábado en una emboscada en el agitado este de Afganistán.


Personal estadounidense del 3er Batallón, del 7º Grupo de Fuerzas Especiales y miembros de las Fuerzas de Operaciones Especiales Afganas aliadas estaban llevando a cabo un compromiso de líderes clave, un término que se refiere a los esfuerzos para comprometerse con figuras influyentes dentro de la comunidad local, en el distrito de Sherzad de la provincia de Nangarhar cuando fueron expuestos al fuego, dijo un funcionario estadounidense a Newsweek. Al menos dos soldados estadounidenses murieron y otros seis resultaron heridos, mientras que las fuerzas afganas sufrieron nueve muertes.

El funcionario dijo que el ataque está clasificado como “verde sobre azul”, lo que significa que fue perpetrado por un miembro o miembros de las fuerzas de seguridad afganas asociadas contra las tropas estadounidenses.

“Una fuerza combinada de EE.UU. y Afganistán que llevaba a cabo una operación en la provincia de Nangarhar fue atacada por fuego directo el 8 de febrero. Estamos evaluando la situación y proporcionaremos más actualizaciones a medida que estén disponibles”, dijo el portavoz de las Fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, el coronel Sonny Leggett, en una declaración enviada a Newsweek.

Más de 2.400 miembros del personal de Estados Unidos han sido asesinados en Afganistán desde 2001, año en que Estados Unidos y sus aliados intervinieron para derrocar a un gobierno dirigido por los talibanes y aliado de Al-Qaeda poco después de los ataques del 11 de septiembre de 2001. El conflicto se ha convertido desde entonces en el más largo de la historia de los Estados Unidos, y este último incidente llega cuando el presidente Donald Trump presiona para ponerle fin.

Funcionarios estadounidenses dijeron a Newsweek a principios de esta semana que se esperaba un acuerdo de paz entre Washington y el Talibán. Tal acuerdo puede implicar que los EE.UU. reduzca su fuerza actual de alrededor de 14.000 a un tercio de esa cifra.

El Secretario de Defensa Mark Esper dijo en diciembre que el ejército de EE.UU. “podría bajar a un número menor con o sin ese acuerdo político”. El Secretario de Estado Mike Pompeo dijo el lunes, sin embargo, que la administración Trump buscaba “evidencia demostrable” de que el Talibán estaba dispuesto a poner fin a sus tácticas violentas y a hablar directamente con el gobierno afgano en Kabul.

Los continuos disturbios en todo Afganistán han complicado repetidamente los esfuerzos para llegar a un acuerdo. Mientras que los funcionarios de Estados Unidos y el Talibán se reunieron para múltiples rondas de conversaciones de paz en la capital qatarí de Doha durante el año pasado, el grupo militante islamista ha seguido organizando ataques contra objetivos tanto militares como civiles, pidiendo una retirada inmediata de las fuerzas estadounidenses y de las fuerzas asociadas de la alianza militar occidental de la OTAN.

El mes pasado, dos soldados estadounidenses murieron y otros dos resultaron heridos cuando su vehículo chocó contra un artefacto explosivo improvisado en la provincia meridional de Kandahar. Dos aviadores estadounidenses murieron semanas después de que su bombardero E-11A se estrellara en la provincia de Ghazni, aunque el Pentágono ha dicho que “no hay indicios de que haya sido causado por fuego enemigo”.

Como informó Newsweek el miércoles, un ciudadano estadounidense también ha sido secuestrado por fuerzas hostiles en Afganistán. Mark R. Frerichs, un contratista del gobierno de 57 años de edad de Lombard, Illinois, fue capturado la semana pasada por la red Haqqani, aliada de los talibanes, en la provincia sudoriental de Khost y actualmente está siendo retenido como rehén por los militantes.

En su último informe, la Oficina del Inspector General Especial de los Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán, con mandato del Congreso, dijo el martes que el número de ataques lanzados por los talibanes y otros grupos militantes en los últimos tres meses de 2019 era el más alto que en ese mismo período de cualquier año desde que comenzó a registrar esos datos en 2010.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario