Hamas no logra frenar a una Jihad Islámica desinteresada en estabilizar Gaza

Durante meses, el gobierno de Israel ha perseguido el objetivo de tratar de estabilizar la Franja de Gaza. Trató de llegar a nuevos entendimientos de tregua con Hamas a través de negociaciones indirectas – con la intermediación de los egipcios y otros – y evitar una nueva guerra.


Pero los últimos incidentes muestran que el objetivo de estabilizar Gaza está cada día más lejos.

El domingo, la Jihad Islámica Palestina intentó llevar a cabo un ataque con una bomba en la frontera, que fue frustrado con éxito por el ejército israelí cuando las tropas desplegadas a lo largo de la frontera mataron a tiros al terrorista mientras colocaba la bomba. La indignación se extendió por toda Gaza cuando apareció un vídeo de una excavadora de las FDI que sacaba el cuerpo del terrorista del lugar.

El lunes, las FDI lanzaron una serie de ataques aéreos contra la Jihad Islámica después de que el grupo terrorista disparara docenas de cohetes contra Israel, más de la mitad de los cuales fueron interceptados por el sistema de defensa de la Cúpula de Hierro. El ataque con bomba en la frontera y los disparos de cohetes son sólo los últimos signos de lo insostenible que se está volviendo la situación en Gaza.

Hay algunas razones para esto. La primera de ellas es el hecho de que Hamas -el régimen gobernante de Gaza y su mayor ejército terrorista- no puede o no quiere limitar la Jihad Islámica, la segunda facción armada más grande de la Franja.

Hamas, durante el último año, ha tratado de evitar la guerra. Según una fuente familiarizada con el tema, el líder militar de Hamas, Yahya Sinwar, ha dado prioridad al objetivo de mejorar la situación económica y humanitaria de los habitantes de Gaza.

Sinwar lo ha hecho no porque Hamas abandonara su radical ideología a largo plazo de destruir a Israel o sus esfuerzos por establecer olas de ataques terroristas desde Judea y Samaria, sino porque llegó a la conclusión de que una guerra en este momento amenazaría a su propio régimen. También llegó a la conclusión de que un deterioro económico continuo entre los habitantes de Gaza plantearía grandes riesgos para el control de la Franja por parte de Hamas.

Así que Sinwar recurrió al pragmatismo temporal. Sigue interesado en la opción de llegar a acuerdos con Israel y espera que tales medidas mejoren la economía de Gaza, lo que llevará a desarrollos como la construcción de nuevas fábricas para crear puestos de trabajo, permitir que más comerciantes de Gaza entren en Israel, y encontrar soluciones para las graves necesidades de energía y agua de Gaza.

No hay duda de que Sinwar es fuerte en Gaza, al igual que los miembros del grupo del ala militar de Hamas que lo rodean. Sin embargo, los dirigentes de Hamas todavía carecen de poder para obligar a la Jihad Islámica a alinearse con los esfuerzos para alcanzar una tregua.

La Jihad Islámica sigue intentando destruir las posibilidades de lograr un alto el fuego, y Hamas no puede detenerla. Esto se debe a la simple razón de que hacerlo socavaría el espíritu de Hamas como movimiento islamista Jihadista y pondría en tela de juicio su compromiso ideológico con el conflicto con Israel.

Israel ha estado tratando de aislar la Jihad Islámica y mantener a Hamas fuera de la lucha. Por eso realizó un ataque quirúrgico con misiles cuando mató al comandante de la Jihad Islámica, Baha Abu-al Ata, el 14 de noviembre de 2019, después de que éste hiciera caso omiso de las múltiples advertencias israelíes de que cesara y desistiera de los ataques con cohetes, misiles antitanque y bombardeos que estaba realizando contra los israelíes.

El misil mató a al-Ata y a su esposa, pero no a sus hijos, que se encontraban en otra habitación de un edificio de apartamentos en Gaza. Hamas pudo mantenerse al margen del estallido de dos días que siguió, tal como Israel había previsto.

La esperanza de Israel era que después de esa operación surgieran condiciones que permitieran a Israel y a Hamas llegar a un entendimiento a más largo plazo. Pero entonces, siguieron llegando nuevos acontecimientos. El asesinato por parte de EEUU del comandante de la Fuerza Quds iraní, Qassem Soleimani, provocó que la Jihad Islámica aumentara sus ataques desde Gaza en solidaridad.

Luego, a finales de enero, la administración Trump reveló su plan de paz para Oriente Medio, y esto hizo que Hamas sintiera que “tenía que hacer algo” en respuesta a su rechazo. Todos estos factores han disminuido las posibilidades de una tregua a largo plazo entre Israel y Hamas.

Hamas se enfrenta a una crisis de identidad
La semana pasada, una célula de la Jihad Islámica atacó a las tropas de las FDI, que devolvieron el fuego. El PIJ, parece, ha vuelto a sus viejos patrones, tratando de provocar inestabilidad todos los días. Mientras tanto, Hamas aún no ha decidido su identidad. ¿Es un régimen político civil? ¿Una facción terrorista? ¿Una fuerza militar? ¿Un movimiento nacional? ¿O una ideología radical fundamentalista? Hamas sigue tratando de decir “sí” a todo lo anterior, lo que simplemente añade a la inestabilidad de Gaza.

Hamas no ha hecho lo suficiente para convencer a Israel de que es capaz de mantener una tregua, o de que no utilizaría los productos básicos que entran en Gaza para aumentar su fuerza militar y amenazar a los israelíes. No es capaz de dar garantías de que los cohetes dejarán de aterrorizar a los civiles israelíes o de que los globos con granadas atadas a ellos dejarán de aparecer sobre las ciudades y aldeas del sur de Israel. No ha disminuido visiblemente sus intentos de orquestar escuadrones de terror mortales desde Judea y Samaria.

Si Hamas quiere que se invierta dinero internacional en la economía críticamente enferma de Gaza, entonces tendría que crear importantes períodos de calma y tranquilidad, algo que el grupo terrorista ha fracasado sistemáticamente en cumplir.

Israel ha demostrado mucha paciencia y cautela en sus tratos con Gaza, basándose en el entendimiento de que sus opciones van de mal en peor.

Es encomiable que el Primer Ministro Benjamin Netanyahu no se haya precipitado a la guerra como primera solución. Pero las FDI se han estado preparando para una. Si alguna de las futuras rondas de escalada conduce a la guerra, las FDI saben que esta vez tendrán que lograr resultados decisivos.

Eso significa atacar las posiciones enemigas dondequiera que estén. Y todas estas posiciones están profundamente arraigadas en los barrios civiles de Gaza. Si las FDI detectan un cuartel general enemigo operando en el cuarto piso de un edificio de apartamentos, pueden usar su poder de fuego preciso para golpear el piso sin derribar todo el edificio.

El camino potencial para una mayor escalada se acorta con el tiempo. Los combates pueden crear dos o tres días de hostilidades, que luego volverán a la calma o se intensificarán en un conflicto más amplio.

Hamas y la Jihad Islámica han fabricado cohetes con ojivas más pesadas que en el pasado y de mayor alcance. Pero las FDI han completado un largo y cualitativo proceso de preparación y mejora.

Ha creado nuevas redes de combate que vinculan a las fuerzas terrestres, las FAI y la inteligencia militar. Los comandantes sobre el terreno tienen ahora acceso a la inteligencia, los aviones no tripulados y otras capacidades a medida que se desplazan por el campo de batalla urbano que no existía hace cinco años, y el banco de objetivos de las FDI se actualiza constantemente.

Israel no puede sentarse indefinidamente al lado y ver a los residentes de Sderot, que tienen apenas 15 segundos para encontrar refugio, vivir aterrorizados. No puede aceptar que Ashkelon sea atacada con cohetes por escuadrones terroristas que disparan desde los patios de las escuelas.

Si la guerra llega, las FDI tendrán que atacar al enemigo donde está.

El problema más amplio, sin embargo, es que si bien una guerra puede impulsar la disuasión israelí, no arreglará las condiciones económicas o humanitarias que los años de gobierno de Hamas han creado. De hecho, después de una futura guerra, esos problemas sólo serán peores.

El interés de Israel en materia de seguridad es aumentar la calidad de vida de los habitantes de Gaza, un hecho que el sistema de defensa israelí subraya. Es un interés israelí disminuir el 40% de desempleo en Gaza, que alcanza el 65% entre los 20 y 30 años. Estas cifras son una luz roja parpadeante que muestra que Gaza está al borde del acantilado.

Cada día, más de 400 camiones se desplazan desde Israel a Gaza trayendo mercancías.

Cuando Gaza sufre cortes de energía, se corta la electricidad a las plantas de tratamiento de aguas residuales, y las aguas residuales de Gaza luego se lavan en la costa sur de Israel. Esta es una pequeña ilustración de cómo es imposible para Israel “desconectarse” completamente de los acontecimientos en la Franja. Mientras que los hospitales de Gaza tienen ahora electricidad las 24 horas del día, otros problemas continúan enconándose.

Un pico en la tasa de desempleo de Gaza
El líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, también ha causado un daño real a la situación económica de Gaza, comprando recortes presupuestarios para castigar a Hamas, sus amargos rivales. Los recortes presupuestarios de la Autoridad Palestina han causado un pico en las cifras de desempleo de la Franja.

En el último año, Israel ha aumentado el número de comerciantes que cruzan fuera de Gaza por el paso fronterizo de Erez: en 2019 se produjeron 355.500 cruces de este tipo, frente a los 106.400 de 2018. Las exportaciones de Gaza de productos básicos como la agricultura, los textiles y el mobiliario han aumentado, pero estas medidas son de poca importancia en el gran esquema de las cosas y equivalen a una curita en una herida abierta.

Israel quiere que se paguen más salarios en Gaza porque sabe que eso puede contribuir a la calma. Pero un ataque terrorista lanzado por un gazatí que recibió un permiso de entrada en Israel puede arruinar todos esos esfuerzos.

Si bien Israel reconoce la necesidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes de Gaza que viven bajo el dominio de facciones terroristas que los utilizan como escudos humanos, no puede ceder ante los terroristas ni permitir que los ataques armados contra comunidades israelíes queden sin respuesta. Si no se responde adecuadamente a la agresión terrorista no sólo se dañaría la disuasión de Israel en su despiadado vecindario, donde otros enemigos vigilan de cerca, sino que también tendría efectos adversos en la comunidad internacional en general. Mientras tanto, el complejo problema de Gaza sigue enconándose.

En: Israel Hayom / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario