Irán confirma muerte de dos pacientes diagnosticados con el coronavirus

Dos personas han muerto en Irán después de dar positivo en las pruebas del miércoles para el nuevo coronavirus, dijo el ministerio de salud iraní, en los primeros casos de la enfermedad en la República Islámica.


IRNA citó a Alireza Vahabzadeh, un asesor del ministro de salud del país, diciendo que ambas víctimas habían sido portadoras del coronavirus y se encontraban en Qom, a unos 140 kilómetros (86 millas) al sur de la capital Teherán. No se dieron a conocer más detalles.

A principios del miércoles, las autoridades iraníes confirmaron los dos primeros casos del virus, según la agencia de noticias semioficial ISNA.

ISNA citó a un funcionario del ministerio de salud del país, Kiyanoush Jahanpour, diciendo que “desde los últimos dos días, se han encontrado algunos casos sospechosos del nuevo coronavirus”.

El nuevo virus surgió en China en diciembre. Desde entonces, se han infectado más de 75.000 personas en todo el mundo y se han notificado más de 2.000 muertes, principalmente en China.

El virus causa la enfermedad que la Organización Mundial de la Salud denominó recientemente COVID-19, refiriéndose a su origen a finales del año pasado y al coronavirus que lo causa.

El nuevo virus proviene de una gran familia de lo que se conoce como coronavirus, algunos no causan nada más que un resfriado. Causa síntomas parecidos a los del resfriado y la gripe, incluyendo tos y fiebre, y en casos más graves, falta de aliento. Puede empeorar hasta la neumonía, que puede ser mortal.

Detectado por primera vez en China, se cree que el virus se originó en un tipo de animal salvaje vendido en un mercado para ser consumido como alimento.

Irán ha aplicado medidas de seguridad en los vuelos de llegada a sus aeropuertos para controlar una posible propagación del virus.

En otras partes de Oriente Medio, se han confirmado nueve casos en los Emiratos Árabes Unidos, siete de ellos de nacionalidad china, uno indio y uno filipino, mientras que el Ministerio de Salud de Egipto confirmó su primer caso el viernes pasado.

Tres israelíes a bordo del Diamond Princess, un crucero anclado frente a Japón, han dado positivo en la prueba de la enfermedad. Había otros 12 israelíes en el barco, dos de los cuales desembarcaron el miércoles, de los que hasta ahora no se sabe que hayan contraído la enfermedad.

Los medios de comunicación israelíes dijeron que los 10 israelíes no infectados restantes sólo abandonarían el barco el jueves, y que todos desembarcarían a las 6 p.m. (hora de Japón). Están programados para salir hacia Israel tres horas más tarde después de que las autoridades japonesas aceptaron que fueran llevados a un avión que los llevara a casa.

Primero se les harán pruebas para asegurarnos de que no están infectados con el virus mortal, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado el martes.

El Ministro de Salud Yaakov Litzman instruyó al Centro Médico Sheba en Tel Hashomer para que se prepare para llevar a los israelíes a la cuarentena a su llegada al país. Serán mantenidos en una unidad separada y monitoreados por personal médico asignado exclusivamente para ese propósito, agregó el ministerio.

También el miércoles, inspectores con trajes protectores fueron de puerta en puerta en el epicentro del brote viral de China para tratar de encontrar a cada persona infectada en una epidemia que está mostrando signos de disminuir a medida que los nuevos casos caen por segundo día consecutivo.

La ciudad de Wuhan, donde surgió la nueva forma de coronavirus, estaba en el último día de una campaña para erradicar a cualquier persona con síntomas que las autoridades pueden haber pasado por alto hasta ahora.

China continental informó de 1.749 nuevos casos y 136 muertes adicionales. Si bien la propagación general del virus ha ido disminuyendo, la situación sigue siendo grave en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan. Las infecciones en Hubei constituyen más del 80% de los 74.185 casos totales del país y el 95% de las 2.004 muertes, según datos de la Comisión Nacional de Salud de China.

Las ciudades de Hubei con una población combinada de más de 60 millones de habitantes han estado bajo bloqueo desde el feriado del Año Nuevo Lunar del mes pasado, usualmente la época más ocupada del año para viajar. Las autoridades pusieron fin a casi todos los transportes y movimientos, excepto los esfuerzos de cuarentena, la atención médica, y la entrega de alimentos y necesidades básicas. En algunos lugares se implementaron medidas de “tiempos de guerra”, en las que se impidió a los residentes salir de sus apartamentos.

Las estrictas medidas han seguido a la furia pública por el manejo del brote por parte de las autoridades de Hubei cuando comenzó en diciembre. Se restó importancia al riesgo de transmisión entre personas y los médicos que trataron de advertir al público fueron reprendidos por la policía. Los residentes de Wuhan informaron del hacinamiento en los hospitales y de los intentos inútiles de buscar tratamiento.

Muchos países también han establecido controles fronterizos y las líneas aéreas han cancelado los vuelos hacia y desde China para evitar una mayor propagación de la enfermedad, que se ha detectado en unas dos docenas de países y ha causado unos 1.000 casos confirmados fuera de la China continental. Se han notificado cinco muertes fuera del territorio continental, en Hong Kong, Taiwán, Japón, Filipinas y Francia.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario