Irán y Hezbolá actúan con impunidad en Yemen

Cuatro operativos militares de Hezbolá que trabajaban junto a la milicia hutí apoyada por Irán al este de la capital yemení, Sanaa, fueron asesinados por ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudita la semana pasada. Los operativos estaban en Al-Jawf y Nihm, áreas que fueron testigos de intensos combates a principios de año. Estos lugares, conocidos por ser fuertemente tribales, están fuertemente alineados con el gobierno del Yemen y la mayoría de ellos están bajo su autoridad.


La participación y cooperación de Hezbolá con los Hutíes en estas áreas apuntan al interés general de Irán en mantener la violencia en Yemen y aumentar las ganancias territoriales de los Hutíes, ya que depende de sus representantes para reforzar su posición general en su actual enfrentamiento con los Estados Unidos.

Este aumento del apetito por la violencia y la expansión está en desacuerdo con la retórica de los Hutíes de la desescalada, que señaló en septiembre del año pasado. La actividad apunta a un renovado cálculo en la guerra de Yemen, dictado en gran medida por el interés de Irán en la región, especialmente desde la muerte del miembro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) Qassem Soleimani, que era el comandante de la Fuerza Quds expedicionaria de Irán que se especializa en la guerra no convencional fuera de las fronteras de Irán.

Las pruebas que apoyaban la participación militar de Irán o de Hezbolá en Yemen eran difíciles de encontrar al principio del conflicto. Pero esta participación se ha ido descubriendo gradualmente a lo largo de los años, mostrando una serie de sofisticadas operaciones encubiertas y apoyo militar que elevaron la capacidad de los Hutíes. Los operativos del IRGC prosperaron en el Yemen y pudieron entrar en el país y viajar libremente utilizando pasaportes yemeníes expedidos por los Hutíes, según fuentes locales. Abdul Reza Shahlai, el comandante adjunto de la Fuerza Quds, fue recientemente blanco de los Estados Unidos en el Yemen. Shahlai y sus camaradas se han centrado en operaciones externas que servirían a los intereses regionales generales de Irán, incluyendo la obstaculización de las acciones de la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen y el ataque a las instalaciones petroleras y militares del Reino.

Irán, a través de sus operativos del IRGC y los estrategas de Hezbolá, ha establecido un programa paralelo al de los Hutíes para alcanzar sus objetivos en la región. En este contexto, el Irán ayudó a los Hutíes a expandirse para lograr la visión regional más amplia de Teherán, que va mucho más allá del alcance y la capacidad del grupo hutí. A través de la red “Eje de la resistencia”, de la que los hutíes hacen abiertamente alarde de su pertenencia, los grupos extremistas chiítas se están uniendo bajo el Irán como rival de Arabia Saudita, eligiendo la destrucción y la violencia como sus métodos de resistencia.

La inversión de Irán en el fomento de la capacidad de los Hutíes no es tan reciente como muchos pueden pensar. Un video que fue descubierto en una redada saudí en Saada a principios de 2016 mostró a un operativo libanés de Hezbolá entrenando a varios milicianos hutíes, citando ejemplos de cómo Hezbolá ayudó a los Hutíes a esconderse en camiones cisterna en 2013 mientras atacaban el instituto religioso de Dammaj. Esto demostró el nivel de coordinación de los Hutíes con Hezbolá, que es anterior al actual conflicto nacional devastador.

En caso de duda sobre la relación entre los Hutíes y los apoderados de Irán, se debe buscar evidencia de las posiciones de liderazgo, declaraciones o acciones de los Hutíes. En una ocasión, el año pasado, los Hutíes organizaron una recaudación de fondos para “pagar” a Hezbolá por su apoyo “inicial” en la guerra. Añade a esto las varias delegaciones de los Hutíes que han sido enviadas al Líbano y al Irán, ostentando abiertamente su alianza con Hezbolá y los líderes iraníes.

Por supuesto, aparte del apoyo moral, hay un componente inmaterial e ideológico que rara vez se ha evaluado para comprender la relación de los Hutíes con los apoderados de Irán, como el apoyo de los medios de comunicación de Hezbolá antes y durante el conflicto. El principal canal de televisión de Hezbolá, Al-Manar, ha estado dando voz a los Hutíes durante todo el conflicto del Yemen mediante la difusión de sus mensajes. Al-Maseera, el principal canal de los Hutíes, también ha transmitido mensajes de solidaridad con Irán, Hezbolá, Bashar Assad y todos los actores del Eje de la Resistencia.

Además, el apoyo material a los Hutíes por parte de Hezbolá e Irán ha continuado sin disminuir. La semana pasada, la Marina de EE.UU. confirmó la incautación de un dhow con armas que estaban siendo contrabandeadas a los Hutíes. El informe del panel de expertos de la ONU publicado a principios de febrero también mencionó que algunas de las armas utilizadas por los Hutíes “tienen características técnicas similares a las armas fabricadas en la República Islámica de Irán”. Esta evidencia, además de otros informes de la ONU y el contrabando de combustible y armas de Irán, muestra la consistencia de Teherán en ayudar a los Hutíes a mantener y aumentar su poder.

El hecho de pasar por alto la relación entre Hezbolá y los Hutíes ha llevado a muchas suposiciones erróneas sobre el conflicto del Yemen; la principal de ellas es la que hace hincapié en los Hutíes como un actor independiente con una modesta capacidad estratégica y militar y que rechaza cualquier interferencia extranjera.

Esta opinión se considera “moderada” entre muchos analistas occidentales y simpatizantes de los hutíes, lo que permite a Irán y Hezbolá operar con impunidad en el Yemen.

Los Hutíes son, por supuesto, perfectamente capaces de tomar decisiones por su cuenta. No obstante, es preciso cuestionar críticamente su capacidad de adoptar decisiones cuando ello va en contra de sus propios intereses o de sus objetivos declarados de desescalar. Por ejemplo, afirmaron falsamente haber atacado las instalaciones de Saudi Aramco en mayo del año pasado, a los pocos días de sus compromisos declarados de paz y buen compromiso en Hodeidah, que las Naciones Unidas habían elogiado. Los Hutíes también afirmaron falsamente haber atacado las instalaciones petrolíferas de Abqaiq y Khurais en septiembre del año pasado, encubriendo completamente a Irán. Además, se han intensificado en las provincias de Al-Jawf, Marib y Al-Dali, a pesar de que se comprometieron verbalmente con la paz en septiembre del año pasado. Centrarse en la retórica de los Houthis e ignorar sus acciones ya no es útil si alguien se toma en serio la búsqueda de la paz en Yemen.

La relación directa de los Hutíes con la red transnacional chiíta de Irán debe ser evaluada por sí misma, porque tendrá consecuencias para el proceso de paz del Yemen. Socavar este aspecto conducirá a nuevos errores de cálculo de políticas, que hasta ahora han subestimado completamente el nivel de dictado de políticas de Irán por parte de los Hutíes, que siguen operando con una latitud significativa en el Yemen. Para lograr un acuerdo para Yemen se necesita un pensamiento crítico más fuerte sobre el comportamiento de los Hutíes y acciones rápidas con respecto a sus violaciones.

Por: Fatima Abo Alasrar
Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario