ISIS ingresa a una “nueva fase” en su guerra contra Israel

Un grupo de militantes voló un gasoducto en el norte del Sinaí el 2 de febrero, aproximadamente una semana después de que el Estado Islámico (ISIS) alentó a sus combatientes a lanzar ataques contra Israel como parte de una “nueva fase” de sus operaciones.


En el ataque del Sinaí, militantes enmascarados plantaron y detonaron explosivos bajo un gasoducto cerca de la ciudad de Bir al-Abd, a unos 80 kilómetros al oeste de la capital provincial de el-Arish. Los militantes huyeron del lugar después del ataque. No se ha informado de que haya habido víctimas, pero se vieron enormes llamas que se elevaban a gran altura cerca del oleoducto y se detuvo la distribución de gas para extinguir el fuego. La filial de ISIS en el Sinaí asumió la responsabilidad del ataque.

El lunes, el ejército egipcio mató a 10 terroristas después de atacar un puesto de seguridad del ejército en el norte del Sinaí. Un vehículo de tracción a las cuatro ruedas usado por los terroristas también fue destruido. El enfrentamiento también mató a dos oficiales y dejó otros cinco heridos.

Según los funcionarios egipcios, el gasoducto atacado era un gasoducto doméstico que se conecta a una central eléctrica en el-Arish, que abastece de energía a fábricas y casas en el norte del Sinaí. Según una declaración de la gobernación del Sinaí septentrional, “el gasoducto afectado por el ataque es una línea para las reservas procedentes de Port Said. Se construyó para aumentar la eficiencia de la línea principal. Se están haciendo esfuerzos para inspeccionar el lugar de la explosión y tomar las medidas necesarias para arreglar los daños lo más rápido posible”.

El Ministro de Energía israelí, Yuval Steinitz, emitió una declaración después del ataque en la que afirmaba que el gas natural israelí seguía fluyendo hacia Egipto después de la “explosión reportada” y que no había habido ningún daño en el gasoducto de Gas del Mediterráneo Oriental (EMG) que conectaba Israel y Egipto.

Desde el 15 de enero, el gas natural de los yacimientos marítimos israelíes comenzó a fluir a Egipto en virtud de un acuerdo histórico de 15 años por valor de 15.000 millones de dólares. Anteriormente, el gas natural fluía en dirección opuesta, a Israel desde Egipto, hasta que los ataques terroristas en la línea finalmente pusieron fin al suministro en 2012.

El norte del Sinaí ha sido testigo de varios ataques al gasoducto que conecta Egipto con Jordania e Israel desde el levantamiento de la “Primavera Árabe” de 2011 que derrocó al ex presidente egipcio Hosni Mubarak. El grupo Ansar Bayt al-Maqdis (ABM), precursor del ISIS, que declaró su lealtad a éste en noviembre de 2014, reivindicó la responsabilidad de los ataques que llevaron al colapso de un acuerdo de 2005 para exportar el gas natural de Egipto a Israel en 2012.

En una declaración publicada en sus grupos de chat Telegram después del ataque del 2 de febrero, ISIS dijo que “los soldados del califato atacaron… la línea de gas natural que une a los judíos y al apóstata gobierno egipcio”. Afirmaba que el tramo del oleoducto impactado estaba en la aldea de al-Teloul, en el Sinaí, y que se habían utilizado varios artefactos explosivos que causaron “daños materiales”.

El 27 de enero, Abu Hamza al-Quraishi, portavoz de ISIS, publicó una cinta de audio con un llamamiento explícito a los agentes de ISIS en el Sinaí y Siria para atacar objetivos israelíes. Hablando en nombre del líder del grupo Abu Ibrahim al-Hashimi al-Quraishi, el portavoz hizo un llamado a los combatientes de ISIS a lanzar una “nueva fase”, con el objetivo de luchar contra los judíos y restaurar todo lo que han “usurpado” a los musulmanes.

“Los ojos de los soldados del califato, dondequiera que estén, siguen en Jerusalén y en los próximos días, si Dios quiere, veréis lo que os perjudica y lo que os hará olvidar los horrores que habéis visto”, dijo al-Quraishi. Hizo un llamamiento a los musulmanes de Palestina y de todo el mundo para que encabezen la lucha para frustrar el plan de paz para Oriente Medio del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El ex líder de ISIS Abu Bakr al-Bagdadi en 2015 amenazó explícitamente a Israel, diciendo, “nos estamos acercando a ustedes día a día. No creas que nos hemos olvidado de ti”.

A pesar de haber llevado a cabo ataques mortales en todo el mundo en los últimos años, ISIS rara vez ha tenido como objetivo a Israel.

Los ataques terroristas de Ansar Bait al-Maqdis e ISIS (Wilayat Sinai)
Ansar Bayt al-Maqdis, o “Apoyadores de Jerusalem”, se formó en 2011. Centró sus ataques en objetivos israelíes, incluidos los oleoductos que van de Egipto a Israel, y en las fuerzas de seguridad egipcias. El 10 de noviembre de 2014, la ABM envió una delegación al territorio de ISIS en Siria para presionar para obtener apoyo táctico y económico. El grupo prometió formalmente lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, rebautizado como “Wilayat Sinai”, la “Provincia del Sinaí” del Estado Islámico, y se integró oficialmente en el nuevo “califato”.

Tras la muerte de al-Baghdadi, la Provincia del Sinaí ha jurado lealtad a su sucesor, al-Hashimi al-Quraishi.

Ataques con cohetes contra Israel desde el Sinaí (2012-14):

⦁ En 2012, hubo siete ataques con cohetes contra Israel, la mayoría disparados hacia Eilat.

⦁ En 2013, se lanzaron cinco cohetes hacia Eilat en tres incidentes.

⦁ En 2014, hubo dos ataques con cohetes distintos contra Eilat.

⦁ En octubre de 2017, el Wilayat Sinaí se atribuyó el mérito de dos cohetes disparados desde el Sinaí hacia el sur de Israel.

Resumen

En su primera declaración de audio desde que se confirmó la muerte de al-Baghdadi, ISIS se comprometió a desplazar su atención de los restos de su “califato” a Israel. El portavoz dijo que el líder de ISIS, al-Hashimi al-Quraishi, animó a los combatientes del grupo a lanzar “una nueva fase” y prometió importantes operaciones contra Israel.

ISIS tiene en el Sinaí una de sus ramas más fuertes y capaces, pero desde 2014 la guerra contra las fuerzas de seguridad egipcias ha sido la principal prioridad del grupo. La declaración del jefe del ISIS puede traducirse en un cambio de las prioridades operacionales del grupo.

Egipto fue testigo de un aumento significativo de la militancia, en particular en el Sinaí, tras la expulsión del presidente islamista Mohamed Morsi, apoyada por los militares, en julio de 2013, después de las protestas masivas contra su gobierno. El ejército y la policía de Egipto han estado librando una guerra en los últimos siete años contra una insurgencia militante islamista, principalmente en el norte del Sinaí. Cientos de miembros del personal de seguridad, civiles y militantes han muerto en la violencia.

En febrero de 2018, el ejército y la policía egipcios lanzaron una operación de ámbito nacional contra los militantes, concentrados principalmente en el Sinaí septentrional (“Operación integral Sinaí 2018” o COS 18). La Operación integral Sinaí 2018 fue la última de una larga serie de operaciones de contrainsurgencia iniciadas por el Gobierno egipcio para luchar contra los grupos terroristas en el norte del Sinaí. Entre 2011 y 2018 se iniciaron seis operaciones de contrainsurgencia: “Águila 1” (bajo el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, SCAF), “Águila 2” (bajo Morsi), y cuatro operaciones de “Derecho de mártir” (bajo el presidente Abdel Fattah el-Sisi).

El COS 18 es un componente importante de la estrategia antiterrorista de Egipto, y tendrá un impacto significativo a largo plazo en la amenaza terrorista en el país.

Israel y Egipto tienen un interés estratégico común en la lucha contra el terrorismo y, en los últimos años, Israel ha permitido que Egipto envíe fuerzas adicionales a la Península del Sinaí para luchar contra los terroristas islamistas. En virtud del tratado de paz entre Israel y Egipto de 1979, Egipto debe pedir autorización a Israel antes de enviar tropas al Sinaí, que supuestamente debe permanecer desmilitarizado.

En dos entrevistas, el-Sisi dijo a The New York Times y a “60 Minutes” que la cooperación entre Egipto e Israel es más estrecha que nunca desde que se firmó el acuerdo de paz. Según los informes de los medios no israelíes, Israel también ayuda activamente a las fuerzas egipcias con inteligencia y ataques aéreos en el Sinaí contra objetivos de ISIS.

A pesar de los importantes logros de las fuerzas de seguridad egipcias, el Wilayat Sinaí, aunque más débil, sigue siendo una fuerza a tener en cuenta. Israel debería estar preparado para hacer frente a los ataques con cohetes y los intentos de ataques transfronterizos contra posiciones de las Fuerzas de Defensa de Israel, o una combinación de ambos. Además, el aumento de los turistas israelíes que visitan el Sinaí puede dar lugar a intentos de atacar lugares turísticos a lo largo de la costa del Mar Rojo. Las amenazas de ISIS deben tomarse en serio, y tanto Egipto como Israel deben adoptar todas las medidas necesarias para prevenir futuros ataques dentro y desde el Sinaí.

Fuente: JNews
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario