La corrupción oculta en las donaciones a la Autoridad Palestina

Cuando se trata de la ayuda humanitaria a la Autoridad Palestina (AP), la transparencia no existe.


El resultado es una rica élite palestina, que construye barrios exclusivos alrededor de Ramallah, dejando a miles de apartamentos mal construidos sin servicios para el resto de la sociedad palestina.

Yasser Arafat marcó el tono de la Autoridad Palestina cuando llegó a Gaza en 1994. Arafat tomó el control de cada contrato e inversión, utilizando el dinero de los donantes para construir una cartera secreta de 1.000 millones de dólares, incluyendo inversiones en Coca Cola, una compañía de telefonía celular tunecina y fondos de capital de riesgo en los Estados Unidos y las Islas Caimán.

Arafat robó 1.000 millones de dólares de ingresos fiscales que Israel transmitió a los trabajadores palestinos. El dinero fue a la cuenta personal de Arafat en el Banco Leumi de Israel en Tel Aviv.

Unos 100.000 dólares al mes fueron a la esposa de Arafat, Suha, que vive en París. Los investigadores estadounidenses estimaron que Arafat valía entre 1.000 y 3.000 millones de dólares.

A los tres años de la creación de la AP, los auditores palestinos descubrieron que el 40% del presupuesto de la AP, 326 millones de dólares, fue malversado, cifra que se elevó a 700 millones de dólares una década más tarde.

Ningún gobierno occidental se opuso. Esto marcó la pauta para el robo en todos los niveles de la AP. Los funcionarios de la Autoridad Palestina se pagaban a sí mismos altos salarios y desnaturalizaban a los demás.

Bajo el sucesor de Arafat, Mahmoud Abbas, el nepotismo alcanzó todos los niveles de la administración pública. Los funcionarios, a menudo relacionados con Abbas, cobraban salarios de 10.000 dólares al mes, más de 10 veces los de los funcionarios ordinarios, y abrían cuentas secretas en Jordania con el dinero recibido en sobornos.

La diferencia entre Abbas y Arafat: En lugar de robar a la Autoridad Palestina, Abbas empleó a sus dos hijos, Tareq y Yasser, para establecer negocios que dominan la inversión extranjera, construyendo un consorcio llamado Falcon, que se hizo cargo del comercio palestino.

Abbas ha inyectado 890.000 dólares en Falcon, con sucursales en Jordania y los Emiratos Árabes Unidos y un monopolio en la venta de cigarrillos de EE.UU..
Luego está la compañía de seguros Al Mashreq, que opera 11 sucursales en la Autoridad Palestina con un valor de 35 millones de dólares, encabezada por Yasser Abbas.

En total, la riqueza de los hijos de Abbas se estima en 300 millones de dólares.

Mohammed Dahlan, un rival de Abbas, afirma que recibió 1,4 billones de dólares de las finanzas personales de Arafat tras la muerte de éste en 2004. Dahlan afirma que Abbas ocultó 600 millones de dólares de este fondo. Mohammed Rashid, asesor económico de Arafat, considera que la malversación de Abbas alcanza los 100 millones de dólares.

Abbas fomenta su propia élite, construye palacios y aprueba la construcción de comunidades cerradas para sus partidarios alrededor de Ramala. Una de esas comunidades es conocida como la “Compou Diplomática”…y, donde Abbas aprueba la construcción de un centro comercial bajo su control.

En 2011, el asesor de Abbas, Majdi Khaldi, pidió 4 millones de dólares a Bahrein para esa comunidad. La Autoridad Palestina aseguró la viabilidad del proyecto transfiriendo terrenos públicos al 60% de su valor de mercado.

Khaldi aprueba la entrada de los funcionarios de la Autoridad Palestina, los comandantes de seguridad y los miembros de Fatah al “Compuesto Diplomático”.

Abbas utiliza un palacio multimillonario bajo el control de seguridad de PA. Los visitantes no autorizados, en particular los equipos de televisión, son amenazados con ser arrestados.

Abbas involucra a leales en los negocios, como Mohammed Mustafa, ex viceprimer ministro de la Autoridad Palestina hasta 2015, nombrado jefe del Fondo de Inversiones Palestino, vinculado a Abbas, que posee el 18% de la Corporación de Inversiones Árabe Palestina (APIC).

Abbas controla el FIP y elige a todos sus directores.

Para 2009, Mustafa fue nombrado director ejecutivo de una de las dos empresas de telefonía celular en la Ribera Occidental, Wataniya Mobile. PIF posee el 34% de las acciones de Wataniya.

Mustafa está presuntamente involucrado en la evasión de impuestos y el blanqueo de dinero, como se documenta en los Documentos de Panamá. Sin embargo, Abbas concede a Mustafá protección contra el enjuiciamiento.

En febrero de 2016, el miembro del Consejo Legislativo Palestino Najat Abu Bakr exigió una investigación del Ministro de Gobierno de Abbas, Hussein Al Araj. Abbas amenazó a Abu Bakr con el arresto, quien huyó a un edificio del PLC para refugiarse. El asunto fue silenciado.

Abbas ha luchado contra la corrupción de sus rivales, principalmente Dahlan, que a menudo pide la renuncia de Abbas. Un tribunal de PA condenó a Dahlan en rebeldía a tres años de prisión por cargos de malversación de fondos públicos en 2007.

Sin embargo, en 2010, Dahlan y su esposa obtuvieron la ciudadanía en Montenegro. Dos años después, Dahlan sirvió de enlace entre Serbia y el Vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos Mohammed Bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi. Poco después, Dahlan también obtuvo la ciudadanía de Serbia, lo que le permitió viajar con seguridad por Europa.

La fortuna de Abbas y Dahlan ha jugado un papel en la batalla de sucesión para el liderazgo palestino. A los 84 años, Abbas busca proteger el imperio económico de sus hijos.

Abbas trató de preparar al negociador principal de la AP, Saeb Erekat, como su sucesor, pero el Comité Ejecutivo de la OLP se opuso a ello, lo que supuso un golpe para Abbas, que recompensó la lealtad en el comité, donde los miembros reciben un estipendio de 30.000 dólares al mes, así como un coche de lujo y privilegios VIP.

Abbas ha ofrecido en cambio el manto a un ayudante de confianza – el jefe de inteligencia Majid Freij, diputado de Abbas. Sin embargo, el oponente de Erekat y Freij ha sido Jibril Rajoub, ex jefe de seguridad de PA.

El sentimiento de los palestinos es que la Autoridad Palestina es corrupta. De los 1.200 palestinos encuestados, el 95,5% – o prácticamente todos – declararon que había una corrupción desenfrenada en el régimen de Abbas.

La corrupción en la Autoridad Palestina se manifiesta en el mercado negro, el lavado de dinero, el tráfico de personas y los beneficios acumulados en cuentas bancarias extranjeras – actividades consideradas secretas hasta que surja un nuevo gobernante.

Los gobiernos occidentales confirman la malversación de su ayuda a la AP.

En 2013, la Unión Europea determinó que la Autoridad Palestina gestionó mal 2.000 millones de euros entre 2008 y 2012. El Tribunal de Cuentas Europeo determinó que los funcionarios de la AP reciben salarios mensuales sin presentarse a trabajar, mientras que otras decenas de miles de personas que trabajan realmente ni siquiera fueron remuneradas. Bruselas reconoce que no presiona a la AP para que reforme la administración pública.

El Departamento de Estado de EE.UU. no ha hecho nada mejor, continuando a retener la publicación de sus informes de malversación de la AP.

US Aid ha proporcionado ciegamente a la Autoridad Palestina más de 5 mil millones de dólares en los últimos 25 años. Washington ha pagado consistentemente deudas de la AP a empresas privadas, pasando por alto la preocupación por la responsabilidad fiscal y las prioridades de Abbas.

En cambio, los contribuyentes de EE.UU. han terminado pagando a las empresas controladas por los hijos de Abbas. Sky Advertising de Abbas incluso ganó un contrato de los EE.UU. para mejorar la imagen de los EE.UU. en la Autoridad Palestina.

Entre 2005 y 2009, Tareq y Yasser Abbas recibieron al menos más de 2 millones de dólares en contratos y subcontratos, la mayoría de ellos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). La agencia no divulgará los contratos a los hijos de Abbas y ha redactado información clave, incluyendo a los ejecutivos y empleados que participan en los contratos.

Los fondos humanitarios de los donantes occidentales tienen un propósito: actuar como un recurso político para Abbas y sus partidarios.

La noción de que la ayuda humanitaria a la Autoridad Palestina llega al pueblo árabe palestino no tiene base en la realidad.

El primer paso para cualquier esfuerzo por mejorar esta situación sería pedir condiciones para la ayuda a la Autoridad Palestina, exigiendo responsabilidad y transparencia y el derecho a proteger a los denunciantes palestinos.

En este momento, nadie en el mundo aboga por tal cambio de política.


Por: David Bedein / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario