La Liga Árabe rechaza el plan de paz de Trump

La Liga Árabe rechazó el sábado el plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para Oriente Medio, calificándolo de “injusto” para los palestinos.


El bloque pan-árabe dijo en una declaración que “rechaza el ‘acuerdo del siglo‘ entre Estados Unidos e Israel, considerando que no cumple con los derechos y aspiraciones mínimas del pueblo palestino”.

Los líderes árabes también se comprometieron a “no… cooperar con la administración de Estados Unidos para implementar este plan”.

El presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas advirtió en una reunión de emergencia del bloque que cortaría todos los lazos tanto con Israel como con los Estados Unidos, incluyendo la coordinación de la seguridad, por el plan de la Casa Blanca.

La cumbre de ministros de asuntos exteriores árabes en la capital egipcia, El Cairo, fue solicitada por los palestinos, que respondieron con enfado a la propuesta americana.

El plan estadounidense concedería a los palestinos un Estado con soberanía en Gaza y en partes de Judea y Samaria, mientras que permitiría a Israel aplicar su soberanía en los poblados judíos de Judea y Samaria.

“Hemos informado a la parte israelí… que no habrá ninguna relación con ellos y con los Estados Unidos, incluyendo los lazos de seguridad”, declaró Abbas.

Abbas ha amenazado con cortar los lazos de seguridad en el pasado en varias ocasiones, aunque no ha seguido con acciones sobre el terreno.

“Nunca aceptaré esta solución”, dijo Abbas. “No dejaré constancia en mi historia de que he vendido Jerusalem”.

Dijo que los palestinos siguen comprometidos con poner fin al control de Israel sobre Judea y Samaria, y establecer un Estado con su capital en el este de Jerusalem.

Abbas recibió un largo aplauso de los ministros de relaciones exteriores árabes presentes después de su discurso.

No hubo comentarios inmediatos de los funcionarios de EE.UU. o Israel.

El liderazgo palestino apoyado por Occidente ha estado bajo la creciente presión de los palestinos comunes y sus rivales en el grupo terrorista islámico Hamas para cortar los lazos de seguridad con Israel y los Estados Unidos o incluso desmantelar la cada vez más impopular Autoridad Palestina.

Eso dejaría a Israel responsable de la complicada y costosa tarea de proporcionar servicios básicos a cientos de miles de palestinos en Judea y Samaria.

Abbas dijo que los palestinos no aceptarían a los Estados Unidos como único mediador en cualquier negociación con Israel. Dijo que irían al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a otras organizaciones mundiales y regionales para “explicar nuestra posición”.

El jefe de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, dijo que la propuesta revelaba un “giro brusco” en la política exterior estadounidense de larga data en relación con el conflicto israelí-palestino.

“Este giro no ayuda a lograr la paz y una solución justa”, declaró.

Aboul Gheit dijo que los palestinos rechazan la propuesta. Hizo un llamamiento a las dos partes, los israelíes y los palestinos, a negociar para alcanzar una “solución satisfactoria para ambos”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló la tan esperada propuesta el martes en Washington. Permitiría a Israel extender su soberanía en los poblados de Judea y Samaria, que los palestinos y la mayoría de la comunidad internacional consideran ilegales, así como el Valle del Jordán, que representa aproximadamente una cuarta parte de Judea y Samaria.

A cambio, se concedería a los palestinos la condición de Estado en Gaza, pedazos de Judea y Samaria y algunos barrios de las afueras de Jerusalem, todos unidos por una nueva red de carreteras, puentes y túneles. Israel controlaría las fronteras y el espacio aéreo del Estado y mantendría la autoridad general de seguridad. Los críticos del plan dicen que esto le quitaría todo significado a la condición de Estado palestino.

El plan aboliría el llamado derecho al retorno de los “refugiados palestinos” desplazados por la guerra de 1948 y sus descendientes, una demanda clave de los palestinos, y que Israel siempre ha rechazado como un intento de acabar con el Estado judío por el peso de las cifras. Todo el acuerdo estaría supeditado al desarme de los gobernantes de Gaza de Hamas y otros grupos terroristas, algo que siempre han rechazado categóricamente.

Los embajadores de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán asistieron a la presentación del martes en Washington, en una señal tácita de apoyo a la iniciativa estadounidense.

Arabia Saudita y Egipto, estados árabes que son aliados cercanos de Estados Unidos, dijeron que apreciaban los esfuerzos de Trump y pidieron que se reanudaran las negociaciones sin comentar el contenido del plan.

Egipto instó a israelíes y palestinos a “estudiar cuidadosamente” el plan. Dijo que favorece una solución que restaure todos los “derechos legítimos” del pueblo palestino mediante el establecimiento de un “Estado independiente y soberano en los territorios palestinos ocupados”.

Jordania, por su parte, advirtió contra toda “anexión de tierras palestinas” por parte de Israel y reafirmó su compromiso con la creación de un Estado palestino según las líneas de 1967, que incluiría toda Judea y Samaria.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario