¿Los niños judíos y musulmanes pueden luchar contra el creciente antisemitismo?

La única sinagoga unida que es la principal escuela judía ortodoxa en el distrito londinense de Hackney, su director es de ascendencia turca y al menos la mitad de los alumnos tienen un solo padre judío o ninguno.


En los tableros de anuncios se grapan imágenes de banderas de todo el mundo, que representan a Colombia, la India, Eritrea, Ghana, Jamaica, Nueva Zelandia y los muchos otros lugares de los que emigraron los estudiantes y sus familias.

“La escuela tiene una visión del mundo que es ortodoxa”, dijo el rabino consultor residente Nicholas Goldmeier. “Los estudiantes están muy contentos de aprender esos valores, porque son los valores de la sociedad”.

En otras palabras, dijo, los estudiantes aprenden los valores humanos a través de una lente judía.

Goldmeier dijo que cuando creció en Reino Unido hace 30 años había poca diversidad, mientras que hoy, según el último censo, una de cada tres personas que viven en Londres nació en el extranjero. Los inmigrantes representarán la mitad de la población de la capital dentro de 15 años.

Algunos en Londres, cree Goldmeier, temen a estos nuevos inmigrantes. Pero él, por otro lado, piensa que el multiculturalismo debe ser celebrado y que, en última instancia, conducirá a un mayor éxito.


El rabino y académico germano-judío del siglo XIX, Samson Raphael Hirsch, “escribió para educar a los niños en la forma en que van a crecer”, dijo el rabino. “Si un niño va a crecer en una sociedad culturalmente diversa, esa es la forma en que hay que educarlo. Simon Marks es un modelo de cómo se debe educar a los niños para que tengan éxito, tanto social como académicamente, e incluso financieramente, en una sociedad. De la aceptación social viene todo lo demás”.

El director Gulcan Metin Asdoyuran lleva tres años en la escuela y se adhiere a la misma filosofía. Equipara los valores judíos con los valores británicos de respeto y tolerancia, y dice que ve a Simon Marks como un modelo de cómo podría ser la sociedad si pudiéramos vivir juntos en mejor armonía.

“Cuando la gente habla de los musulmanes, asumen que las mujeres llevan hijabs y los hombres fez, hay islamofobia. Cuando la gente habla de los judíos, ven a los hombres de negro, abrigos largos y sombreros y mechones rizados bajando”, continuó el director. “Se trata de romper estos estereotipos. Sólo a través de la educación podemos hacer la diferencia”.

Por supuesto, no todo es aceptado por igual en Simon Marks. Todos los chicos que asisten a la escuela diurna están obligados a llevar kippot, y hay un uniforme escolar conservador, incluyendo faldas para las chicas. Los estudiantes comienzan sus mañanas con oraciones y celebran un servicio colectivo de Kabbalat Shabbat (bienvenida al Shabbat) y asamblea los viernes. Ya sea que un estudiante sea musulmán, cristiano o testigo de Jehová, y hay niños de todas estas religiones en Simon Marks, participan en el programa, aprenden hebreo y celebran Israel.

La madre musulmana Necibe Ozturk, cuya hija Nazli Ela está en primer grado, admitió que sabe poco sobre algunas de las materias que su hija está aprendiendo. Ela, como le gusta que la llamen, le enseña hebreo a su madre y le explica las fiestas judías. Aunque al principio fue confuso para Ozturk, dijo que ha aprendido a celebrar las tradiciones.

“Rezar es realmente importante”, dijo Ozturk al Jerusalem Post. “Así que, ella reza en hebreo, eso está bien. Todos rezamos por lo mismo: estar agradecidos, sólo dar las gracias, así que eso está bien”. Ella dijo que Ela ahora se refiere a Dios como Hashem (el Nombre).

“Hashem es solo otro nombre para Alá”, dijo Ozturk, que cree que todas las personas están hablando con el mismo Dios.

Ozturk dijo que ella trata de no seguir “demasiada política” y no tiene una opinión sobre el conflicto árabe-israelí. Ni siquiera conoce el plan de paz “Acuerdo del Siglo” recientemente publicado. Coloca un árbol de Navidad, celebra el Eid al-Fitr (el ayuno de ruptura después del ayuno diurno del Ramadán de un mes de duración) y ahora enciende velas de Hanukkah con su hija, creyendo que se puede encontrar alegría en todos los credos.

“Respeto, comprensión, amabilidad, generosidad, ser bueno y estar orientado a la familia”, de eso se trata Simon Marks, dijo ella, “y la educación es muy buena”.

El coordinador de matemáticas Syed Gilani, también musulmán, expresó sentimientos similares. Dijo que cuando aceptó un trabajo en Simon Marks, sus amigos y familia le preguntaron, “¿Cómo vas a hacer esto? Pero realmente estoy bien”, le dijo al Post.

Gilani cuenta en hebreo, “achat, shtayim, shalosh” (uno, dos, tres), dijo con una sonrisa, y se ha informado sobre las similitudes entre el islam y el judaísmo. La escuela visitó recientemente una mezquita.

“Hablamos de por qué te quitas los zapatos cuando entras en una mezquita”, dijo Gilani. “Es porque se le pidió a Moisés que se presentara ante Dios y se quitara los zapatos. Es el mismo Moisés”.

“El mundo está lleno de diferencias, pero aquí en Simon Marks, recogemos las similitudes y las celebramos”, concluyó.

El oasis de tolerancia que Ozturk y Gilani describieron que tiene lugar en Simon Marks es, sin embargo, inconsistente con los informes sobre Reino Unido en general y Hackney en particular.

El Fideicomiso de Seguridad Comunitaria (CST), una organización judía de seguridad comunitaria que trabaja en cooperación con la policía del Reino Unido, informó la semana pasada que hubo 1.805 incidentes antisemitas en Reino Unido en 2019, un aumento de casi el 7% con respecto al año anterior y el mayor total registrado en un solo año calendario.

Las escuelas judías de Reino Unido han estado rodeadas por altas vallas metálicas durante años. Y se contratan guardias para proteger las entradas.

Además, según un informe de la policía británica, en comparación con otras áreas de Londres, Hackney tiene una tasa de criminalidad superior a la media, siendo la “violencia contra la persona” la ofensa número 2, sólo bajo robo y manipulación. Alrededor del 36% de las personas en Hackney viven en la pobreza, según la ONG británica Trust for London.

“En todas las escuelas primarias, los niños se divierten”, insistió Asdoyuran. “Es la edad de la inocencia, y tenemos que cuidarlos. En la escuela secundaria, el plan de estudios incluye un enfoque en los delitos con armas y cuchillos, por lo que los niños se endurecen de forma reacia y realista. Nuestros niños no estarán ciegos a lo que es la vida en Londres”.

Y estarán con los ojos abiertos sobre Israel.

A través de una subvención de cuatro años del JNF UK, la escuela ha estado ampliando su plan de estudios sobre Israel. Simon Marks compró computadoras portátiles para que los estudiantes pudieran hablar por Skype con los jóvenes del Estado judío. El idioma hebreo, según el célebre subdirector Zachary Jacobs, está incorporado en todo lo que hace la escuela.

Jonathan Gallon, CEO de JNF UK, dijo que estos programas “apuntan a conectar a los judíos que viven aquí con los israelíes y permitirles hablar el mismo idioma”.

El año pasado, la escuela participó en un concurso de ortografía hebrea en todo el país y dos de sus alumnos quedaron entre los tres primeros. Un estudiante no judío que inmigró a Londres desde Sudamérica estuvo entre los ganadores.

Bajo el liderazgo de Asdoyuran, el cuerpo estudiantil ha crecido un 20%.

“Es una escuela pequeña y todo el mundo se conoce a sí mismo”, dijo la estudiante de sexto grado Lori. “No todos somos iguales y eso es lo mejor de nosotros. Ellos aprenden de mí y yo también aprendo de ellos”.

Fuente: JPost / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario