ONU teme un “baño de sangre” en el noreste de Siria

Las Naciones Unidas (ONU) advirtieron el viernes que los combates en el noroeste de Siria podrían “terminar en un baño de sangre” y pidieron de nuevo un alto el fuego, mientras que Moscú negó los informes de una fuga masiva de civiles de una ofensiva del gobierno sirio liderado por Rusia en la región.


Las tropas sirias respaldadas por el poder aéreo ruso han estado luchando desde diciembre para eliminar los últimos bastiones rebeldes de la región en una guerra que se calcula que ha matado a 400.000 sirios, ha desplazado a millones más y ha dejado en ruinas gran parte del país.

La última ofensiva en las regiones noroccidentales de Alepo e Idlib ha desarraigado a casi un millón de personas, la mayoría mujeres y niños, que huyeron de los enfrentamientos para buscar refugio más al norte, cerca de la frontera con Turquía.

Turquía, que actualmente acoge a 3.7 millones de refugiados sirios, ha dicho que no puede hacer frente a una nueva afluencia y ha advertido que utilizará el poder militar para repeler los avances sirios en Idlib y aliviar una crisis humanitaria en la región.

Las familias están durmiendo fuera, junto a las carreteras y en los olivares, quemando basura para mantenerse calientes. Algunos niños han muerto a causa del frío, mientras que algunas familias han llegado por lo menos a los campamentos de tiendas de campaña para personas desplazadas.

En Ginebra, las Naciones Unidas reiteraron su petición de que se pusiera fin a la escalada de los combates en la región.

Un portavoz de OCHA, la agencia humanitaria de la ONU, dijo que el 60% de las 900.000 personas atrapadas en un espacio cada vez más reducido después de haber huido eran niños. “Pedimos un alto el fuego inmediato para evitar más sufrimiento y lo que tememos puede terminar en un baño de sangre”, dijo el portavoz de la OCHA, Jens Laerke, en una reunión informativa.

“Las líneas del frente y la violencia implacable siguen acercándose a estas zonas repletas de desplazados, con bombardeos que afectan cada vez más a los lugares de desplazamiento y sus alrededores”, dijo.

RUSIA NIEGA LA EMERGENCIA HUMANITARIA

Sin embargo, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que los informes de cientos de miles de sirios que huían de Idlib hacia la frontera turca, en una zona donde las fuerzas turcas mantienen puestos de observación adelantados, eran falsos, e instó a Ankara a que permitiera a los residentes de Idlib entrar en otras partes de Siria.

Turquía y Rusia apoyan a los bandos opuestos en el conflicto de Siria, pero han colaborado en la búsqueda de una solución política. El ataque del presidente sirio Bashar al-Assad en el noroeste ha trastornado esta frágil cooperación, haciendo que Ankara y Moscú se acusen mutuamente de incumplir los acuerdos de desescalada en la región.

Los funcionarios turcos y rusos no han logrado encontrar una solución a los enfrentamientos en varias rondas de conversaciones, y un estallido sobre el terreno el jueves que mató a dos soldados turcos elevó a 15 el número total de bajas turcas en Idlib este mes.

El presidente turco Tayyip Erdogan dijo que hablaría por teléfono con el ruso Vladimir Putin el viernes a las 1500 GMT y, basándose en esas conversaciones, determinar la postura de Turquía en el conflicto.

Hablando con los periodistas, Erdogan dijo que los líderes franceses y alemanes habían propuesto una cumbre a cuatro bandas con Rusia en Estambul el 5 de marzo, pero que Putin aún no había respondido. Repitió que Turquía no estaba retirando sus fuerzas de Idlib.

Erdogan dijo además que Turquía seguía trabajando para establecer viviendas para los migrantes sirios en una “zona segura” de 30 a 35 km dentro de Siria a lo largo de la frontera con Turquía.

A principios del viernes, el Kremlin dijo que estaba discutiendo la posibilidad de celebrar la cumbre con Turquía, Francia y Alemania mencionada por Erdogan.

Los líderes alemanes y franceses llamaron a Putin el jueves para dar la voz de alarma sobre la situación humanitaria.

El presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel también mantuvieron una llamada telefónica con Erdogan, quien pidió a París y Berlín apoyo concreto en la crisis.

El jueves, Turquía dijo que dos de sus soldados murieron y cinco resultaron heridos en los ataques aéreos del gobierno sirio en Idlib. Dijo que más de 50 soldados sirios habían muerto en represalia por este ataque y por anteriores ataques mortales.

Fuente: Reuters / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario