Por qué los S-300 de Rusia no están protegiendo a Siria de los ataques aéreos israelíes


Ya en 2018, Rusia transfirió los sistemas de misiles antiaéreos S-300 a Siria para reforzar la defensa aérea del país. Sin embargo, hasta el día de hoy, Siria está siendo objeto de ataques por parte de aviones israelíes, pero no ha habido informes de que la Fuerza Aérea Israelí haya perdido ningún avión durante sus incursiones contra Damasco.

Hubo otro incidente con la defensa antiaérea siria el 6 de febrero. Cuatro cazas F-16 israelíes atacaron las afueras de Damasco sin entrar en el espacio aéreo sirio. La defensa aérea siria disparó misiles en respuesta, y casi derribó un avión Airbus A-320 que volaba en la ruta Teherán-Damasco (172 personas a bordo) cuando se acercaba a aterrizar en el aeropuerto de Damasco. Sólo gracias a los controladores aéreos, que redirigieron el avión a un aeropuerto auxiliar, se evitó una catástrofe.

La Fuerza Aérea de Israel ataca regularmente a Siria. ¿Pero qué pasa con los S-300 rusos?

Inevitablemente, surge la pregunta de ¿por qué Rusia envió los sistemas antiaéreos a Siria en primer lugar si los aviones israelíes todavía pueden atacar a Damasco y a las tropas iraníes en Siria, y los efectivos sistemas de defensa aérea son silenciosos? A continuación, ofrecemos algunas reflexiones y teorías sobre el asunto.

Hay diferentes teorías sobre el destino de los S-300 rusos en Siria. El experto australiano Richard Frank afirma que el ejército israelí ha aprendido a eludir los sistemas antiaéreos rusos. Los expertos rusos, por otro lado, rechazan tales afirmaciones como un intento occidental de menospreciar la eficacia del armamento ruso.

Cabe señalar que las aeronaves israelíes evitan entrar en el espacio aéreo sirio y atacan el territorio sirio desde el espacio aéreo libanés, por ejemplo. Por ello, Damasco tiene las manos atadas. Si los sistemas antiaéreos sirios derribaran un avión israelí en el espacio aéreo libanés, Damasco podría ser presentado como el agresor, lo que ciertamente no necesita en medio de la actual situación política.

Los factores topológicos y geográficos también juegan un papel importante. Los aviones israelíes normalmente atacan objetivos en Siria desde el valle de la Beqaa, que está protegido por montañas por todos lados. Aparecen literalmente de forma inesperada desde detrás de las cordilleras y desaparecen en un abrir y cerrar de ojos después de desencadenar sus ataques. Se ha comentado que los pilotos de las FDI “ya están de vuelta en la base tomando café mientras que las tripulaciones antiaéreas sirias están buscando un objetivo en el cielo”.

Otra teoría que ha circulado en los medios de comunicación es que los soldados sirios no están suficientemente cualificados para operar y mantener sistemas tan complejos como el S-300. Sin embargo, Damasco ha tenido mucho tiempo desde que los sistemas llegaron para dar a sus tropas el entrenamiento necesario.

Una teoría más interesante es que los S-300 fueron mal desplegados en terreno montañoso, lo que impide significativamente su operación efectiva. Como resultado del mal despliegue, los aviones de guerra electrónica israelíes han podido acercarse a los sistemas y crear interferencias para proteger los aviones de ataque.

Así pues, es posible que los S-300 simplemente no se estén utilizando contra los aviones israelíes que atacan objetivos en Siria desde el espacio aéreo libanés. De ser así, no se puede evaluar con precisión la eficacia o ineficacia de los sistemas antiaéreos rusos. A ello se suma el hecho de que, además de los factores militares y tecnológicos, hay un factor político en juego. Rusia afirma tener relaciones especiales con Siria e Israel, y mantiene activos canales de comunicación militar con ambos.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario